Saludos y bienvenida:

Trovas del Trovador


Si se calla el cantor, calla la vida...inspirate,instruyete,organizate,lucha,rebelate.



Saludos y bienvenida:


Inevitablemente, cada individuo hace parte de su vida y de su historia aquellos acontecimientos que marcaron un recuerdo bueno o malo en la efemérides y en su vida...
Recordar por ejemplo aquellas cobardes masacres de la década del 70 en El Salvador (Chinamequita,Tres Calles,Santa Barbara,30 de Julio,entre muchas otras y seguro estoy es una experiencia que se repite a lo largo y ancho de Americalatina), masacres que conmocionaron a la nación y sacudieron la conciencia de muchos.

Esas masacres aceleraron el enfrentamiento entre ricos y pobres, entre el pueblo y las Fuerzas Armadas Nacionales, Toda aquella década fué de constante actividad politico-social y su principal escenario eran las calles, para las celebraciones del efemérides nacional de cualquier indole, se desarrollaba una manifestación de dolor, muy significativa y emótiva, muchas, con los restos de los asesinados y el reclamo del retorno o aparecimiento con vida de los capturados y desaparecidos.

Muchos jóvenes,a partir de aquellas cobardes acciónes por parte del Estado, radicalizamos nuestra pocisión y optamos por la lucha armada como única solución a la crisis que cada dia se profundizaba más y más...

A partir de aquella década, la protesta se hizo afrenta digna contra la dictadura militar, salir a protestar era recuperar,rectificar y sanear digna y valientemente, todo aquello que en anteriores décadas de terror, las clases dominantes habian institucionalizado.

Con aquellas jornadas de lucha, no solo denunciamos y condenamos a los eternos enemigos del pueblo, sino que hicimos sentir el grito de guerra de todos aquellos que sacrificada pero dignamente y hasta entonces, habian escrito la historia,nuestra heróica historia...

Que hubiera sido de nosotros, si Monseñor Romero hubiera pensado más en su tiempo, el dinero y su sombrero copa ancha junto con su pulcra sotana,por no arriesgar el pellejo a costa de convertirse en "La voz de los sin voz" y en el santo de los desposeidos?

Que seria de nosotros?, si Roque Dalton, sabiendo que podria incluso, morir a manos de sus propios "camaradas", no hubiera arriesgado la canción hecha palabra y herramienta de lucha, para gritarle sus verdades a los poderosos y sus criticas mordaces a los ultraizquierdistas y al Partido Comunista.

No seriamos dignos, de llamarnos salvadoreños si Farabundo Marti, no hubiera dispuesto ir a enlodar sus botas a "Las Segovias" junto a Sandino el General de hombres libres, como su lugarteniente.
Si Miguelito Marmol, no se hubiera levantado con las ganas que lo hizo después de haber sido acribillado frente al pelotón de fusilamiento, para seguir arriesgando el pellejo reclutando, concientizando, organizando, y manteniendo vivo el grito de guerra de "Viva el Socorro Rojo Internacional", que inconclusamente y con toda valentia intentó Farabundo.

Fraternalmente, Trovador


Friday, September 23, 2016

“Daniel Ortega es un tránsfuga político y la tarea hoy es evitar que consolide su dictadura familiar”


Henry Ruiz, Comandante “Modesto” en la lucha guerrillera contra Somoza, uno de los nueve miembros de la Dirección Nacional histórica del FSLN, compartió varios brochazos sobre la realidad de Nicaragua y convocó a abstenerse de votar el 6 de noviembre, en una charla con Envío que transcribimos.

Henry Ruiz

¿Cómo llegamos hasta dónde hoy estamos? Y no digo cómo llegó el Frente Sandinista hasta aquí… porque el Frente Sandinista no existe. Lo que hay ahora es sólo un grupo político alrededor del caudillaje de Daniel Ortega, un grupo que sigue manteniendo las siglas FSLN, pero donde ya no hay mística y tampoco hay normas ni programa ni debate, donde ya no hay nada. ¿Y de quién es la responsabilidad? Los responsables de que Daniel Ortega esté ahí donde está somos en primer lugar quienes luchamos contra la dictadura de Somoza, todas las generaciones que cuarenta y pico de años atrás luchamos contra una dictadura y después fuimos permitiendo que este tipo esté hoy encajado en el poder. Durante años hubo contradicciones importantes, pero dejamos pasar el tiempo… Sí, somos culpables, unos más que otros. Ahora, una incipiente dictadura dinástica se levanta ante nuestros ojos y ante nuestra conciencia desafiándonos.

Las dictaduras son experimentos políticos muy dolorosos. Y si los primeros responsables de esta dictadura somos los hombres y mujeres que permitimos que Daniel Ortega llegara hasta donde hoy ha llegado, somos nosotros los primeros obligados a bajarlo de donde está. Debemos dar el primer paso nosotros. La misión de enfrentar a Ortega es de nosotros, los hombres y mujeres que conocimos el somocismo y que lo enfrentamos, que vivimos la guerra de intervención imperialista de los años 80; somos nosotros, los que vimos iniciarse la democracia como un orden de derechos en que el pluralismo no fue un peligro y la ley escrita parecía respetarse. Retomar la bandera de la justicia social que en aquellos años se deterioró será hoy parte de nuestra lucha.

Una gran mayoría de jóvenes aún no asimila las consecuencias del genocidio institucional que Ortega ha practicado durante estos diez años reformando la Constitución y demoliendo las instituciones. Pero estoy convencido de que más temprano que tarde los jóvenes van a entender que esta lucha no es sólo de nosotros y que necesitan acuerparla. Y se incorporarán si observan en nuestra lucha y en nuestro compromiso ética y prácticas políticas correctas, lejos del oportunismo y el zancudismo, de la corrupción que corre paralela a esas prácticas nefastas. El mandato que hoy tiene toda la sociedad nicaragüense es sacar del gobierno a este dictador.

Recordemos sólo un poquito de la historia más reciente. Después que Daniel Ortega perdió las elecciones frente a Alemán y a Bolaños ya existía en el Frente una lucha solapada, una inconformidad, porque ya habíamos bastantes militantes sandinistas, orgánicos y no orgánicos, que no queríamos que él siguiera siendo candidato a la Presidencia. ¿Por qué sólo Daniel, sólo Daniel…? Veíamos que a este hombre ya le faltaba carisma y no lograba aglutinar al sandinismo. Con esa convicción iniciamos un movimiento en mayo de 2004, planteando la pre-candidatura presidencial por el Frente Sandinista de Herty Lewites. En Jinotepe reunimos a 10 mil sandinistas en enero de 2005. Las concentraciones que hacíamos con Herty eran masivas. Y en ellas nos volvíamos a encontrar los sandinistas. Y comenzamos a sentirnos de nuevo acuerpados. Ésa era la idea: que desde dentro del Frente surgiera una fuerza que recuperara los principios que ya para entonces estaban siendo descuartizados, que sostuviera la soberanía nacional, que recobrara la mística y que luchara de verdad por los pobres. Pero a Herty lo expulsaron del Frente a inicios del año 2006 y Daniel Ortega se autonombró nuevamente candidato. Y cuando empezaba la campaña para las elecciones de aquel año Herty murió repentinamente…

En 2006 Daniel Ortega ganó las elecciones y regresó al gobierno. ¿Las ganó…? Eduardo Montealegre se fue corriendo a las 10 de la noche de aquel día a reconocerle la victoria a Ortega sin esperar que finalizara el conteo. Y se quedó sin contar un 8% de los votos. Si se hubieran contado, aún con el Consejo Electoral ya totalmente amañado en ese momento, el resultado habría sido una segunda vuelta entre Ortega y Montealegre. Creo que en una segunda vuelta hubiera ganado Montealegre, que hubiera contado con un concepto de alianza electoral y política. Y no afirmo esto deseando que él hubiera ganado, sino para decir que es positivo que una fuerza de izquierda sea capaz de enfrentarse a la derecha para ganar o para perder en elecciones abiertas, transparentes y democráticas. Para decir que la izquierda debe estar dispuesta a arriesgar el poder y que la alternancia en el poder es una realidad que debemos aceptar tanto en el esquema de la democracia representativa como en el de la directa. Pero para Daniel Ortega nada de eso cuenta. Aquella elección que ganó en 2006 no fue una victoria limpia. Y esta duda persistente pesa en el historial político de Ortega y de su partido.

Cuando Ortega empezó a gobernar en 2007, quienes habíamos empujado el proyecto de Herty Lewites dijimos: “Bueno, démosle un chance, tal vez este tipo ha cambiado”. Y lo dijimos así porque dieron a conocer un programa de gobierno que revisamos con unos economistas de los que habían estado apoyando a Herty, y dijimos: “No está mal, da señales de querer salir del neoliberalismo para empezar a construir una economía de desarrollo nacional. Démosle un año a ver cómo lo hace”. Pero una cosa era aquel programa y otra la vuelta política que este tipo dio. Se fue rapidito al INCAE, se reunió con los empresarios más importantes del país, y allí con ellos decidió cuál sería la economía política de su gobierno, que es la misma que nos está rigiendo hasta el día de hoy, basada en lo que les dijo ese día: “Ustedes hagan la economía y yo haré la política”.

¿Qué país tenemos hoy, como resultado de todo esto? Aquí se acabó la reforma agraria y regresó la concentración de la tierra en manos de unos pocos. El latifundio está avanzando en plenitud, todavía con algunas tareas por hacer. Y ahora, ¡a saquear la Costa Caribe! Están deforestando los bosques y llevándose la madera. Y donde se sospecha que hay oro ya tienen el terreno rayado en el mapa para darle concesiones a la B2 Gold. ¿Le importa la ecología a Daniel Ortega? ¡No le importa, para él la “Laudato Si” es pura babosada del Papa Francisco! Lo que le importa a él es amasar riquezas entre “nosotros”. Y ese nosotros es él y su familia, sus allegados y los más grandes ricos del sector privado empresarial. La pobreza es un problema político y no se superará en Nicaragua con la economía política que impulsa Ortega. Hacer caso a las cifras, debatiendo si crecimos un punto o dos puntos estadísticos en los indicadores de la pobreza es una forma de engañarnos, de alejarnos de la visión común que debemos tener de cómo se construye una nación próspera y soberana. ¿Que actualmente se generan riquezas en Nicaragua? Claro que se están generando, pero la pregunta es hacia dónde van, quién las agarra. Mil doscientos millones de dólares llegaron a Nicaragua en el año 2015 en remesas familiares. Y más de mil millones de dólares le concedió Ortega ese año en exenciones fiscales a los grandes empresarios. Entonces, ¿quiénes están aportando a la economía del país? ¿Nuestros trabajadores en el exilio o el gran capital? Y los pobres que se quedan en el país siguen siendo quienes aportan la mayor fuerza de trabajo en trabajos informales, porque casi el 80% de nuestra economía se mueve en la informalidad. ¿Y qué decir de maestras y maestros, los empleados públicos peor pagados, que tienen que conseguirse tres o cuatro trabajos más para tener un ingreso suficiente con que mantener a sus familias y sobrevivir? ¡Ésas son las oportunidades que les brinda hoy el sacrosanto mercado!

Además, Ortega nos va a dejar un país seriamente endeudado. El convenio petrolero que firmó en 2007 Hugo Chávez Frías con Daniel Ortega Saavedra, que le dejó en estos años a Ortega más de 4 mil millones de dólares hubiera cambiado el perfil social de Nicaragua. Diez años tiene Ortega de gobernar y con ese dinero hubiéramos escapado del círculo vicioso de crecer macroeconómicamente mientras se sigue ampliando la brecha social. Hubiéramos cambiado dedicando buena parte de esos recursos a mejorar la educación, que es siempre la palanca más formidable para conseguir el desarrollo de toda sociedad y de cualquier nación. Pero esa plata se la desplumó Ortega, su círculo de poder, su familia y allegados. Y hoy lo que tenemos es una deuda por esa cantidad de plata con el Banco Central de Venezuela, que ahora es nuestro acreedor y que, estoy seguro, nos cobrará esa deuda, porque ese dinero pertenece a los caudales de la nación venezolana. Durante mucho tiempo nos dijeron que, como ese dinero no pasaba por el presupuesto que la Asamblea Nacional aprueba, era deuda privada. . Los partidos presentes en el Parlamento nos repetían lo de la “deuda privada” y hacían énfasis en eso para lograr la magia que origina la credulidad. Nunca lo creí. ¿Cómo un contrato entre dos Presidentes puede ser un acuerdo privado? No creo que Chávez conociera del descaro de Ortega y se haya prestado a tal atraco. Sinceramente, no lo creo. El ladrón fue el de aquí y Chávez no fue su compinche. Fue Ortega quien abusó de la buena fe de Chávez.

¿Quién es Daniel Ortega? Un luchador sandinista que tiene el mérito de haber pasado siete años en la cárcel. Después dijo que lo torturaban todos los días de esos siete años, pero eso se lo inventó. Hugo Chávez lo llamaba “guerrillero”, pero en ninguna guerrilla estuvo él. Daniel Ortega fue coordinador de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, Presidente de la República en 1984, Presidente de la República en 2006, Presidente de la República en 2011 y en 2016 será nuevamente Presidente de la República. Es un hombre que no tenía dónde caer muerto y ahora es un potentado porque hizo de la política un buen negocio, olvidándose de la ética y de los principios que deben regir la ética de un luchador revolucionario, como en una época se creyó de él. El lenguaje en el que se llama solidario, socialista y cristiano no es más que retórica dulzona para engañar a los militantes de su partido y a la gente de las filas humildes del pueblo. Daniel Ortega es un tránsfuga político. Es un hombre que se pasó con todo y mochila a las filas de la derecha adoptando la política económica capitalista más reaccionaria de la historia moderna y practicando las artes de la corrupción.

¿Es una dictadura lo que él ha construido en Nicaragua? Hemos gastado mucho tiempo discutiendo si es o no una dictadura. Decían que no era dictadura porque no hay prisioneros políticos, no hay asesinatos políticos, no hay tortura, no hay represión… Ahora ya está confirmado que tenemos de todo eso, como sucede en el menú represivo de todas las dictaduras. Y aunque aún hay poquito de todo eso, espérense, porque si él sigue encajado en el gobierno, habrá bastante de todo eso y lo habrá para todos.
Si este gobierno fuera democrático,¿ para qué necesitaba la Ley de Seguridad Soberana? Esa ley dota a Ortega de un garrote amenazante en sus manos. ¿Para qué quiere tener el mando directo de la Policía y del Ejército sin la criba normativa de una instancia civil? Para que no haya intermediación de nadie en ninguna crisis en la que él pierda el control. En una situación así Ortega ordenará reprimir “adecuadamente”. Esa ley, la doctrina de la seguridad soberana, le permite a la nueva Seguridad del Estado, que no pareciera que está, pero que sí está, reprimir todo lo que los ojos del dictador consideren dañino a su orden político.

¿Cómo no ver que ésta es una dictadura y además una dictadura familiar? En eso se parece al somocismo. Con una diferencia: Daniel Ortega fue más lejos que Somoza. Él “se voló la cerca” cuando le añadió a su dictadura el confite de poner a Rosario Murillo como Vicepresidente. Porque Salvadora Debayle nunca fue Vicepresidenta. Tampoco lo fue Isabel Urcuyo ni lo fue Hope Portocarrero. La amante de Tacho, Dinorah Sampson, sí mandaba, pero institucionalmente nunca apareció en ningún cargo. Y Ortega ha hecho ahora lo que aquellos no hicieron nunca. Y lo ha hecho sin medir el rechazo que esa decisión ha provocado en sus propias filas.

Antes de nombrar a Rosario Murillo, a mí me preguntaron si creía que ella sería la elegida para la Vicepresidencia. Dije que no, porque eso no le agregaba nada políticamente a Daniel Ortega. La Vicepresidencia obedece a un concepto de alianza política, y así la había manejado él varias veces. ¿Por qué, entonces, nombrarla a ella? Lo haría sólo si tuviera un doble problema. Uno, que sintiera que no tiene ya capacidad para organizar al Frente Danielista, todavía conocido como FSLN, dándole estructura y mandos para hacerlo funcionar como una maquinaria. Y otro, que no se sintiera seguro de poder terminar otro mandato de cinco años más. Además, como a Daniel Ortega no le gusta trabajar y ella es hiperactiva y está en todo... Todo eso debe haberle decidido a escogerla a ella como su fórmula política electoral y de sucesión.

¿Quién es Rosario Murillo? La historia nos enseña sobre el papel que ella juega porque siempre en la historia ha habido Agripinas… Ahora, ella está fabricándose su perfil: sobrina nieta de Sandino, pariente de Darío… ¡y muy pronto prima de Jesucristo! Ella forma parte de esas personas que se autoenaltecen, pero que son figuras de la realidad virtual y así como se encumbraron así desaparecerán cuando la realidad popular les pase por encima. Daniel y Rosario mientras más tiempo estén en el poder más se alienarán. Creo que ése es el término adecuado: los dos están alienados por el poder. El poder enloquece y mientras más tiempo se pasa en el poder es mayor la locura. Pienso que este dúo está ya tan alienado que por eso está cometiendo últimamente tantos dislates políticos.

¿Hay contradicciones en la cúpula de este poder dictatorial? Hay muchas. Rosario las ha tenido con todo el mundo. Algunos han perdido la pelea frente a ella. Otros han subido por ella. Otros han sido defenestrados. Hay movimientos de salida y también movimientos de entrada de algunos que se van encajando en la cúpula. En medio de las contradicciones, ella y sus hijos han ido asumiendo cada vez más responsabilidades en el aparato del Estado. Hasta el momento, yo creo que ella va ganando en la disputa interna. Otras contradicciones que están teniendo entre todos ellos tienen que ver con el reparto de utilidades… Lo nuevo es que la decisión de imponerla a ella como Vicepresidenta le está causando a Daniel graves problemas internos y le está socavando el soporte orgánico que hasta ahora mantenía. Las malas decisiones se pagan caras y él ya las está pagando porque no esperaba que tanta gente del danielismo considerara que ella no debía ser Vicepresidenta, que tantos en sus filas estén rechazando esa decisión y que digan claramente que no irán a votar el 6 de noviembre, sumándose a la abstención.

El danielismo es todavía fuerte. Porque las contradicciones principales no se han desatado todavía. Ya hay choques de naturaleza económica porque este gobierno, por abusivo, está chocando con algunas cámaras del COSEP. Por ahí van a ir creciendo las contradicciones. Es que una vez que el dinero “toca la cabeza” de alguien, éste siempre quiere más dinero. “Cagajón del diablo”, llamó al dinero alguien por ahí. Éste es un modelo basado en la codicia y quienes lo integran quieren cada vez más dinero. Hasta ahora, el gran capital nacional y el capital transnacional están bien con Daniel Ortega, están muy bien. Él les ofrece todo y además les cumple. Y si no, vean la represión que ordenó cuando hace poco se levantaron los obreros y obreras de una zona franca exigiendo mejores salarios y condiciones laborales más humanas y para lograrlo, pedían el apoyo “del comandante Daniel y de la compañera Rosario”. ¡Y qué comandante y qué compañera! ¡Reprímanlos! Ésa fue la orden, no fuera a extenderse el mal ejemplo entre las 110 mil mujeres y hombres trabajando hoy en zonas francas, única fuente de generación de empleo formal que este régimen y sus semejantes neoliberales han promovido. Y lo mismo pasa en el sector público: al que brinca, lo sacan, y el que no menciona “al comandante y a la compañera” cuando ofrece declaraciones públicas sobre su trabajo administrativo, ése va fuera. Y al empleado que exige derechos laborales, una maquinaria que tienen en el sistema judicial lo aplasta. Están todavía fuertes, pero crecen las contradicciones. Y las contradicciones nunca son estáticas, caminan. Y ahí va caminando el descontento entre los tramos que generan las contradicciones…

Más que hablar de ellos, me parece que debemos preguntarnos qué vamos a hacer para deshacernos de ellos. Soy ahora integrante de un pequeño movimiento político, el Movimiento Patriótico por la República, el MPR. Es un movimiento, no un partido, porque no tiene programa ni estatutos. Es un proyecto político, con fines políticos, que busca soluciones políticas a los problemas de este país y que busca cambiar la economía política que esta dictadura nos ha impuesto. Somos el producto, en el tiempo, de lo que fue otro movimiento, que iniciamos sólo sandinistas, el Movimiento contra la Reelección, el Fraude y la Corrupción. Con esos tres objetivos nos juntamos varios compañeros y ciudadanas y ciudadanos que fuimos elaborando poco a poco un pensamiento político doctrinario.

En nuestro movimiento consideramos la no reelección a perpetuidad como un principio y una necesidad histórica en Nicaragua para romper con el caudillismo. Consideramos fundamental establecer la no reelección a perpetuidad en una nueva Constitución Política que debemos lograr. Es también un principio para nosotros la defensa y la práctica del Estado laico. Otro principio que planteamos es la suscripción popular, eliminada por el pacto Alemán-Ortega. La planteamos convencidos de que hay que transformar el sistema de partidos políticos, pues tal como hoy funcionan conducen necesariamente al gavillismo y al amiguismo político, que a su vez conduce siempre a todas las marañas de la corrupción. Por eso proponemos candidaturas de suscripción popular, que permitan a los movimientos políticos y a la sociedad civil hacer política y participar en elecciones unidos por programas y metas comunes y sin las ataduras convencionales. Cuánto movimiento social existe hoy en Nicaragua, pero no tiene participación política porque las leyes partidistas se lo impiden…

El Movimiento por la República considera una urgencia política la derogación de la ley de la concesión canalera, ley 840, porque atenta contra la soberanía nacional y la integridad territorial, inculpando a Daniel Ortega como un político traidor que amerita un juicio político que sirva de escarmiento a todo político, a todo partido, a toda asamblea y que les ilustre que la soberanía nacional es sagrada y sacrosanta y que no se puede jugar con ella en nombre de cualquier razón alegada como importante. Un abuso político como el cometido por Ortega en la concesión canalera es mortal y merece la más alta de las penas en la escala de los más altos delitos.

Hoy, cuando desde la sala de los poderes que constituyen el Estado de Derecho, han sido ya demolidas las facultades que partidos y ciudadanos poseen para ejercer con el voto directo la democracia representativa, Daniel Ortega ha aniquilado el proceso electoral y ha convertido sus restos en chatarra para que la reciclen los partidos zancudos, a la cabeza de ellos el PLI, el partido que le entregó a Pedro Reyes, un ex-agente de la Seguridad del Estado.

¿Qué hacer? La conciencia ciudadana no debe ser burlada y por eso proponemos la abstención. No hay que ir a votar. Si el 6 de noviembre las calles están desoladas sabremos que la abstención ganó y que Ortega perdió. Y al día siguiente, el lunes 7 de noviembre, debemos seguir reuniéndonos porque el paso siguiente es levantar un movimiento masivo que derogue la ley 840.

Abstenerse es una acción dinámica si con ello se persigue un fin político. Los ciudadanos pro-abstención nos identificamos como quienes rechazamos la farsa electoral de Ortega y sus secuaces. La acción política de la abstención contribuirá conscientemente a deslegitimar la farsa electoral que esta gente ha montado. Los ciudadanos pro-abstención nos identificamos como ciudadanos que luchamos y lucharemos por construir un Estado de Derecho más fuerte y legítimo que el que ha sido derruido por Ortega. Esa construcción iniciará con la derogación de la Ley 840 mediante un movimiento plebiscitario de masas que evite las consecuencias negativas que para la soberanía económica de nuestro país se producirían si la ley es derogada sólo por una votación en la Asamblea Legislativa. El pueblo organizado es quien debe derogar la ley mediante una acción plebiscitaria, que después, en nuevos pasos de lucha, permita también elaborar una nueva Constitución Política que levante las bases de un nuevo Estado de Derecho donde no haya reelección, se derogue la ley de seguridad soberana, se dedique a la educación el 7% del PIB, se honre la promesa de dar tierra y créditos a los campesinos pobres, se restablezca el aborto terapéutico y se proteja realmente nuestro medioambiente con políticas de mediano y largo plazo para que así Nicaragua contribuya a la lucha mundial contra el cambio climático. Todo esto empieza con la decisión de no ir a votar el 6 de noviembre.

La abstención significa no ir a votar. Desde ahora hay que hacer campaña por la abstención con todas las personas que conocemos, convencerlas de que es una decisión política activa. El voto útil para Ortega es ir a hacer fila, aunque uno vaya a rayar o a manchar la boleta o a escribir en ella cualquier cosa. Porque aunque alguien manche su voto, lo verán en la fila y lo registrarán como votante. Y todos los votos nulos, manchados, rayados o con cualquier mensaje aparecerán después como votos por la dictadura. Los resultados de esta farsa ya están decididos. Pero si las calles ese día están desoladas sabremos que Ortega perdió y que la abstención ganó. Y el plan es que desde el día siguiente sigamos organizándonos y levantemos la bandera de derogar la ley 840 por medio de un plebiscito al que poco a poco iremos incorporando otras banderas.

La ley 840 tiene rango constitucional. Se necesitan dos tercios de los diputados para derogarla. Pero si la derogan los diputados, el chino Wang Jing nos cae encima, porque en esa ley los daños y perjuicios que se le causen los puede reclamar él en tribunales internacionales. Eso dice la ley. De manera que si lo hacemos “a paso de mula”, Wang Jing nos demanda. Y a estas alturas no sabemos si la concesión canalera, por 50 mil o 70 mil millones de dólares, fue ya convertida en derivados financieros que pueden estar moviéndose en el mercado especulativo. ¿Quién va a responder por eso cuando sepan que la ley se derogó? Si lo hacemos con los votos de los diputados nos demanda Wang Jing. Pero si levantamos a un pueblo en las calles exigiendo la derogación de la ley tendremos respaldo moral y peso político nacional e internacional. Tiene que ser con un plebiscito. Y un movimiento de masas no permitirá que el plebiscito lo organice el Consejo Electoral. Hay suficientes personalidades honestas en este país para organizarlo. Las masas en las calles son las que nos darán autoridad moral y política para derogar esa ley y después para hacer una nueva Constitución.

Hay mucho que hacer, pero no vamos a esperar el 6 de noviembre para empezar a trabajar. Desde ahora hay que hablar con la gente sobre la abstención y así ir formando una especie de cadena con la que organizadamente vamos a ir a discutir lo que sigue. Empezaremos con la derogación de la ley 840 porque esa bandera tiene el soporte objetivo de un movimiento organizado, valiente, que no ha tenido miedo y que está pidiéndonos solidaridad. Y no apostemos mucho por Managua, que es siempre “la vaca echada”… En Nicaragua siempre las luchas han venido desde afuera hasta llegar de último a Managua. El asesinato de Pedro Joaquín Chamorro en 1978 fue lo que puso a los managuas a entender que algo estaba pasando, mientras nos moríamos en la montaña… El plan ahora es ir creando condiciones y creando conciencia fuera de Managua hasta organizar un movimiento que logre una nueva correlación de fuerzas políticas en el país.

No lo vamos a lograr en un día. Organizar políticamente no es como hacer una piñata: se fija una fecha, se invita a la gente del barrio, se compra la piñata y en un ratito se quiebra y todo mundo alegre. No, organizar políticamente requiere paciencia. Hay que convencer a la gente de los objetivos. Y los objetivos deben estar claros. Cuando me preguntan para qué será ese movimiento plebiscitario de masas respondo: “Es para tumbar a Ortega”. No lo vamos a sacar del gobierno con un movimiento armado, sino con un movimiento social potente y así nos vamos a ahorrar mucha sangre. Y hay que empezar ya, pero hay que tener paciencia. Paciencia y claridad de objetivos. Así fue la lucha contra Somoza: sostenida, sostenida, sostenida y así fue creciendo, creciendo, creciendo…

Tuesday, September 20, 2016

La persecución de la FGR contra la joven talento


 Irvin Marroquín


Es el 9 de abril de 2014. Son aproximadamente las 7:20 de la noche. En Osicala, Morazán, suena un teléfono — según Fiscalía General de la República pertenece a una persona identificada como 2214—. La llamada entrante proviene del número 7720-6382. El autor de la misma se presenta como miembro de una de las principales pandillas que operan en el país. “Soy de la Mara Salvatrucha y te voy a matar, pero a cambio de no hacerlo tienes que entregar $500”, sentenció el extorsionista. La víctima logró negociar la cantidad a entregar. Al siguiente día, una persona vinculada a la víctima depositó $150 en una cuenta de Tigo Money al número 7549-3261.

A 196 kilómetros de aquella víctima, en Quezaltepeque, La Libertad, una joven risueña, de piel morena y cabello rizado está preparando su personaje. Ella interpretará a “Verónica”, una de las mujeres que acompañará a un actor que personifica a Jesucristo, en una obra teatral que se presentará al día siguiente en San Salvador. El nombre de esta joven es Wendy Lisseth Morales Gálvez. Tiene 21 años, es universitaria. Cursa su quinto y último año de la Licenciatura en Trabajo Social en la Universidad de El Salvador. Su graduación se realizará el siguiente año porque será exonerada de elaborar la tesis, porque su CUM de 8.1 es considerado como honorífico por este centro de estudios superiores. Dos años antes, Wendy había comprado un chip con el número 7549-3261. Luego abrió una cuenta en Tigo Money para realizar solo una transacción de cinco dólares.

“En su agenda de ese día tenía que primero iría a vacunar al perro, luego que iba a ver lo del ensayo de esa obra porque ya la iban a presentar. Eso era lo que estaba haciendo ella en ese momento”, expresa Rosa Gálvez, madre de Wendy.

Es septiembre de 2016, cuatro años después de adquirir aquel servicio de telefonía móvil, Wendy es acusada por la Fiscalía General de la República de haber cobrado los 150 dólares, producto de la extorsión telefónica. Según el ministerio público, el 10 de abril de 2014, alrededor de las 10:22 de la mañana, Wendy llegó a una agencia de Tigo Money ubicada de Plaza Mundo Soyapango y retiró el dinero.

Cinco años a sus anchas

Tigo Money es un servicio proveedor de dinero electrónico que nació en el 2011 y hasta la fecha, según datos de la compañía, es utilizada por más de un millón de personas. Anualmente, se realizan cerca de dos millones de transacciones. Para utilizar este sistema es necesario tener un chip de esta compañía. Se presenta el DUI para crear una cuenta, la cual tiene un PIN. Según lo establece la compañía, este código junto al número de teléfono y DUI sirven para depositar o retirar dinero.

La empresa asegura que tiene más de 2,000 agentes o establecimientos en donde se pueden realizar las transacciones, pero no en todos los lugares los procedimientos se cumplen al pie de la letra. Este periódico realizó una llamada al centro de atención al cliente de esta compañía para conocer los requisitos para retirar dinero con Tigo Money.

Periodista: Cuando a mí me cae una remesa a mi cuenta de Tigo Money, ¿tengo que ir personalmente a retirar el dinero?

-Call center Tigo: Lo sugerible es que se realice… es que se realice un retiro de forma manual para evitar algún tipo de inconveniente con la recepción del dinero. En cambio si usted lo va a hacer de forma manual, ambas personas reciben una referencia. En cambio, si se le hace una recarga de dinero, allí tendría el inconveniente de que si no se lo envían, tendría que acercarse a un agente autorizado y a un proceso no correcto.

-Periodista: ¿Pero debo ser yo el que haga el retiro del dinero?

-Call center Tigo: Efectivamente. A menos que algún familiar suyo pueda retirarlo, pero en algunos lugares le piden el DUI y es necesario que la persona esté presente.

-Periodista: ¿Cuánto es el mínimo y el máximo de dinero que puedo hacer de transacción?

-Call center Tigo: Puede enviar desde un dólar, ese es mínimo, y el máximo son $250. Hay transacciones, usted puede cargar $250 en una exhibición o un evento; y por día son $500. Por mes son $750.

-Periodista: Perdón que le insista, pero quiero confirmar ¿si yo le doy el DUI a mi hermano, él puede recoger el dinero?

-Call center Tigo: Dependiendo del lugar donde lo pase a retirar. Hay algunos lugares en donde es necesario que esté el dueño del DUI.

-Periodista: ¿En Soyapango, por ejemplo?

-Call center Tigo: En los Súper Selectos sí le solicitan el DUI, pero hay unas pequeñas tiendas donde no le solicitan el DUI… Hay lugares donde no le piden el DUI.

-Periodista: Ya para cerrar y reconfirmar, ¿hay lugares en donde me van a pedir el DUI y en otros no?

-Call center de Tigo: Efectivamente.

Este servicio financiero se ha convertido en una herramienta más de los pandilleros para recibir y guardar el dinero que es generado por las diferentes actividades delictivas, entre estas, la extorsión. Sin embargo, no existe un registro de cuánto es lo que mueven las pandillas en estos servicios financieros.

Lo que sí hay son estimaciones. La PNC considera que estas estructuras recibieron a partir de la denominada renta —según datos recabados de las denuncias entre 2013 y 2014— cerca de diez millones de dólares como pago de la extorsión.

Por casi cinco años, no existió una normativa por la cual se rigieran los servicios de envío de remesas y pago de facturaciones de manera electrónica ofrecidos por Tigo Money.

“No existía regulación, no se basaba sobre nada. Sencillamente, en este caso, cada proveedor de dinero electrónico tenía sus propias políticas comerciales y de acuerdo a esas políticas definía cuál era el servicio que iba a brindar. Entonces no había nada establecido, realmente tenían el ‘conozca a su cliente’ como se le daba la gana basándose en una premisa de la Ley de Lavado de Dinero, pero no puedo garantizar o hablar por los proveedores en este caso que estuvieran haciendo todo de manera adecuada, posiblemente unos si cumplían otros no cumplían”, señala Franklin Castro, director regional de Pagos 7/24, una de las tres compañías en el país que brindan este tipo de servicios.

En septiembre de 2015 entró en vigencia la Ley para Facilitar la Inclusión Financiera, la cual pretende, entre otras cosas, regular los “mecanismos novedosos de prestación de servicios financieros y de pago en el territorio nacional, que permitan facilitar la inserción a la actividad económica a la población tradicionalmente excluida”. Sin embargo, la Asamblea Legislativa acordó que las empresas dedicadas a este rubro tenían un plazo de seis meses después de la entrada en vigencia para adecuar sus servicios a la nueva normativa.

Lo anterior significa que las empresas han establecido sus propios mecanismos para otorgar cuentas electrónicas y han establecido sus propios requisitos para el retiro y envío de remesas. Uno de esos requerimientos es que el propietario de una cuenta presente su DUI y su chip, algo que no se cumple en todos los establecimientos como lo expresó uno de los trabajadores del call center de la compañía Tigo Money.

El día de la captura

Han pasado casi dos años después de la llamada hecha por un supuesto pandillero a la víctima 2214. Cuatro elementos de la policía han viajado más de tres horas desde Osicala, hasta el centro de Quezaltepeque. A eso de las nueve de la noche del 5 de septiembre de 2016, la familia Morales Gálvez se encuentra en casa. Pero Wendy no está ahí.

“La niña menor, de 19 años, se asustó cuando tocaron la puerta y sale corriendo al cuarto de nosotros y nos dice ‘mamá están tocando y dicen que es la policía’. Con voz fuerte les dije: ¿Qué quieren, quiénes son? Traían una orden de cateo porque decían que aquí vendíamos droga y les dijimos ‘nosotros somos profesionales. Yo soy la jefa de enfermeras del Seguro de Quezaltepeque y mi esposo es el director del Colegio Superior de Quezaltepeque y director de otra escuela. Trabajamos en salud y prevención. No puede ser, le dije yo. Abrimos y hasta nos dio risa, entre risa nerviosa, porque cómo vamos a hacer eso nosotros”, recuerda Rosa.

La familia les abrió la puerta a los cuatro policías que tienen cubiertos sus rostros con gorros navarone. La madre de Wendy les dice que si tienen una orden de cateo que revisen la casa, pero les advierte que no encontrarán droga. Los agentes les expresan que no procederán a la inspección, porque les aseguran que ya los han investigado y no tienen sospechas del delito por el cual eran señalados esta noche.

De hecho, cuatro días antes, elementos del cuerpo policial habían llegado durante el día a la vivienda con la excusa de que recibieron una denuncia de los vecinos de que en el casa de los Morales Gálvez había violencia intrafamiliar. En esa ocasión, la persona que trabaja en los quehaceres de la casa les atendió y rechazó que eso pasaba en aquella casa.

La noche del 5 de septiembre, los policías se encuentran en medio de una sala repleta de fotografías familiares, trofeos y medallas ganadas por los miembros de esta familia en participaciones deportivas y académicas. Una de las fotografías que cuelgan en las paredes, muestra a Wendy sonriendo, luciendo un vestido negro y mostrando su diploma de bachiller. Ese día recibió una medalla por ser la mejor de su clase.


Los policías preguntaron a qué se dedican los hijos de los esposos Morales Gálvez. En ese momento, llega Wendy con su novio, Gustavo Martínez, quien también está vinculado a las organizaciones juveniles que promueven los derechos de este sector de la población. La joven se siente sorprendida al ver a los agentes en su sala y dijo que no estaba de acuerdo con la investigación que realizaban.

Después de esto, los policías se quitaron los gorros navarone porque consideraron que no tenían ningún riesgo al mostrar su identidad. Uno de los policías le pidió a Wendy que se sentara en uno de los sillones junto a él. Aceptó que la joven tenía razón, que en esa casa no vendían droga. De inmediato, pidió otra documentación a su compañero y le dijo que habían llegado a su casa porque había una orden de captura en su contra por el delito de extorsión.

“Allí nos cambió la cara a todos. Le dijo, ¿tú hiciste un retiro en Tigo Money en el 2014? Ella respondió que no. Yo le dije que si me podía ir con ella y me dijo que sí. Incluso me dijo que le preparara cosas a mi hija y nos dijo. ‘Créanme que es la primera vez que me siento mal haciendo mi trabajo, porque sé que son personas honestas’, nos dijo; y le preguntó a Wendy ‘¿no has perdido el DUI?’, Sí lo he perdido, lo he extraviado varias veces, he perdido el teléfono, carteras, le dijo mi hija. El policía le dijo ‘¿pusiste denuncia?’ No, le dijo ella. Allí está el problema, dijo otro de los policías. Busquen un buen abogado para que las ayude, nos dijeron”, recapitula Rosa.

Alrededor de las 10:30 de la noche los elementos de la policía se llevaron a Wendy hasta las bartolinas de Osicala para cumplir con una orden de captura solicitada por la Fiscalía General de la República. Las pruebas que tiene el Ministerio Público hasta el momento son el testimonio de la víctima 2214 y de la persona que hizo el depósito de $150-identificado como Amapola-; la bitácora de llamadas entre el 7720-6382 y el 7349-3261; y un formulario de prestación del servicio de Tigo Money.

La familia y la defensa de Wendy cuestionan el caso montado por la FGR y la resolución del Juzgado de Jocoaitique que resolvió dejar cuatro meses en prisión a la joven mientras el Ministerio Público fortalece la investigación. La decisión del juzgador se da a pesar de que se presentaron decenas de cartas de instituciones públicas, ONG y otras que mostraban el arraigo de la joven.

“Hubieran investigado bien, si el número estaba al nombre de ella, si lo tenía, porque ella ya no lo tenía. Ese teléfono ella dejó de usarlo, de hecho, hay gente que ha llamado y dicen que está reasignado a otra persona. Yo no recuerdo si lo había dejado de usar o la asaltaron, porque le habían robado el teléfono y la cartera anteriormente”, dice la madre.

Uno de sus abogados, Dennis Muñoz, afirma que en este caso hay una desventaja procesal porque “no es cierto que se esté cumpliendo el principio de igualdad de armas procesales”, ya que la FGR presentó las pruebas en un sobre sellado al que no han tenido acceso.

“Resulta que en su ejercicio de defensa material, Wendy solicitó por medio de un escrito a la Fiscalía para que pidiera a la compañía que mandara el número o el dato en donde se supone que había firmado de recibido. También sería importante tener las ubicaciones de GPS del chip de dónde y cuándo se encontraba. Esto lo hicimos porque Wendy ni si quiera conoce el centro comercial de la ciudad de Soyapango”, manifiesta Muñoz.

Las confusiones e irregularidades de la FGR y la PNC

Los cuestionamientos de la familia Gálvez Morales y la defensa sobre la debilidad de la investigación de la FGR no son las únicas por un caso. Uno de ellos es el de un joven de 23 años llamado Kevin, quien residía en Apopa. El acoso de un agente policial y la fabricación de testigos falsos por parte del Ministerio Público lo llevaron a la cárcel en dos ocasiones con el argumento de que era miembro la pandilla MS.

“Cada tarde que el agente me veía cuando regresaba a mi casa, era registrado y amenazado: Vos sos pandillero, bicho, no digas que no. Me buscaba tatuajes o armas, pero siempre le mostré carnets y distintivos de mis trabajos. Hasta cartas de recomendación llevaba, con la esperanza de convencerlo que no era delincuente. Pero nada cambió”, expresa Kevin.

Asimismo, solo en el municipio de Quezaltepeque se conoce de al menos de tres casos en los que la debilidad institucional de la Fiscalía General de la República y la PNC ha llevado a bartolinas a personas que no están vinculados con los delitos por los que se les acusa.

El primer caso, el 29 de junio de este año. La policía capturó a 15 sujetos acusados de participar en la masacre de nueve personas ocurrida el 30 de marzo de 2015 en un predio de furgones en Quezaltepeque, propiedad vinculada a una organización que se dedica al tráfico de drogas. Entre los capturados estaba, Edgardo L., un joven de 18 años por quien no había orden de captura, pero que residía en la zona en donde se realizó el operativo policial.

Edgardo pasó más de tres días detenido en las bartolinas de Lourdes Colón y posteriormente fue liberado por no tener relación con los delitos por los cuales fue detenido. Después de su liberación, el joven perdió su trabajo en un pequeño restaurante ubicado en este municipio.

El segundo caso es el de Miguel Ángel Deras Martínez, de 22 años —publicado en el periódico digital El Faro—. Él fue acusado por la Fiscalía General de la Republica de haber participado en la masacre de nueve empleados de una compañía eléctrica en San Juan Opico, ocurrida a inicios de este año. Deras Martínez pasó dos meses en las bartolinas de Lourdes porque la PNC y el Ministerio Público lo confundieron con un miembro de la pandilla 18 Revolucionarios.

El último caso es el de Jorge Adalberto Martínez Chávez, quien fue capturado cerca del Parque Infantil de San Salvador, el 25 de abril de este año. La policía arrestó a Martínez por tener el mismo nombre que uno de los 100 pandilleros más buscados por las autoridades. Jorge fue trasladado a las bartolinas de San Luis Talpa. Allí enfermó un mes después y murió custodiado por la PNC en el Hospital Rosales, a la espera de que el juzgado lo liberara.

“Sabemos que Wendy no es la única porque muchas veces hay jóvenes y personas, pero sobre todo la juventud, que está siendo estigmatizada y criminalizada, es la que se ve violentada en este tipo de procesos. No todos tienen el acceso, como en el caso de Wendy, de tener un respaldo organizativo. ¿Qué va a pasar con todas aquellas personas que no tienen un poder económico, que no pueden leer, que no pueden escribir, que no se pueden defender?”, expresa el novio de Wendy.

Esta semana la defensa de la joven apelará la decisión ante el Juzgado de Instrucción de Oscila en donde se pedirá que Wendy enfrente el proceso en libertad. Si el juez deniega la petición, la joven tendrá que pasar cuatro meses en las bartolinas de la PNC para que la Fiscalía General de la República investigue más este caso.


*Con reportes de Carlos Mendonza

Sunday, September 11, 2016

Los cinco discursos claves de Salvador Allende la mañana del Golpe


"No crean, señores, que si intentan sacarme de este sillón por la fuerza, yo seré como otros presidentes de América Latina que se suben a un avión y se marchan al extranjero.No! Yo estaré acá [en La Moneda]. Y me defenderé hasta la última bala...perdón...hasta la penúltima. Yo sé lo que haré con la última" - dijo el 10 de septiembre a sus colaboradores. Acá una cronología exhaustiva con todo lo que pasó la trágica mañana de hace 43 años:
 
 
El Ciudadano

Cronología del 11 y 12 de septiembre de 1973. (1)

El día del golpe el Presidente es despertado a las 5: 00 de la mañana, en la casa de Tomás Moro 200, por uno de los miembros de su guardia personal, con el fin de que atienda una llamada del Subdirector de Carabineros, general Jorge Urrutia, quien le informa que el Golpe se encuentra en marcha. Una hora más tarde Allende es avisado que en Valparaíso la Marina se ha sublevado contra el gobierno constitucional, ante lo cual ordena a Carabineros cerrar la carretera que une Santiago y Valparaíso.

6: 00 Barcos de la Armada que habían zarpado el día 10 con el fin de participar en la Operación Unitas XIV, regresan, inesperadamente, al puerto de Valparaíso. En Santiago el Comandante en Jefe de la Armada, el Almirante Raúl Montero C., leal al Presidente, ha sido retenido durante la noche en su propio domicilio por un comando de marinos golpistas, los que encadenaron la reja de la casa del Almirante y cortaron sus líneas teléfonicas, privandolo así de toda movilidad y comunicación con el exterior.

A partir de las 6: 30 el Presidente trata de comunicarse, sin ningún exito, con los jefes de las tres ramas de las FF.AA., quienes, astuta pero cobardemente, evitan responder a sus llamadas.

A las 6: 35 el Presidente se comunica con Orlando Letelier, su Ministro de Defensa, le informa del alzamiento militar, y le ordena concurrir al Ministerio de Defensa para desde allí tomar control de la situación.

A las 7: 00 Allende llama por teléfono a Clodomiro Almeyda, su Ministro de Relaciones Exteriores.

A las 7: 10 vuelve a llamar a los jefes de las tres ramas de las FF.AA., quienes continúan sin responder.

A las 7: 15 el Presidente abandona la casa de Tomás Moro 200, protegido por su fiel guardia personal fuertemente armada, acompañado por Joán Garcés, René Olivares y el general Jorge Urrutia, subdirector de Carabineros. Se dirigen a toda velocidad en dirección a La Moneda por las calles desiertas de Santiago, en una caravana de cinco autos FIAT 1500 y dos tanquetas de Carabineros con los números 198 y 219, encargadas de la custodia de la casa presidencial. Más atrás lo siguen en otros vehículos el capitán de Carabineros José Muñoz, un grupo de escoltas del GAP encabezado por Jaime Sotelo, y formado por Juan Montiglio, Oscar Valladares y Manuel Mercado, además del doctor Danilo Bartulín y Ricardo Pincheira.

7: 20 La Radio Agricultura, de oposición al gobierno, interrumpe su programación habitual para informar sobre el alzamiento militar en curso.

A las 7: 30 el Presidente Allende ingresa a La Moneda escoltado por su guardia personal, y con su fusil de asalto AKMS al hombro, procede a ocupar su puesto de mando y de combate.( 2 ) En esos momentos el antiguo edificio se encuentra flanqueado por tres tanquetas Mowag de Carabineros y, supuestamente, protegida por la Guardia de Palacio. El Ministro de Defensa, Orlando Letelier, es hecho prisionero por los golpistas al intentar ingresar al edificio de su ministerio.

A las 7: 40 Sentado tras su escritorio, Allende se comunica por última vez con su esposa, Tencha Bussi, quien en ese momento se encuentra en la casa presidencial de Tomás Moro 200, bajo la protección de un grupo de hombres del GAP a cargo de Domingo Bartolomé Blanco. A esa misma hora llegan a La Moneda, en cuatro microbuses, unos 300 carabineros, para reforzar la guardia de Palacio.

7: 45 Allende llama por teléfono a Carlos Altamirano, Secretario General del Partido Socialista, a Rolando Calderón, Ministro de Agricultura del Gobierno Popular entre noviembre del 72 y marzo del 73, y a Luis Figueroa, Presidente de la Central Unica de Trabajadores, para ponerlos al tanto de la situación.

A las 7: 50 : En el Aeropuerto Carriel Sur, de Concepcion, aviones Hawker Hunter de la fuerza aérea insurrecta se preparan para atacar los «blancos» de ese día: destrucción de las antenas de las radioemisoras favorables al gobierno popular, bombardeo del Palacio de La Moneda y de la casa presidencial .

A las 7: 55 el Presidente se dirige al país por primera vez , desde la Moneda, por las ondas de Radio Corporación, Portales y Magallanes. En esta alocución informa al pueblo sobre el golpe de Estado en marcha, que ha comenzado en el puerto de Valparaíso, pero que a esa hora aún no se ha extendido a Santiago. Conmina a los trabajadores a ocupar sus sitios de trabajo y a mantener la calma. Allende manifiesta, por primera vez aquella mañana, su decisión de permanecer en el Palacio Presidencial, y desde allí defender su gobierno.

Dado que carece aún de información confiable acerca del número de regimientos o unidades militares con las que podría contar para detener el golpe, el Presidente hace un llamado a las FF. AA., conminándolas a que se mantengan fieles a sus juramentos y que sepan cumplir con su obligación constitucionalmente establecida de defender el gobierno legítimo, en ese momento amenzado.

«Les habla el Presidente de la República desde el palacio de La Moneda. Informaciones confirmadas señalan que un sector de la marinería habría aislado Valparaíso y que la ciudad estaría ocupada, lo cual significa un levantamiento en contra del Gobierno, del Gobierno legítimamente constituido, del Gobierno que está amparado por la ley y la voluntad de los ciudadanos.

En estas circunstancias, llamo, sobre todo a los trabajadores, a que ocupen sus sitios de trabajo, que concurran a sus fábricas, que mantengan la calma y la serenidad. Hasta este momento, en Santiago, no se ha producido ningún movimiento extraordinario de tropas, y según me ha informado el jefe de la guarnición, Santiago estaría acuartelado y normal. En todo caso yo estoy aquí en el Palacio de Gobierno, y me quedaré aquí defendiendo el gobierno que represento por la voluntad del pueblo. Lo que deseo, esencialmente, es que los trabajadores estén atentos, vigilantes y que eviten provocaciones .

Como primera etapa tenemos que ver la respuesta, que espero sea positiva, de los soldados de la Patria, que han jurado defender el régimen establecido, que es expresión de la voluntad ciudadana, y que cumplirán con la doctrina que prestigió a Chile y le prestigia por el profesionalismo de las Fuerzas Armadas. En estas circunstancias, tengo la certeza de que los soldados sabrán cumplir con su obligación. De todas maneras, el pueblo y los trabajadores, fundamentalmente, deben estar movilizados activamente, pero en sus sitios de trabajo, escuchando el llamado que pueda hacerles, y las intrucciones que les dé el Compañero Presidente de la República.»

A las 8: 00 horas, comienzan a llegar los médicos del equipo de La Moneda, las primeras autoridades de gobierno, así como 18 detectives de Investigaciones, encabezados por el Inspector Juan Seoane, dispuestos a defender al Presidente.( 3 ) En ese momento Valparaíso se encuentra ya bajo el control total de La Marina insurrecta. Siete francotiradores del GAP, comisionados por el Presidente, toman posiciones defensivas en el edificio del Ministerio de Obras Públicas, en la terraza del Banco del Estado, en el Ministerio de Hacienda, y en otros altos edificios que rodean el Palacio.

A las 8: 15 Allende se dirige al país por segunda vez . Vuelve a informar al pueblo acerca del alzamiento de la Marina en Valparaíso, y que ha dispuesto que tropas del ejército (cuya lealtad al gobierno no ha sido aún confirmada), marchen sobre Valparaíso con el fin de sofocar la insurrección. Y reitera, también, el Presidente, su compromiso de quedarse en La Moneda defendiendo el gobierno popular, y que no entregará el mando hasta haber completado el período de seis años establecido por la Constitución. En último término, solicita al pueblo mantenerse atentos a la espera de sus informaciones e instrucciones:

«Trabajadores de Chile, les habla el Presidente de la República. Las noticias que tenemos hasta estos instantes nos revelan la existencia de una insurrección de la Marina en la provincia de Valparaíso. He ordenado que las tropas del Ejército se dirijan a Valparaíso para sofocar este intento golpista. Deben esperar las instrucciones que emanan de la Presidencia. Tengan la seguridad de que el Presidente permanecerá en el palacio de La Moneda defendiendo el gobierno de los trabajadores. Tengan la certeza de que haré respetar la voluntad del pueblo, que me entregara el mando de la nación hasta el 4 noviembre de 1976. Deben permanecer atentos en sus sitios de trabajo a la espera de mis informaciones. Las fuerzas leales respetando el juramento hecho a las autoridades, junto a los trabajadores organizados, aplastarán el golpe fascista que amenaza a la Patria» .

A las 8: 20 , mientras el Presidente habla por radio desde La Moneda, se recibe la llamada del Comandante Sánchez, su edecán aéreo, quien pide comunicarse con él con el fin de transmitirle la propuesta del general Van Schouwen, de que se rinda y acepte el ofrecimiento de un avión Douglas DC 6 que, supuestamente, lo sacaría del país junto con su familia. La respuesta de Allende al general alzado, por medio de su edecán, fue categórica: «Dígale a su general que el Presidente de Chile no se escapa en un avión; que él sepa comportarse como soldado, que yo sabré cumplir como Presidente de la República».

8: 30 Se transmite por Radio Agricultura la primera proclama de la Junta Militar golpista, que revela la traición de Pinochet y el casi total apoyo de las FF. AA. al golpe cívico-militar. Unidades militares de la Escuela de Infantería de San Bernardo, apoyadas por tanques Sherman M 41 del Regimiento Blindado No. 2, al mando del general Javier Palacios, toman posiciones de combate en torno a La Moneda.

8: 35 Miria Contreras, la secretaria del Presidente, consigue entrar a La Moneda, mientras su hijo mayor, Enrique Roppert Contreras, y una decena de hombres del GAP armados que intentaban unirse a los sitiados, son detenidos por carabineros apostados frente al edificio de la Intendencia, ubicado en la esquina formada por las calles Morandé y Moneda.

A las 8: 45 Allende se dirige al país por tercera vez, por las ondas amigas de Radio Corporación. Esta vez lo hace en inmediata respuesta a la información revelada en la primera proclama golpista, que no ha escuchado, pero cuyo contenido le ha relatado apenas unos minutos antes Joan Garcés. Esto es, que no cuenta con ninguna unidad o regimiento con qué defender su gobierno, porque el apoyo de las FF.AA. al golpe ha sido casi unánime, entre estas el del Ejército, al mando de Pinochet, quien lo ha traicionado.

Es ante este escenario desolador que el Presidente informa al pueblo de la magnitud del Golpe, instruye a los trabajadores y reafirma su decisión de no rendirse ante los militares alzados, a quienes pone en aviso de que solo asesinandole podrán sacarlo de La Moneda:

«Compañeros que me escuchan: la situacion es crítica, hacemos frente a un golpe de Estado en el que participan la mayoría de las FF.AA. En esta hora aciaga quiero recordarles algunas de mis palabras. Se las digo con calma, con absoluta tranquilidad: yo no tengo pasta de apóstol ni de Mesías, no tengo vocación de mártir, soy un luchador social que cumple una tarea que el pueblo me ha dado. Pero que entiendan aquellos que quieren retrotraer la historia y desconocer la voluntad mayoritaria de Chile; sin tener carne de mártir no daré un paso atrás. Que lo sepan, que lo oigan, que se les grabe profundamente: dejaré La Moneda cuando se cumpla el mandato que el pueblo me diera, defenderé esta revolución chilena y defenderé el gobierno porque es el mandato que el pueblo me ha entregado. No tengo otra alternativa. Solo acribillándome a balazos podrán impedir la voluntad que es hacer cumplir el programa del pueblo . Si me asesinan el pueblo seguirá su ruta, seguirá el camino, con la diferencia quizás de que las cosas serán mucho más duras, mucho más violentas, porque será una lección objetiva muy clara para las masas de que esta gente no se detiene ante nada.

Yo tenía contabilizada esta posibilidad, no la ofrezco ni la facilito. El proceso social no va a desaparecer porque desaparece un dirigente. Podrá demorarse, podrá prolongarse, pero a la postre no podrá detenerse .

Compañeros, permanezcan atentos a las informaciones en sus sitios de trabajo, que el Compañero Presidente no abandonará a su pueblo ni su sitio de trabajo. Permaneceré aquí en La Moneda inclusive a costa de mi propia vida».

Comentario:

La tercera alocución está construida, en parte, con materiales de otras expresiones y discursos anteriores del Presidente. Como habrá advertido el lector, esta comunicación radial se inicia con la frase: «En esta hora aciaga quiero recordarles algunas de mis palabras». Y, en efecto, Allende procede a repetir, textualmente, a continuación, pasajes centrales del discurso que pronunciara en aquel acto masivo en el Estadio Nacional realizado en despedida de Fidel Castro, el día 4 de diciembre de 1971. Esto fue detectado hace ya mucho tiempo por Pierre Kalfon, el afamado escritor, periodista y corresponsal de Le Monde en Chile.( 4 )

Sin embargo, el periodista francés pareciera no haber conseguido establecer el origen de otros pasajes repetidos por el Presidente en esta oportunidad, porque no los identifica ni dice una sola palabra sobre ellos en su bien informado libro. Es curioso que los pasajes a los que nos referimos no hayan sido tomados de un discurso anterior del Presidente, sino de la respuesta que aquél diera a una pregunta que le hiciera Regis Debray, en el curso de una entrevista filmada en enero de 1971, la que sería posteriormente publicada en varias lenguas bajo el título de: Allende habla con Debray.

La pregunta decía así: «Puesto que su rol es el de unificador de los partidos de izquierda, de catalizador de las fuerzas populares, se le ocurre a uno que sus enemigos de fuera y de dentro del país tendrían buenas razones para eliminarlo a Ud. en este momento. Si esto llegara a ocurrir, ¿qué cree Ud. que pasaría?

La respuesta del Presidente Allende al intelectual francés fue la siguiente: «El proceso social no va a desaparecer porque desaparece uno de sus líderes. Podrá demorarse, podrá prolongarse, pero a la postre no podrá detenerse. En el caso de Chile, si me asesinan, el pueblo seguirá su ruta, seguirá su camino, con la diferencia quizás que las cosas serán mucho más duras, mucho más violentas, porque será una lección objetiva muy clara para las masas de que esta gente no se detiene en nada. Y yo tengo contabilizada esa posibilidad, no la ofrezco ni la facilito, pero tampoco vivo con la preocupación de que esto pueda ocurrir».( 5 )

Es decir, el Presidente ha intercalado, en las líneas finales del extenso párrafo central de su tercera alocución, no sabemos si de memoria o con la ayuda de un texto escrito, su respuesta a la pregunta formulada más de dos años antes en la referida entrevista. Se sabe que Allende tenía una excelente memoria, pero parece difícil que él pudiera haber repetido allí de manera textual aquel pasaje, que calzaba tan bien con la situación que en ese momento enfrentaba.

Cerca de las 8: 45 , las fuerzas de Carabineros a cargo de la protección del Palacio Presidencial, comienzan a retirarse silenciosamente, dejando el viejo edificio y sus defensores enteramente a merced de los ataques golpistas por aire y tierra. En el mismo momento, Tropas al mando del general Palacios, apoyados por tanques Sherman M 41 toman posiciones de combate en torno a La Moneda.

A las 8: 50 consigue ingresar a La Moneda Beatriz Allende, luego de haber logrado romper, pistola en mano, una barrera policial. A esa misma hora ha caído en poder de los insurrectos la ciudad de Concepción, «sin haberse disparado un solo tiro».

A las 8:55 se retiran las tanquetas Mowag de Carabineros que se encontraban apostadas frente a La Moneda. Es en aquel instante que el Presidente se asoma brevemente por uno de los balcones del segundo piso del viejo edificio. Varios peatones que en ese momento transitaban por allí , lo ven y aplauden, al tiempo que unos jóvenes vestidos en uniforme escolar le gritan: «Deles duro, Presidente», a lo que éste responde con un breve saludo con la mano.( 6 )

Poco antes de las 9:00 Allende recibe a Hernán del Canto, su Ministro del Interior en 1972, el que le transmite el siguiente mensaje: «Presidente, vengo de parte de la dirección del Partido [Socialista] a preguntarle qué hacemos, dónde quiere que estemos». La respuesta de Allende fue cortante: «Yo sé cuál es mi lugar y lo que tengo que hacer. Nunca antes me han pedido mi opinión. ¿Por qué me la piden ahora?Ustedes que tanto han alardeado, deben saber lo que tienen que hacer. Yo he sabido desde el comienzo cuál era mi deber».( 7 ) Luego de lo cual el Presidente da por terminado aquel breve intercambio.

Posteriormente, se reune en su oficina con sus tres edecanes, quienes tratan de convencerlo de que entregue el mando a los insurrectos. El Comandante Sánchez, edecán aéreo, le vuelve a plantear que debiera abandonar el país en un avión de la Fuerza Aérea. Allende le responde que su ofrecimiento es inútil porque su decisión ya está tomada. Y para demostrar su férrea determinación, hace como si fuera a dispararse bajo el mentón con su fusil de asalto AKMS, al momento que dice: «este fusil tiene 30 tiros y el último voy a dispararmelo así». José Tohá, Isabel Allende y Frida Modak ingresan al Palacio Presidencial ya sitiado. En su segundo bando insurgente los golpistas amenazan al pueblo, advirtiéndole que cualquier acto de sabotaje será castigado con la muerte.

9: 03 Cuarta alocución presidencial, por Radio Magallanes. Se inicia con dos párrafos que casi siempre son omitidos en sus versiones escritas, de allí que sean muy poco conocidos:

« … En este bando [Allende se refiere aquí a la proclama golpista que ha sido trasmitida por radio a partir de las 8:30] se insta a renunciar al Presidente de la República. No lo haré. Notifico ante el país la actitud increíble de soldados que faltan a su palabra y a su compromiso. Hago presente mi decisión irrevocable de seguir defendiendo a Chile y su prestigio, en su tradición, en su norma jurídica, en su constitución. Señalo mi voluntad de resistir, con lo que sea, a costa de mi vida, para que quede la lección que coloque ante la ignominia y la historia a los que tienen la fuerza y no la razón.

En este instante señalo como una actitud digna, que aquí está junto a mí el director titular de Carabineros, general José María Sepúlveda … [en ese mismo momento un Hawker Hunter pasa en vuelo rasante sobre La Moneda, y su estruendo impide entender lo que dice Allende. Pero luego continúa ] … y en este instante los aviones pasan sobre La Moneda. Seguramente la van a ametrallar. Nosotros estamos serenos y tranquilos. El holocausto nuestro marcará la infamia de los que traicionan la Patria y el pueblo.( 8 ) [Luego de un breve corte, la alocución continúa con su parte conocida:

«En estos instantes pasan los aviones. Es posible que nos acribillen. Pero que sepan que aquí estamos, por lo menos con nuestro ejemplo, que en este país hay hombres que saben cumplir con la obligación que tienen. Yo lo haré por mandanto del pueblo y por voluntad consciente de un Presidente que tiene la dignidad del cargo entregado por su pueblo en elecciones libres y democráticas.

En nombre de los más sagrados intereses del pueblo, en nombre de la Patria, los llamo a ustedes para decirles que tengan fe. La historia no se detiene ni con la represión ni con el crimen. Esta es una etapa que será superada. Este es un momento duro y difícil; es posible que nos aplasten. Pero el mañana será del pueblo, será de los trabajadores. La humanidad avanza para la conquista de una vida mejor .

Pagaré con mi vida la defensa de los principios que son caros a esta patria. Caerá un baldón sobre aquellos que han vulnerado sus compromisos, faltando a su palabra …[y han] roto la doctrina de las Fuerzas armadas. El pueblo debe estar alerta y vigilante. No debe dejarse provocar ni masacrar, pero también debe defender sus conquistas. Debe defender su derecho a construir con su esfuerzo una vida digna y mejor».

Comentario:

Como lo señalara Pierre Kalfon, los aviones a los que se refiere Allende al recomenzar su cuarta alocución, en realidad no se disponían a bombardear el Palacio Presidencial en ese momento, sino que buscaban atemorizar a los sitiados y, presumiblemente, también, tomar las marcas para el bombardeo que solo se produciría más de tres horas después.

En el primer párrafo de su cuarta alocución, Allende contrapone su conducta ética, asumida concientemente en cumplimiento de sus deberes como Presidente, y en respeto a la dignidad de su cargo, legítima y democráticamente consagrado por el pueblo chileno, con la conducta inmoral de los militares alzados que han roto su juramento de respeto a la autoridad civil y a la constitución.

Invocando los intereses del pueblo y de la Patria, Allende proyecta aquí una visión optimista y esperanzadora del futuro de Chile, en la que se destacan su conciencia del carácter pasajero de los hechos de aquel trágico día, y su inquebrantable fe en el pueblo.

Allende continúa, reafirmando su promesa de que defenderá, incluso al precio de su vida, el orden constitucional, y cierra con sus últimas instrucciones a sus partidarios, de que se mantengan vigilantes y no se dejen provocar, ni masacrar, por los militares golpistas.

9: 10 Ultimas palabras del Presidente, conocidas como el «Discurso final», o de «Las grandes Alamedas», las que solo fueron transmitidas por Radio Magallanes, la única emisora pro- gobiernista que no había sido aún silenciada por los rockets de la fuerza aérea golpista.

«Compatriotas :

Esta será, seguramente, la última oportunidad en que me pueda dirigir a ustedes. La fuerza aérea ha bombardeado las torres de Radio Portales y de Radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura sino decepción y serán ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieran :

Soldados de Chile, comandantes en jefe titulares y el almirante Merino, que se autodesignó, el señor Mendoza, general rastrero, que solo ayer manifestara su fidelidad y lealtad al gobierno y también se [auto]designó director general de Carabineros. Ante estos hechos, solo me cabe decir a los trabajadores: yo no voy a renunciar. Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo y les digo que tengo la certeza que la semilla que entregamos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos no podrá ser segada definitivamente .

Tienen la fuerza, podrán avasallarnos pero no se detienen los procesos sociales ni con el crímen ni con la fuerza. La historia es nuestra, la hacen los pueblos.

Trabajadores de mi patria:

Quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que solo fue el intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra de que respetaría la constitución y la ley, y así lo hizo. En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, quiero que aprovechen la lección. El capital foráneo, el Imperialismo unido a la reacción, creó el clima para que las fuerzas armadas rompieran su tradicion, la de Schneider y que reafirmara el comandante Araya, víctimas de mismo sector social que hoy estará en sus casas, esperando con mano ajena reconquistar el poder, para seguir disfrutando de sus grangerías y privilegios .

Me dirijo sobre todo a la mujer modesta de nuestra tierra, a la campesina que creyó en nosotros, a la obrera que trabajó más, a la madre que supo de nuestra preocupación por los niños. Me dirijo a los profesionales de la patria, a los profesionales patriotas, a los que hace días estuvieron trabajando contra la sedición auspiciada por los colegios profesionales, colegios de clase para defender también las ventajas que la sociedad capitalista le dio a unos pocos.

Me dirijo a la juventud, aquellos que cantaron, entregaron su alegría y su espíritu de lucha. Me dirijo al hombre de Chile, al obrero, al campesino, al intelectual, a aquellos que serán perseguidos porque en nuestro país el fascismo ya estuvo hace muchas horas presente en los atentados terroristas, volando puentes, cortando las líneas férreas, destruyendo los oleoductos y gaseoductos. Frente al silencio de los que tenían la obligación de proceder, estaban comprometidos. La historia los juzgará. Seguramente Radio Magallanes será acallada, y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa, lo siguirán oyendo, por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal a la lealtad de los trabajadores .

El pueblo debe defenderse pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.

Trabajadores de mi patria:

Tengo fe en Chile y su destino, superarán otros hombre este momento gris y amargo donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo, que más temprano que tarde, abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Viva Chile

Viva el pueblo

Vivan los trabajadores.

Estas son mis últimas palabras.Tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que por lo menos será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición» .

Comentario:

Este discurso inmortal, enteramente improvisado, el preámbulo de la muerte del Presidente, posee una carácter multifacético, porque contiene una denuncia de la traición de las FF.AA., y sus aliados civiles, apoyados y financiados por el gobierno norteamericano; junto con una protesta moral ante ella, la reafirmación de un compromiso ético con el pueblo chileno, una promesa heroica, un mensaje final de esperanza en el futuro de Chile, un agradecimiento a los trabajadores, y una despedida.

Como todas sus alocuciones de aquel día, el discurso final del Presidente Allende se proyecta simultáneamente en dos planos que se intersectan: uno el directamente político, y el otro el plano moral. Esto se expresa en el uso que se hace allí de una serie de dicotomías éticas sobre las que se escructuran sus alocuciones, a saber: las dicotomías entre lealtad y deslealtad, o entre lealtad y traición, entre dignidad e indignidad, entre razón y fuerza, etc. Es significativo que la palabra y el concepto de lealtad se encuentráran, también, en el «Discurso de la Victoria», allí donde Allende dice: «… el compromiso que yo contraigo ante mi conciencia y ante el pueblo –actor fundamental de esta victoria– es ser anténticamente leal en la gran tarea común y colectiva. Lo he dicho: mi único anhelo es ser para ustedes el compañero presidente». Y al cierre de aquel discurso Allende manifestará: «A la lealtad de ustedes responderé con la lealtad de un gobernante del pueblo: con la lealtad del compañero presidente».( 9 )

Tal como lo muestran su resistencia armada a la insurrección cívico-militar, y su sacrificio final, Allende prefirió morir antes que renunciar a las aspiraciones socialistas que encarnaba como líder máximo del Gobierno popular. Porque en realidad Allende no murió defendiendo la decrépita democracia burguesa chilena, como lo afirmara con justa indignación, aunque erróneamente, Gabriel García Márquez, en un famoso artículo que escribiera pocos días después del Golpe. Puesto que lo que Allende pagó con su vida no fue su defensa de la democracia chilena, a pesar que siempre respetó su legalidad, sino la defensa a ultranza del mandanto socialista que el pueblo chileno le había confiado, comprendiendo que su último sacrificio sería interpretado por las generaciones actuales y futuras como una ofrenda a la causa del socialismo chileno, cuyo renacimiento predijo, por medio de la metáfora de las grandes alamedas. Como lo ha señalado certeramente la escritora Alejandra Rojas: «Allende no se pensó a sí mismo como un reformista; su lucha, su muerte, se encuadran en un proyecto cuyo norte fue la abolición del capitalismo. Todos los esfuerzos por hacer un aggiornamento cosmético de su discurso chocan con la contundencia de su palabra».( 10 )

Según lo hemos argumentado, y demostrado, en varios artículos anteriores publicados en este mismo periódico, el Presidente se comportó en sus últimas horas del modo que lo hizo porque resistir el Golpe en el viejo edificio de los Presidentes de Chile, no fue para él una decisión de último minuto, ni tampoco una que le hubiera sido simplemente impuesta por las circunstancias de aquel día, sino la consecuencia de una decisión libre y racionalmente adoptada con mucha anticipación. Porque como ha venido a saberse con posterioridad, Allende había decidido más de un año antes del Golpe, que en caso de ocurrir un alzamiento militar generalizado en contra de su gobierno lo enfrentaría en La Moneda. Que él no haría un llamamiento a sus partidarios civiles para que salieran a las calles a defender el gobierno, y que combatiría hasta el fin. Frase esta última que debe entenderse tanto en el sentido de que pudiera encontrar la muerte en combate, como significando que si esto no llegaba a ocurrir se quitaría la vida, antes que rendirse a los golpistas.( 11 )

Esta trágica decisión encontraría expresión en cada una de sus alocuciones radiales de aquella mañana, pero especialmente en dos pasajes del «Discurso final». El primero es aquél en el que el Presidente pareciera proyectarse más allá de su muerte inminente y nos entrega una visión profética de la que llegará a ser su propia imagen histórica: «Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa, me seguirán oyendo, siempre estaré junto a ustedes, o a lo menos, mi recuerdo será el de un hombre digno, el de un hombre que fue leal». Es decir, los valores morales por los que Allende quisiera ser recordado después de su muerte son la dignidad y la lealtad. Dignidad en la defensa de su investidura presidencial; dignidad en su valerosa respuesta frente a la traición y la fuerza bruta; lealtad hacia sus principios socialistas, hacia el programa de la Unidad Popular y hacia los trabajadores. Porque fue su profunda dignidad personal la que lo impulsó a elegir la muerte antes de rendirse y entregarse vivo a sus enemigos, sentimiento que en Allende se expresaba en una aguda conciencia de la responsabilidad que conllevaba su doble rol de líder de la Izquierda chilena y de Jefe del Estado.

El segundo lugar en el que se destaca el carácter moral autoconciente de la decisión final de Allende se encuentra en las últimas dos frases de su discurso: «Tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano; tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición», frase en la que se reafirma lo que dijera al comienzo: «Mis palabras… serán… el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron… ». Es decir, Allende es plenamente conciente de que las palabras acusatorias que lanza contra sus enemigos, así como su sacrificio final, serán una lección y un castigo moral que los deslegitimará para siempre ante la faz del mundo y de la historia, como efectivamente ocurrió.

Con su heroica resistencia y muerte en el palacio de La Moneda, el presidente tranformó su derrota político-militar en una victoria moral sobre los golpistas, conviertiendose en el mismo acto en una figura mítica que pareció levantarse desde su tumba secreta para denunciar ante el país y el mundo, los crímenes de la dictadura cívico-militar. La decisión valiente, digna y viril de Allende de no rendirse, ni entregarse vivo a sus enemigos, puso en evidencia al mismo tiempo la bancarrota moral de los generales traidores que, con apoyo extranjero, se revelaron en contra de su gobierno legítimo y constitucional.

Pero aunque no fueran suficientes la valentía y la dignidad del Presidente para derrotar a los golpistas, por obra de la fuerza de los mismos valores que él supo defender con su propia vida, con el paso del tiempo su figura llegó a potenciarse hasta elcanzar la estatura de una especie de nuevo «Padre de la Patria», que junto con haber sido el primer acusador de los crímenes de la dictadura, se transformaría en la encarnación máxima y el símbolo de las luchas populares, tanto de hoy como del futuro de Chile.

Un detalle curioso que, al parecer, ha pasado enteramente inadvertido, es que la metáfora de las «Grandes Alamedas», que cierra su extraordinario discurso, se encuentra ya prefigurada en el así llamado «Discurso de la Victoria», es decir, en aquel que el Presidente electo pronunciara la madrugada del 5 de septiembre de 1970, desde uno de los balcones del antiguo edificio de la Federación de Estudiantes de Chile, situado en en plena Alameda Bernardo O’Higgins, frente a la Biblioteca Nacional, en uno de cuyos pasajes centrales declara:

«Yo tengo plena fe, en que seremos lo suficientemente fuertes, lo suficientemente serenos y fuertes, para abrir un camino venturoso hacia una vida distinta y mejor. Para empezar a caminar por las esperanzadas alamedas del socialismo, que el pueblo de Chile con sus propias manos va a construir».

Según es manifiesto, de las esperanzadas alamedas del socialismo, a las grandes alamedas del socialismo, hay solo un paso. Es la misma metáfora de la sociedad socialista como un amplio camino, como una avenida, por la que transitarán libres los hombres y las mujeres del futuro. Llama la atención que el Presidente haya echado mano aquí, en este que pudiéramos llamar su «Discurso de la derrota», de la misma figura literaria que utilizara tres años antes en su «Discurso de la Victoria». Porque consciente o inconcientemente, la mente del líder debió haber evocado aquellas horas felíces de su triunfo electoral, en total contraste con las horas tristes que antecedieron a su muerte.

Pero hay algo que se echa de menos en este memorable último discurso, y en las alocuciones anteriores de aquel día, es que Allende no haga allí la menor mención a la Unidad Popular, ni a los partidos y organizaciones de la izquierda chilena. Por cierto, no creemos que esto sea algo casual, y no nos cabe la menor duda que tras aquella omisión se contiene un apenas velado mensaje crítico. Como lo señalara hace ya mucho tiempo Pedro Vuskovic (el primer Ministro de Economía del Gobierno Popular) en su testamento político Allende nos habría dejado «como claves enigmáticas, dos interrogantes no siempre advertidas: 1. «La pregunta de por qué en tales circunstancias, el hombre, el dirigente, que las pronuncia, no olvida referirse a los trabajadores, a la modesta mujer, a la campesina, a la obrera, a la madre, a los profesionales, al obrero, al campesino, al intelectual; pero al mismo tiempo no hace la menor referencia en ningún momento a sus compañeros de dirección política, ni los convoca a ocupar el lugar de dirección que deja. !Ni una palabra [sobre ellos] en este discurso fina!. 2. La pregunta de por qué cuando anuncia en su comunicación esperanzadora la apertura de las grandes alamedas del futuro, y expresa su seguridad de que el momento gris y amargo será superado, siente la necesidad de decir quiénes se harán cargo de esa superación: «Vendrán otros hombres…».( 12 )

Es decir, Allende omitió, premeditadamente, en cada una de sus cinco alocuciones radiales de aquella mañana toda mención a quienes le fallaron, o lo abandonaron, en los momentos más críticos, esto es, a los partidos de la Izquierda, y entre ellos, por cierto, su propio partido, el Partido Socialista, y a la Unidad Popular. Y para hacer aún más claro el significado de aquella omisión, el Presidente cerrará su última comunicación con tres inéditos vivas:

!Viva Chile!, !Viva el pueblo!, !Vivan los trabajadores!

9: 25 Acompañado por el doctor Bartulín, hombres armados del GAP, y el jefe de la escolta presidencial, Capitán José Muñóz, entre otros, Allende procede a inspeccionar La Moneda con el fin de determinar las fortalezas y debilidades de su antiguo edificio ante el inminente ataque militar.( 13 )

9: 35 Allende habla por teléfono con el contralmirante Carvajal, quien desde el Ministerio de Defensa lo presiona a que se rinda bajo amenaza del bombardeo de La Moneda y de la muerte de todos los que allí se encontraban, recibiendo como única respuesta los bien merecidos insultos del Presidente.

9: 40 Se inicia el «Combate de la Moneda» con una balacera infernal de armas automáticas disparadas por atacantes y defensores.

9: 45 Tres Tanques Sherman M 41 del regimiento Blindado No 1, comienzan a posicionarse amenazantes en torno a la Moneda.

10: 00 El Presidente despide a sus edecanes militares. El general Ernesto Baeza, siguiendo instrucciones de los cabecillas del Golpe continúa presionando a Allende para que se rinda y abandone el país en un avión, junto con su familia. Su respuesta: «Ustedes, como generales traidores que son, no conocen a los hombres de honor». Los tanques Sherman, apostados frente a La Moneda, comienzan a disparar contra sus muros, portones y ventanas , siendo respondidos por los sitiados y por los franco-tiradores del GAP, quienes hacen lo mismo contra el edificio del Ministerio de Defensa y la infantería golpista.

10: 04 Por las ondas de Radio Magallanes se inicia la lectura de una declaración de la Comisión Política del Partido Comunista de Chile ante el Golpe, la que es interrumpida minutos más tarde al ser voladas por la Fuerza Aérea las antenas de dicha emisora.

10: 05 Allende rechaza un plan, sugerido por algunos de sus colaboradores, que consistía en abrirse paso hasta la calle Morandé en dirección al edificio del Ministerio de Obras Públicas, y desde allí, por estacionamientos subterráneos, escaleras y ascensores, llegar a la calle Bandera, donde los esperarían varios vehículos de escape.

10: 30 Por Radio Corporación F.M., el diputado socialista Erick Schnake hace un desesperado llamado público a los partidarios del gobierno a marchar al centro de Santiago en defensa del Gobierno Popular, que muy pocos escucharon.

10: 35 Por cadena nacional de radios se da lectura al Bando No. 5: «A las 10:30 Salvador Allende ha sido conminado a rendirse, y ante su negativa se ha dado comienzo a un ataque terrestre y aéreo contra La Moneda. Acción que ha tenido por objeto evitar el derramamiento de sangre».

10: 45 Los ministros Almeyda, Briones, José Toha y Flores se reunen con el Presidente y le piden entregarse y salvar su vida, sin conseguir cambiar su decisión de no entregarse ni rendirse a sus enemigos. Allende exige a todas las mujeres que allí se encontraban, entre ellas sus dos hijas Beatriz e Isabel, que abandonen el Palacio antes de que se inicie el bombardeo, anunciado por los golpista para las 11 de la mañana, pero que terminará retrasandose hasta casi el medio día. Allende demanda a los jefes golpistas que permitan salir del edificio a seis mujeres.

10:47 Responden los alzados: «las mujeres tienen 3 minutos para salir de La Moneda, después de los cuales comenzará el bombardeo aéreo». Momentos más tarde Beatriz e Isabel Allende, Verónica Ahumada, Cecilia Tormo, Frida Modak y Nancy Julien, abandonan La Moneda, mientras la Payita se oculta en su interior. Los golpistas no cumplen su palabra y el grupo de mujeres se ven obligadas a salir a la calle en medio de la balacera.

10: 50 Por el teléfono Allende recibe indignado la noticia, de boca de Alfredo Joignant, Director de la Policía de Investigaciones, de que éste le ha entregado el mando de la institución a un funcionario subalterno. Con ello se desvaneció la última esperanza del Presidente de poder contar al menos con un cuerpo armado para defender su gobierno.

11: 00 Por medio del bando No.7 la Junta Militar anuncia que ha sido declarado el Estado de Sitio y que a partir de las 18 horas regirá el toque de queda en todo el territorio nacional. Mientras tanto, continúa el intercambio de disparos entre atacantes y defensores de La Moneda.

11: 30 Reunido en la industria Sumar el Comité Político de la Unidad Popular acuerda no ofrecer resistencia al Golpe.

11: 55 Se inicia el bombardeo de La Moneda por los aviones Hawker Hunter de la fuerza aérea insurrecta. El edificio patrimonial más importante del país, que albergó a 23 presidentes de la República, es incendiado y destruido casi en su totalidad. Los responsables directos de esta bárbara acción: los pilotos chilenos Ernesto Amador González Yarra , y Fernado Rojas Vender , el último de los cuales llegará a ser Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea bajo la «democracia tutelada». Su autor intelectual: el Comandante en Jefe de la FACH bajo Allende, quien llegara a ser uno de los cuatro miembros de la Junta Militar: el general Gustavo Leigh Guzmán .( 14 )

Simultáneamente con el bombardeo de La Moneda, aviones Hawker Hunter y helicópteros artillados Bell UH-1H de la fuerza aérea golpista atacan la residencia presidencial de Tomás Moro 200, en la que aún se encontraba doña Tencha Bussi, protegida por algunos hombres del GAP, quienes repelen el ataque con fuego de ametralladoras.

Los responsables directos y ejecutores de este cobarde ataque fueron los pilotos Eitel Von Mühlenbrock y Gustavo Leight Yates . El último de los cuales lanzará, por pura impericia, un rocket sobre el edificio del Hospital de la Fuerza Aerea, situado cerca de la calle Tomás Moro, provocando su incendio. La casa presidencial será posteriormente allanada por tropas de la Escuela Militar, y saqueada conjuntamente por éstos y por una turba de vecinos, los que robarán la mayoría de sus pertenencias.

12: 15 Finalizado el bombardeo aéreo de La Moneda, las fuerzas golpistas reinician el ataque con la infantería y los tanques Sherman M 41. En un cuarto del subterraneo del Palacio se dispara en la sien con una pistola ametralladora UZI el periodista, gran amigo, y asesor del Presidente, Augusto Olivares Becerra. Será inúltilmente socorrido por el doctor Arturo Jirón, en cuyos brazos fallecerá luego de algunos minutos de agonía. El Presidente Allende, muy afectado, pide un minuto de silencio en su homenaje.

12: 20 Helicópteros Bell de la Fuerza Aérea golpista lanzan bombas lacrimógenas al interior del Palacio, aprovechando los forados dejados en sus techos por los rockets disparados desde los aviones Hawker Hunter.

12: 45 Un nuevo bando militar notifica al país que «a partir de ese instante se prohibe toda circulación de personas en las calles».

13: 00 Continúa el combate en La Moneda ardiendo. Fernando Flores, Osvaldo Puccio e hijo, y Daniel Vergara, salen en dirección al Ministerio de Defensa con el fin de parlamentar con los generales golpistas, donde no serán escuchados, sino tomados inmediatamente prisioneros.

13: 15 Allende, veinte miembros del GAP y diecisiete detectives, logran contener por más de dos horas el masivo ataque golpista, disparando desde las ventanas de La Moneda con sus fusiles de asalto, lanzacohetes RPG y otras armas automáticas.

13: 30 Fuerzas militares atacantes ingresan a la planta baja del Palacio Presidencial.

13: 40 El Presidente comprende a estas alturas que la resistencia es inútil y que no puede continuar si es que ha de evitarse una masacre. Convoca a una reunión en el segundo piso con el propósito de convencer a sus compañeros de que depongan las armas.

13: 50 Allende organiza el desarme y la ordenada rendición de sus colaboradores, quienes en una fila, con la Payita al frente, bajan al primer piso del viejo edificio por la escalera de caracol que conduce directamente a la puerta de Morandé 80.

13: 55 Al momento de salir por la puerta de calle Morandé el último grupo de defensores de La Moneda, ingresan al lugar las fuerzas golpistas atacantes de la Escuela de Infantería de San Bernardo.

14: 00 Luego de más de cinco horas de desigual combate, el Presidente se quita la vida en el Salón Independencia. Desde la puerta semiabierta de su despacho, los doctores Patricio Guijón y José Quiroga presencian el violento alzamiento del cuerpo de Allende, provocado por efecto de uno o más disparos. ( 15 )

14: 25 Por medio de una cadena de emisoras, los jefes golpistas informan que la situación en todo el país se encuentra absolutamente controlada por las Fuerzas Armadas. «Al renacer en esta primavera una nueva esperanza para la Patria, expresamos nuestra petición a la ciudadanía de que manifieste su adhesión a la chilenidad colocando el emblema patrio en el frontis de sus casas».

14: 30 Al salir por la puerta de Morande 80, los sobrevivientes de la «Batalla de La Moneda» son brutalmente golpeados por los soldados golpistas, lanzados al suelo y amenazados de que serán aplastados por uno de los tanques Sherman, que en ese momento se desplazaba por el costado oriente del viejo edificio, si los francotiradores del GAP no dejan de disparar.

14: 35 Se da lectura por radio al Bando No. 10 en el que se les ordena a 66 civiles entregarse en el edificio del Ministerio de Defensa antes de las 16: 30 horas. Entre ellos se encuentran seis mujeres, los más connotados políticos de los diferentes partidos de la Unidad Popular, y los más altos dirigentes del MIR.

15: 35 Más de dos horas y media después del bombardeo aéreo de La Moneda, recién pueden ingresar allí los primeros voluntarios del Cuerpo de Bomberos, impedidos de hacer su tarea por una orden expresa de Pinochet de que se dejara quemar el viejo edificio. La total extinción de los fuegos que seguirán ardiendo en sus escombros solo se logrará el día viernes 14, después de casi tres días de intenso trabajo de varias compañías de bomberos de Santiago. ( 16 )

16: 00 A través del sistema de radio del Ejército se escucha la voz del general Gustavo Leigh: «Es necesario que las estaciones de radio repitan insistentemente que por cada miembro de las FF.AA. que sea víctima de un atentado se fusilarán de inmediato cinco prisioneros marxistas». Se inicia la evacuación de los «prisioneros» de La Moneda, quienes son introducidos a punta de culatazos en dos buses de la Armada que los conducirán al Regimiento Tacna. La mayoría de ellos serán torturados y posteriormente asesinados en Peldehue. (Véase sus nombres en la nota No.3)

16: 30 Ingresan a La Moneda siete detectives de la Brigada de Homicidios, con el propósito de realizar un peritaje forense de los restos de Presidente y del lugar de su muerte. Los peritos de la BH serán posteriormente relevados por personal de la Policía Técnica de Investigaciones.

17: 10 En una camilla de lona y cubiertos con una manta de La Ligua, los restos del Presidente Allende son sacados de La Moneda por la puerta de Morande 80, por bomberos y soldados, e introducidos en una ambulacia del Hospital Militar.

17: 30 El cuerpo sin vida del Presidente Allende llega al Hospital MiIitar.

18: 00 Se inicia el toque de queda en todo el país.

21: 50 Se transmite por La Televisión el bombardeo e incendio de La Moneda.

22: 00 En el Pabellón de Otorrinolaringología del Hospital Militar se da comienzo al examen post mortum de los restos de Allende, ordenado por Pinochet, en presencia de numerosos oficiales curiosos. Los informes forenses y balísticos, así como las conclusiones de dicho examen, no serán nunca reveladas por los golpistas. Recién en el 2002, es decir, 29 años después del Golpe, estos documentos serán sacados a la luz por la periodista Mónica González, como anexos a su documentado libro sobre el Golpe.

12 de septiembre .

7: 00 El Comandante Sánchez es convocado al Ministerio de Defensa, donde se le ordena acompañar a Hortensia Bussi al entierro secreto de los restos del Presidente.

10: 00 Los restos mortales de Allende son embarcados en un avión DC 3 de la Fuerza Aérea, en el que también viajan Tencha Bussi y el Comandante Sánchez, con rumbo a la Base Aeréa de Quintero.

12: 05 El avión aterriza en la base de Quintero.

12: 25 El vehículo que transporta el ataúd, seguido por un pequeño cortejo, ingresan al Cementerio Santa Inés de Viña del Mar, que se encontraba rodeado de militares armados y en actitud vigilante.

12: 30 Se realiza el entierro secreto del Presidente en el mausoleo de la familia Grove. Solo se encuentran presentes Tencha Bussi, Laura Allende, Eduardo, Patricio y Jaime Grove, además del edecán presidencial, y un gran número de soldados armados.

13: 00 La Junta informa escuetamente al país, por cadena radial, que el Presidente Allende se ha suicidado, y que sus restos serían enterrados en una supuesta «ceremonia privada».

Hermes H. Benítez

Rebelión

NOTAS:

1. Organizar una cronología no es tarea fácil. En primer lugar porque toda cronología se hace, necesariamente, desde un cierto «punto de vista», a partir del cual se selecciona, de manera conciente, o inconciente, la información disponible acerca de cada unas de las fechas y horas en que tuvieron lugar los hechos o acontecimientos allí relatados. En segundo lugar, porque los datos o la información que constituyen la «materia prima» de una cronología, así como la hora en que ellos tuvieron lugar, a veces no quedaron registrados, no son confiables, o constituyen simples estimaciones, hechas por diversos testigos, cercanos o remotos, los que no siempre coinciden. Por ejemplo, en lo que se refiere a la hora de inicio del bombardeo aéreo de La Moneda, el periodista Carlos Jorquera, quien se encontraba dentro del Palacio en el momento en que los aviones Hawker Hunter de la fuerza aérea golpista lanzan los primeros rockets sobre el viejo edificio, indica las 11: 52 como el momento en que esto ocurre. Por su parte, el casi siempre bien informado corresponsal del periódico francés Le Monde, Pierre Kalfon, sostiene que ello tuvo lugar a las 11:58 de la mañana. Mientras que general golpista Mario López Tobar, quien comandó el ataque, afirma que este comenzó poco antes de las 11:30. ¿A quién debemos creerle?

La única forma de poder resolver este tipo de incógnitas es contrastar aquellas horas con las que se indican en cronologías hechas por otros testigos, periodistas, o estudiosos del Golpe del 11 de septiembre, de manera de poder determinar cuál sería la hora más probable en que comenzó el bombardeo de La Moneda. En este caso he recurrido a un artículo de primera plana del diario La Tercera, del 13 de septiembre de 1973 (disponible en Internet), sin nombre del autor, cuyo título es: «15 minutos duró el bombardeo de La Moneda», sin duda escrito por un periodista que fue testigo presencial de los hechos, que allí son descritos con lujo de detalles. De acuerdo con esta fuente, el bombardeo se inició a las 11: 55 horas y terminó a las 12:15 horas, lo que pone al descubierto el error cometido por su propio autor en el título del artículo, porque, si se suma bien, entre la hora de inicio y el fin del bombardeo, no habrían transcurrido 15 minutos, sino 20.

Pero incluso el método utilizado más arriba no es siempre enteramente confiable, porque a veces podría ocurrir que la totalidad de las horas indicadas en las cronologías existentes fueran inexactas, o incorrectas. De allí que no se pueda exigir de esta, ni de ninguna otra cronología, que sea más exacta que lo que permite la «materia prima» a partir de la cual se ha organizado.

2. Véase: Hermes H. Benítez, «Historia y ficción. La universal confusión acerca del fusil AK del Presidente Allende», piensachile.com, 18 de abril de 2015.

3. Aquel día llegaron a La Moneda un total de 109 personas, entre funcionarios de gobierno, periodistas y asesores, ministros, médicos, las dos hijas del Presidente, miembros de la Secretaría de la Presidencia, los edecanes militares, carabineros, detectives y miembros del GAP, la fiel escolta personal de Allende. En el curso de la mañana varias de estas personas debieron salir del Palacio Presidencial, por decisión personal o por petición de aquél; algunas para cumplir tareas de denuncia en el extranjero, como es el caso de Joan Garcés, otras, como Beatriz e Isabel Allende, junto con Verónica Ahumada, y Nancy Jullien, debieron abandonar La Moneda por exigencia de Allende, ante la inminencia del bombardeo de su antiguo edificio por la aviación golpista. Finalmente, se quedaron allí , soportando el bombardeo aéreo, defendiendo al Presidente y su gobierno, un total de 61 personas, de las cuales 20 eran miembros del GAP, 17 detectives, 9 médicos, y 15 asesores y funcionarios.

El primer mártir de la «Batalla de la Moneda» fue el periodista René Olivares Becerra, que se quitó la vida luego del bombardeo aéreo. No deja de sorprender a este autor que hasta el momento no exista en Santiago, ni en ninguna otra ciudad de Chile, una placa o monumento en honor y recuerdo de este fiel amigo de Allende.

En lo referente a la suerte de los 20 miembros del GAP que combatieron en La Moneda, solo cuatro de ellos salvaron con vida, mientras que 16 fueron cobardemente asesinados por los milicos fascistas. Sus nombres son: Antonio Aguirre (29 ), Oscar Avilés (28) años de edad), Manuel Castro (23), Sergio Contreras (40), José Freire (20), Daniel Gutiérrez (25), Reinaldo Lagos (21) , Juan José Montiglio (24), Julio Moreno (24), Osvaldo Ramos(22), Luis Rodríguez (26), Jaime Sotelo (33), Julio Tapia (24), Daniel Urrutia (21), Enrique Valladares (23), y Alejandro Vargas (23). El segundo de esta lista, es decir, Oscar Avilés, en realidad no era miembro del GAP, sino un obrero municipal que por puro valor, dignidad y consecuencia ingresó aquella mañana al Palacio Presidencial para defender con las armas al Presidente y su gobierno, lo que pagaría con su sangre y vida. Avilés fue postumamente honrado por los sobrevivientes de la escolta del Presidente, al ser declarado «Miembro Honorario del GAP», en justo reconocimiento a su valor, lealtad y sacrificio final. Sobre este auténtico héroe popular, véase el anexo No. 6 de mi libro: Las muertes de Salvador Allende, tantas veces citado.

Los nombres de aquellos 11 GAPs que intentaron ingresar al Palacio sitiado junto con la Payita, la mañana del Golpe, con el fin de unirse a sus defensores, pero que fueron apresados por carabineros, son los siguientes: Domingo Blanco Tarrés (21 años de edad), José Carreño Calderón (19), Carlos Cruz Zabala (30), Pedro Garcés Portigliani (20), Luis Gamboa Pizarro (19), Gonzalo Jorquera Leyton (27), Oscar Marambio Araya (20), Jorge Orrego González (29), Williams Ramírez Barría (23), Edmundo Montero Salazar (25), y Enrique Roppert Contreras, el hijo mayor de la Payita, (21). Ninguno de ellos salvó con vida; de 7 de ellos se sabe que fueron asesinados en Peldehue, y los 4 restantes se encuentran desaparecidos.

Afortunadamente, ninguno de los funcionarios de Investigaciones resultó muerto, porque los golpistas reconocieron que ellos, como miembros de un cuerpo armado del Estado, habían actuado aquel día en cumplimiento de actos de servicio.

En cuanto a los 9 médicos de La Moneda, 8 sobrevivieron, y varios de ellos han contribuido o participado en libros testimoniales, además de hacer declaraciones que han aportado una serie de importantes detalles acerca de los hechos ocurridos el 11 de septiembre en La Moneda. Me he preguntado muchas veces, ¿cuál habría sido la suerte de aquellos médicos en el momento de ser detenidos, si el ataque al Palacio no hubiera sido comandado por el general Javier Palacios, sino por un fascista fanático y genocida como el general Arellano Stark?

Sin embargo, otros dos médicos no tuvieron la misma suerte: el doctor Eduardo Paredes, que había sido Director de Investigaciones bajo Allende, fue torturado y asesinado en Peldehue. Corrió la misma suerte el psiquiatra, doctor Enrique París, que también se quedó en el Palacio, por su propia voluntad, aunque no formaba parte del equipo de los 9 médicos antes referidos, sino que era asesor de Educación Superior de la Presidencia.

En lo referente a los 7 asesores, o funcionarios del gobierno, es decir: Jaime Barrios, Daniel Escobar, Enrique Huerta, Claudio Jimeno, Jorge Klein, Ricardo Pincheira y Arsenio Pupin, fueron detenidos en La Moneda, y llevados en camiones al Regimiento Tacna, donde se los torturó y vejó en repetidas oportunidades. Posteriormente todos ellos serían conducidos a la base militar de Peldehue, en Colina, donde fueron fusilados el día 13 de septiembre.

4. Pierre Kalfon, Allende Chili : 1970-1973, Chronique, pág. 265.

5. Allende habla con Debray, Punto Final, Año V – 16 de marzo de 1971 – No. 126, pág. 44.

6. Véase: Hermes H. Benítez, «Las últimas fotos de Allende con vida», piensachile.com, 25 de junio de 2007. Una versión corregida y actualizada de este artículo puede encontrarse entre las páginas 101 y 108 de mi libro Pensando a Allende, que corresponde allí a su capítulo 12.

7. El militante socialista Hernán del Canto, había ocupado el cargo de Secretario General de la Central Unica de Trabajadores (CUT), y fue Ministro del Interior del Presidente Allende.

8. Me apoyo aquí en el artículo de Marco J. Vargas, titulado: «Ultimos discursos del Presidente Allende», piensachile.com, 10 de septiembre de 2015.

9. Véase: Discurso de la Victoria en: Alejandro Witker(editor), Salvador Allende. 1908-1973. Prócer de la liberación nacional, págs. 105 y 110.

10. Alejandra Rojas, et al., Salvador Allende. Una época en Blanco y Negro, pág. 223.

11. Véase: Hermes H. Benítez, «El temple moral del Presidente Allende», piensachile.com, 6 de septiembre de 2013.

12. Véase: Pedro Vuskovic, Una sola lucha, pág. 80. Pedro Vuskovic Bravo nació en 1924, en la ciudad de Antofagasta, después del Golpe emigró a la Ciudad de México, donde falleció en 1993. Militante socialista, fue autor del plan económico implementado por el gobierno de Allende, del cual fuera Ministro de Economía, Fomento y Reconstrucción, entre el 3 de noviembre de 1970 y el 17 de junio de 1972.

13. Discrepo aquí de la hora indicada por Marcos Vargas en la cronología incluída en su artículo antes citado. Al dejar una separación de solo 6 minutos entre el comienzo del Discurso Final (9:10) y la inspección de La Moneda (9:16), Vargas parece no advertir que como el discurso demoró 6 minutos y 25 segundos (consúltese Youtube), Allende no habría tenido ni siquiera el tiempo mínimo necesario para reunir a su gente y salir a recorrer el Palacio.

14. Véase, Hermes H. Benítez, «¿Quiénes fueron los pilotos golpistas que bombardearon La Moneda el 11 de septiembre?» El Clarín de Chile, 24 de mayo de 2011. En un artículo publicado en El Mostrador del día 6 de julio de 2011, bajo el título de «Estos pilotos bombardearon La Moneda», el escritor y biógrafo de Allende, Eduardo Labarca, coincide casi enteramente con- migo en los nombres de los pilotos golpistas de la FACH.

En la historia de latinoamérica La Moneda no ha sido el primer, o único, palacio presidencial bombardeado por la fuerza aérea de su propio país. La mañana del 16 de junio de 1955 la Fuerza Aérea Argentina cañoneó y bombardeó la casa de gobierno. Como lo relata un testigo de los hechos: «La primera ola de aviones giró justo sobre nuestras cabezas, y continuó avanzando entre Rivadavia y la Avenida de Mayo, mientras sus cañones disparaban sobre la Casa Rosada. Pudimos ver otros aviones volando sobre el Río de la Plata, lanzados en picada sobre la Plaza descargando sus bombas. Fue un ataque criminal sobre calles atiborradas de autos y peatones, jubilados alimentando las palomas en la plaza, y niños jugando sobre el pasto. Hombres y mujeres escaparon aterrorizados, arrastrando sus niños, tratando de escapar del epicentro del crímen. Justo al volver al hostal, a escuchar la radio, un segundo escuadrón algo más pequeño apareció y reinició el ataque. Ya sobre el techo del hostal pudimos ver la batalla en su pleno desarrollo. Pero ahora el ejército leal al Presidente había instalado cañones antiaéreos y estaba constestando el fuego. … Un par de horas más tarde, un tercer grupo de aviones rezagados, tres aviones caza viniendo del oeste, volvieron a bombardear sus tres blancos, antes de volar sobre el río, en dirección a Montevideo. … Nunca supimos cuanta gente murió en aquel ataque, aunque fueron cientos». Ciro Bustos. Che wants to see you, págs 9 y 10.

15. Véase, especialmente, el epílogo de mi libro Las muertes de Salvador Allende, antes citado.

16. Véase: Patricia Verdugo, Interferencia secreta. 11 de septiembre de 1973, pág. 143.

Escritos citados y consultados :

Allende habla con Debray , Santiago, Punto Final, Año V – 16 de marzo de 1971 – No. 126. La versión en inglés lleva por título: Régis Debray. The Chilean Revolution. Conversations with Allende. New York: Pantheon Books, 1971.

Allende. Cien Miradas , Documento Especial, La Nación, 2008.

Mario Amorós, Compañero Presidente. Salvador Allende, una vida por la democracia y el socialismo, Valencia, Universitat de Valencia, 2008.

Jorge Arrate, Eduardo Rojas, Memoria de la Izquierda Chilena, Tomo II (1970-2000), Santiago, Javier Vergara Editor/Grupo Z, 2003.

Hermes H. Benítez, «Comentario acerca del discurso final de Allende», piensachile.com, 11 de septiembre de 2006.

………………………., Las muertes de Salvador Allende, Santiago, Ril editores, 2009.

………………………., Pensando a Allende. Escritos interpretativos y de investigación, Santiago,

Ril editores, 2013.

………………………, «El temple moral del Presidente Allende», piensachile.com, 6 de septiembre de 2013.

………………………., «Historia y ficción. La Universal confusión acerca del fusil AK del Presidente Allende», piensachile.com, 18 de abril del 2015.

Ciro Bustos, Che wants to see you, The Untold Story of Che Guevara, New York: Verso, 2013. Primera edición: El Che quiere verte, Javier Vergara editor, 2007.

Ascanio Cavallo y Margarita Serrano, Golpe. 11 de Septiembre de 1973, Santiago, Aguilar Chilena de Ediciones, 2003. En una de sus páginas se nos recuerda que para Eduardo Frei Montalva el Golpe, habría sido «necesario e inevitable». Véase: págs. 121 y 184.

Nathaniel Davis, The Last Two Years of Salvador Allende, Ithaca: Cornell University Press, 1985. Hay una edición castellana de Plaza y Janés: Los últimos dos años de Salvador Allende, 1986.

Joan E. Garcés, Allende y la experiencia chilena. Las armas de la política, Santiago, Ediciones BAT, 1990.

Manuel Antonio Garretón, «Drama y legado de Salvador Allende», Revista Mensaje, No. 322, septiembre 1983.

Ignacio González Camus, El día en que murió Allende, Santiago, CESOC, Ediciones Chile y América, 1988.

Mónica González, Chile. La conjura. Los mil y un días del Golpe, Santiago, Ediciones B, 2000.

Pierre Kalfon, Allende. Chili: 1970-1973, Chronique, Biarritz, Atlantica, 1998. Existe una edición castellana, de la Editorial Foca, de este importante libro.

Eduardo Labarca, Salvador Allende. Biografía sentimental. Edición ampliada y definitiva, Santiago, Catalonia, 2014.

Gonzalo Martínez Corbalá, Instantes de Decisión, Chile 1972-1973. Grijalbo, México D.F., 1998.

General(R) Mario López Tobar, El 11 en la mira de un Hawker Hunter. Las Operaciones y blancos aéreos de septiembre de 1973, Santiago, Editorial Sudamericana, 1999.

Tomás Moulian, Conversación interrumpida con Allende, LOM Editores/Universidad ARCIS, s/f. Estimamos que este iluminador libro debe haber sido publicado en 1998.

………………….., «Compañero presidente Salvador Allende», Le Monde Diplomatique, Sept. 2003, págs. 6 y 7.

Patricio Quiroga Z., Compañeros. El GAP: la escolta de Allende, Santiago, Aguilar Chilena de Ediciones, 2001.

Alejandra Rojas, Una época en blanco y negro (Edición de Fernando García y Oscar Soto), El País/Aguilar, Buenos Aires, 1998.

Paz Rojas, Viviana Uribe, et al, Páginas en blanco. El 11 de septiembre en La Moneda, Santiago de Chile, Ediciones B, 2001.

Oscar Soto G., El último día de Salvador Allende, Santiago, Aguilar chilena de Ediciones, 1999.

……………., Allende en el recuerdo, Madrid, Sílex ediciones, 2013.

Marcos J. Vargas, «Ultimos discursos del Presidente Allende», piensachile, 10 de septiembre de 2015.

Diana Veneros, Allende. Un ensayo psicobiográfico, Santiago, Editorial Sudamericana, 2003.

Patricia Verdugo, Allende. Cómo la Casa Blanca provocó su muerte, Santiago, Catalonia, 2003.

……………………, Interferencia secreta, 11 de septiembre de 1973, Santiago, Editorial Sudameri- cana Chilena, 1998.

José M. Vergara, Florencia Varas, Coup! Allende’s Last Day, New York, Stein and Day, Publishers, 1975. Fue publicado originalmente en Castellano.

Pedro Vuskovic, Una sola lucha, México D.F., Editorial Nuestro Tiempo, 1978.

Alejandro Witker (Editor), Salvador Allende 1908-1973. Prócer de la Liberación Nacional, México, D. F., Universidad Nacional Autónoma de México, 1980.

Videos

Patricio Henríquez, Documental: El Ultimo combate de Salvador Allende, Le Monde Diplomatique, Macumba, 1998, VHS.

Patricio Guzmán, Documental: Salvador Allende. La caída de un Presidente, 2004, DVD.

Fuego Cruzado, Historia de un incendio realizado , Youtube CA, CBS.

El 11 íntimo, Bomberos y el incendio en La Moneda , You tube CA, CBS

Fusil contra fusil,fusil contra fusil...



El Fantasma del comunismo...


Mi padre, hijo de una jornalera agricola y un carretero de finca...dice que solamente contaba con 11 años, cuando en el fragor de los combates del levantamiento obrero-campesino de 1932, llega su madre y le dice:

--Venite cipote que a tu tata lo van a fusilar...

Agarrandolo de la mano y apresuradamente se dirigieron al lugar.
Entre cafetales se abrieron paso y sigilosamente llegaron hasta donde habian pelado un tramo de cafetal y en los horcones de cafetos tenian amarrados a una docena de hombres frente al pelotón de fusilamiento...



Se decia que la dueña de la finca, para no pagarles el salario y aprovechando los acontecimientos que a nivel nacional se suscitaban, les acusó de comunistas y ordenó su fusilamiento...

Porque el color de la sangre jamás se olvida!!


Era el año 1973 (Ciudad Delgado) :


Yo era un cipote de 15 años, tenia un amigo de mi misma edad llamado Carlos y juntos soliamos visitar a una tia de éste, que vivia en una colonia vecina y la cual tenia un pequeño terreno rodeado de fincas y por lo tanto con muchos arboles frutales, a saber:

Mango de leche,manila y otras variedades asi como aceitunas,caimitos,tiguilotes,tapaculos,papaturros ,zapotillos,zunzas,guanabas,guayabas,paternas, una gran variedad.

San salvador de ese entonces era una ciudad pequeña de un radio no mucho mayor de 10 kilómetros y su periferia era semi urbana, rodeado de muchos cantones de calles polvosas, con sus tipicos rios y pozos de agua, muchas fincas y quebradas.



Para llegar a la "Colonia San Pedro", que era donde vivia la tia de mi amigo, habia que caminar por la linea ferrea, un dia de tantos nos dirigiamos a ese lugar, cuando nos sobrepasaron dos vendedores de colchas (la linea ferrea era utilizada por muchos vecinos y comerciantes para acortar distancias).



Habian éstos entrado en un callejón, y nosotros les seguiamos como a una distancia de 25 metros ya que nos entreteniamos por ir jugando a quién aguantaba más tiempo caminando en un solo " rail".



De repente se escuchó una fuerte balacera, eran los dos hombres vendedores de colchas, quienes se habian topado con una patrulla de la Policia de Hacienda(PH).



Las balas nos asustaron poco, ya que de algúna manera estábamos acostumbrados, habiamos conocido de una guerra "del futbol" (1969) y para entonces, cuando las patrullas de soldados pasaban por el lugar se daban algúnas escaramuzas, de alguien que desde algúna loma salia a dispararles uno que otro tirito.

Cuando nos repusimos de la sorpresa, corrimos hacia el lugar desde donde venian la balas, pero nos topamos con una mujer que corria despaborida e histérica.

- !! Para donde van, cipotes
!! ? .

Gritó ésta, "que no ven que unos hombres se acaban de agarrar a balazos con la policia?"

Haciendo caso omizo, seguimos corriendo hacia el lugar del enfrentamiento, cuando un "PH" con cara pálida y las patas que no dejaban de temblarle, al vernos recuperó el color y nos gritó amenazante con el fusil, !! regresen cipotes !!.
Pero alcanzamos a ver los cuerpos tirados, de los "vendedores de colchas" junto al de varios policias.

Años más tarde, y cuando las acciones de la guerrilla urbana se hicieron populares, supe que aquellos vendedores de colcha no eran sino dos cuadros de dirección del Comando Central de Las Fuerzas Populares de Liberación (FPL).

Alli, cayeron combatiendo Ernesto Morales y Dimas Alas.


Ernesto Morales y Dimas Alas


Un voto, para cambiar la realidad


El 20 febrero de 1977, en las últimas horas de emitir el voto,grupos de matones del partido oficial(PCN),llegaron practicamente tomando por asalto las mesas receptoras de votos.
Inmediatamente se giró la orientación de salir a la calle a arengar a la población e informarla del fraude que estaba en marcha.

Expontáneamente, miles de gentes se aglutinaron en la plaza central de Ciudad Delgado, nosotros organizamos a la gente en columnas que indignadas y resueltas aceptaron nuestra conducción con rumbo al centro de la capital.

Nos dirigimos hacia el local central del Partido Demócrata Cristiano(PDC),el que junto al Movimiento Nacional Revolucionario(MNR)y la Unión Democrática Nacionalista(UDN),conformaban la gran coalición electoral, Unión Nacional Opositora(UNO).

Habiamos logrado imprimirle una concepción diferente al proceso electoral,logramos que esta coalición acompañara al movimiento revolucionario en su enfrentamiento abierto con la dictadura.

La expontaneidad de la población y principalmente su decisión de lucha y de defensa no solo de su derecho al voto sino del triunfo que la fórmula de opocisión con toda seguridad habian logrado, se habia generado en los cuatro puntos cardinales del pais y principalmente, ciudad capital y aquél local del PDC resultó pequeño y alli se decidió dirigirnos a la Plaza Libertad.


Dirigentes y correligionarios nos fundimos en un contingente de avanzada del pueblo y creamos una coyuntura de afrenta abierta y decidida.

En los dias posteriores, miles y miles de simpatizantes y militantes de los diferentes partidos, organizamos nuestra presencia y disciplina en aquella plaza, a tal grado que en una semana cambió su caracter y se denominó toma y tribuna de denuncia de todas las injusticias que a diario se daban a lo largo de la campiña salvadoreña.

Foto

Ocho dias más tarde de lucha y solidaridad de todos los sectores de la población, la oligarquia y la dictadura no toleraban aquella esfervecencia que poco a poco se iba tornando revolucionaria.

Ernesto Claramount y Morales Erlich, candidatos a la presidencia y vicepresidencia respectivamente, estubieron en la primera linea de afrenta.

Aquél 28 de febrero, a primeras horas del dia aparecieron las tanquetas seguidas de contingentes convinadas de los diferentes cuerpos policiales y arremetieron a sangre y fuego contra la población que valientemente hacia valer y reclamaba sus derechos constitucionales.
Nos redujeron militarmente, nos masacraron,nos capturaron,torturaron y desaparecieron...
A primeras horas de la mañana, grupos de pueblo se reunian y protestaban contra los retenes que cerraban el paso hacia la plaza.
Aquél dia y aquella masacre se convirtió en un punto de partida hacia una nueva fase de la lucha del pueblo...

En la prensa burguesa se leia:

-- Turbas atacan con piedras y garrotes el edificio de La Prensa Gráfica y causan daños a la parte frontal. Logran entrar a la primera planta y prenden fuego a la rotativa, que fue controlada por los empleados.

-- Fue disuelta por la Policia Nacional la concentración de protesta por fraude en las elecciones, situada en el Parque Libertad, Vehiculos y negocios fueron quemados por las turbas.

-- Decretan Estado de Sitio debido a las circunstancias politicas y el desquiciamiento del orden constitucional. El coronel Claramount sale del pais hacia Costa Rica, luego de escoger una de las tres alternativas que le dieron las autoridades militares.





Foto

El B.P.R. y la G.N.


Era el año de 1977, para el primero de Mayo, el Bloque Popular Revolucionario (BPR) habia convocado para una manifestación, (Punto de reunión Parque Cuscatlán), por esos dias la situación estaba tensa. Recién se habia burlado la voluntad del pueblo con el resultado fraudulento de las elecciones del 20 de Marzo y de las cuales saliera "electo" el Gral. Carlos Humberto Romero, como resultado del descontento de las masas la Unión Nacional Opositora (UNO), convoca al pueblo a protestar en la Plaza Libertad.

El centro de San Salvador, "ardia en llamas" acciones de protestas, quemas de buses.
Las masas enardecidas, atacan y se toman las instalaciones de La Prensa Gráfica y le dan fuego,como respuesta a este periódico que junto al Diario de Hoy orquestaban una campaña de desinformación, secundando a la dictadura.

El centro de San Salvador, era un campo de batalla, la Plaza Libertad, habia sido desalojada violentamenta por fuerzas combinadas de la Guardia Nacional y La Policia de Hacienda y Nacional. El candidato de la opocisión, el coronel Ernesto Claramount, fué capturado y enviado al exilio hacia Costa Rica.

Se implanta el Estado de Sitio en todo el pais,se desata la persecusión y allanamiento de la vivienda de todos los dirigentes y sospechosos de participar en la opocisión.

http://eltorogoz.net/1975a.jpg

Aquel Primero de Mayo, me dirigi hacia el punto de concentración para asistir a la manifestación, pero las cercanias del Parque Cuscatlán,habian sido sercadas por fuerzas policiales, se hablaba de un enfrentamiento a primeras horas del dia, las calles estaban desoladas en las proximidades, pero de tres a cuatro cuadras de ahi, se veian grupos de "curiosos" merodiando o parados en las esquinas.

Algunos, venciendo el temor tratabamos de romper el cerco policial, con una pareja que se dirigia al Hospital Rosales, nos fuimos de los Almacenes Simán, bordeando el Parque Bolivar que también estaba militarizado.

A la altura de los talleres Didea, nos detubo un retén policial y cuando la pareja le contestaron que se dirigian al Hospital Rosales, nos desviaron hacia el Norte con rumbo al Seguro Social, serca de la parte norte del Rosales nos disolvimos entre una multitud que venia sobre la 25a., desde la Universidad Nacional con rumbo al Parque Cuscatlán.

Estos se mostraban resueltos a romper el cerco a como diera lugar, ya que se hablaba de muertos y heridos en el Cuscatlán.
Sobre la esquina de la calle Arce y la 25a. nos topamos con los esbirros que con camiones y tanquetas bloqueaban el paso.

Al principio, de ambos lados se tiraban putiadas pero luego se caldearon los ánimos y empezaron a sonar los "plomazos" pero al contrario de otras ocasiones del lado del pueblo tambien sonaba el traqueteo, y no todo mundo se corrió.
Al ver a los primeros caidos me acuerdo de una imagen que me impactó, se trataba de un viejecito de aspecto campesino, que junto a su joven hijo iban en abanzada sin mostrar miedo alguno por el enfrentamiento

Estos avanzaban pegados a la pared del Rosales, cuando una pareja de Guardias se les aproximó e inmediatamente uno de estos guardias tomó el G-3 como si fuera a "culatear" al viejito, este en una actitud de pavor se encorvó con su cuerpo y se tiró al suelo como dando una "vuelta de gato" y al quedar bocarriba sobre el pavimento de su alforja habia desenfundado una subametralladora UZI, la cual empezó a disparar, matando en el acto a la pareja de Guardias.

De pelicula verdad?


Luchas laborales,de calle y el recuerdo




Era el año 1979, los trabajadores de la "Constancia" se habian "tomado" las instalaciones de la compañia cervecera, como una medida de presión a la patronal para que les cumplieran entre una serie de demandas la más principal, el reinstalo de algúnos compañeros despedidos.

La situación se habia radicalizado, como producto de la intransigencia de la empresa y de las condiciones sociales y politicas en que vivia la sociedad salvadoreña (situación revolucionara esfervecente) según analistas politicos de aquella época.

Ante la inoperancia del Ministerio de Trabajo y la prepotencia e irracionalidad de las patronales los trabajadores, habian conseguido su afiliación y el apoyo como miembros del Bloque Popular Revolucionario (BPR) y quienes tenian harta experiencia en lucha laboral y callejera.




El gobierno por su parte y en apoyo a los empresarios, habia ordenado la militarización de la zona desde la Terminal de Oriente, hasta el Cine Avenida, de Oriente a Poniente y del "Reloj de Flores" hasta la calle Concepción de Sur a Norte. Como solución a estas "tomas" el gobierno y la patronal como de costumbre, respondia con el desalojo, lo que implicaba que como resultado, al final de todo conflicto laboral habian muertos,capturados y desaparecidos.

Por las noches, La guardia Nacional y La Policia de Hacienda presionaban psicológicamente a los que se encontraban en el interior de las instalaciones, con "rafagas de fusiles G3" al aire y con llamados por altoparlantes para que se entregaran o amenazas de irrupción violenta.

Desde dentro de las instalciones por su parte, los trabajadores también respondian con gritos de "vengan a sacarnos" y consignas combativas para levantarse la moral, estos sabian que "le estaban tocando los huevos al tigre".

La Avenida Independencia, siempre ha sido un area muy concurrida y de movimiento comercial y las instalaciones de La Constancia se encuentran entre centros comerciales muy concurridos de público, el Mercado la "Tiendona", La términal de Oriente y el Mercado "Ex-cuartel".

Junto a un grupo de jóvenes, convencidos de la justeza de la lucha y demandas de los trabajadores y para contrarrestar los objetivos del gobierno y la patronal, que en parte era el aislamiento de los trabajadores dentro de las instalaciones, no fallabamos todos los dias en hacer presencia en los alrededores del lugar sitiado.
Aún y sabiendo que todo aquel que se atreviera a mostrar apoyo de cuaquier indole también corria el riesgo de represalia por parte de las "autoridades".



En las esquinas que conformaban la periferia de la fábrica sitiada, todo era "una fiesta" vendedores de golocinas,curiosos, trabajadoras del sexo que laboran en el area, vendedoras de los mercados que venian en grupos a mostrar su solidaridad a los que se encontraban "en pie de lucha" y una que otra lanzaba una "putiada" a los guardias que hacian posta en actitud amenazante y con cara de pocos amigos.

En fin, grupos de pueblo que con su plantón mostrabamos en forma desafiante nuestro descontento a la forma en que el gobierno y la patronal le buscaba solución a la problemática de los trabajadores.

Foto

Uno de tantos dias, llegaron dos hombres en forma provocadora, gritando que los que se encontraban dentro de las instalaciones solo eran unos "azuzadores" que "enganchaban" a los trabajadores y que al final eran los primeros en correrse.

Prácticamente, venian repitiendo la misma cantaleta que todos los dias leiamos por "La Prensa", "El Diario de Hoy" y los demás medios de prensa que lógicamente estaban en contra de las luchas del pueblo, en cualquiera de sus formas, ya que para estos todo estaba bien, viviamos en democracia.

Al mismo tiempo, del lado de la Constancia apareció un carro-patrulla de la Policia nacional y los dos tipos se dirigieron hacia las "cunetas" en busca de algo con que atacar a los policias, desoyendo los gritos de algúnos que les pedian no provocar, acto seguido, al paso de el carro-patrulla dos piedras de regular tamaño se estrellaron en el vidrio trasero del carro sin que los policias respondieran sino por el contrario siguieron de largo.

Simultáneamente, a nuestras espaldas, del area del Mercado Ex-Cuartel aparecieron dos tanquetas desde las cuales venian disparando a todo lo que se moviera, las apróximadamente doscientas personas que nos encontrabamos ahi empezó un movimiento despaborido hacia todos lados "Salvese quien pueda"(SQP).

Unicamente me acuerdo que como en otras ocasiones, en la desesperada huida, veia cuerpos caer heridos de bala y en lo único que pensaba era en como salvar el pellejo.

Una mescla de cansancio, y aflicción al ver la "posibilidad de muerte" tan de serca se apoderó de mi y sentia los pies como que eran las dos piedras que minutos antes le habian lanzado al carro de la policia los dos provocadores, tratando de encontrar una via de escape corria hacia la Iglesia Concepción cuando de ese rumbo venia hacia mi otra tanqueta, "hasta aqui llegué" fue lo que se me vino a la mente, me detube y levanté las manos en señal de rendición, ya que en aquél callejón estaba "cocinado".

Foto

Con las "boquillas" de los fusiles aún humeando, saliendo por las escotillas de la tanqueta y la cual aminoró la velocidad; pasó frente a mi como en cámara lenta, los ojos de los guardias puestos en mi y los mios puestos en ellos fijamente, se fueron de largo, desconcertado segui caminando y recuperando mi color de pálido a moreno.

En la radio y los noticieros televisados, las noticias eran las de todos los dias, "Grupos de revoltosos fuertemente armados, se habian enfrentado a la policia en los alrededores de la Constancia, con resultado de muertos y heridos por parte de los "facinerosos" sin reportes de muertos o heridos por parte de la policia", en los locales sindicales y en la iglesia Catedral se hacian preparativos para velar y luego enterrar a los caidos...



Manuel "Metropolitana" Guevara

'' y sepan que sólo muero
si ustedes van aflojando
porque el que murió peleando
vive en cada compañero".


Manuel "Metropolitana" era un niño de quince años con el cuál habiamos crecido juntos en el barrio, pero para 1979, a su corta edad ya queria ser hombre, queria tomar la cosa "en serio".
En las calles de San Salvador, dia a dia, cualquier niño podia probar su "mayoria de edad", los más despiadados y brutales cuerpos policiales y sus prácticas terroristas estaban a la orden del dia.

Tomar la decisión de salir a manifestarse en contra de la injusticia gubernamental era la antesala de la muerte, la muerte, que por aquellos dias era lo mejor que podia sucederle a salvadoreño alguno, lo peor era ir a parar a la cárcel, que era lo mismo que desaparecer, sucumbir en las ergastulas de la Guardia Nacional o Policia de Haciendo o Policia Nacional.

Aquel primero de Mayo habia participado junto al Bloque Popular Revolucionario (BPR), en la manifestación y fué tanta su emoción que se subió a lo alto de la torre de la iglesia "El rosario" pero no a sonar las campanas como casi siempre sucedia; sino a algo más importante para él, enarbolar la bandera roji-amarilla del BPR.

En aquél momento, él ya se estaba perfilando como futuro combatiente y dirigente de las huestes que conducirian al pueblo hacia su victoria sobre sus eternos opresores.
Ocho dias más tarde y después de una semana de largas jornadas de lucha caia abatido cobardemente por las hordas asesinas de la Policia nacional.

Los masacraron, en las gradas de la iglesia "Catedral", 15 compañeros cayeron con él, yo se lo adverti, cuando lo vi triunfante y glorioso en las alturas de la torre de la iglesia donde una vez habian masacrado a otros guerreros del pueblo,"No la tomes tan a la ligera' toma tus medidas", "no te dés mucho color" pero él era un osado, un guerrillero, un soldado del pueblo, nato.



Fué muy duro para mi, ser él que tenia que dar la noticia a su familia, su hermana me adivinó en el rostro, -¡fué él! me preguntó, y soltó en llanto, yo ya lo habia llorado, pero lloré una ves más por el hermano caido y por la madre, era 9 de mayo, que regalo le habia dado la dictadura a aquellas madres y al pueblo una masacre más..



Los Escuadrones de la Muerte

Cuando hablamos o nos referimos a Los Escuadrones de la Muerte, ciertamente y con razón, pensamos en lo peor, pero al detenernos a recordar o analizar, nos damos cuenta que en realidad, sus miembros eran, nuestros vecinos, amigos y en
algunos casos hasta parientes...



En Ciudad Delgado (1979), un año crucial y
terrible, de mucho terror y muerte, en el pasaje de la colonia donde vivia, un vecino (por cierto "chalateco",en toda la década del setenta se habia dado un éxodo del interior del pais hacia las principales ciudades), le dice a uno de mis hermanos:

-- Tengan cuidado, porque dicen que esta noche vienen a sacar a unos de este pasaje, noticia o advertencia que particularmente me pareció sospechosa, en cuanto a porqué, se la hacia directamente a mi hermano.

Asesinatos en masa, y selectivos, desde luego era cosa de todos los dias en San Salvador y otras ciudades del pais, pero nosotros, tomamos nuestras precauciones, los Escuadrones de la Muerte, como todos sabemos, eran grupos paramilitares, apéndice del ejército nacional y los cuerpos policiales, fuertemente armados y con conocimiento y entrenamiento militar.
Yo, como parte de una célula gerrillera urbana,solamente contaba con un revolver 38 "smith and wesson", pero preparamos nuestro plan de defensa y ataque, reforzados por morteros pirotécnicos con mecha corta, forrados con "grapas" para cerco y otros objetos de metal, potentes, eso si, para repeler cualquier ataque...




Dias y noches de vigilancia...


Nuestro vecino de enfrente, habia participado en la "gerra del futbol", y diez años después trabajaba como motorista
del Ministerio de Obras Públicas(MOP), durante la guerra contra Honduras, él mismo nos contaba que se habia encargado de acarrear, todas las cosas materiales
que los oficiales saqueaban de Honduras y las traian para El Salvador.



Cuando la guerra sucia, lo utilizaban para ir a acarrear cadaveres e irlos a aventar a los barrancos y carreteras.


Uno de tantos dias de vigilia nocturna, vi cuando al
pasaje entró una "cherokee" famosas camionetas, de grupos de exterminio social, me agazapé en el cerco de la casa, que quedaba en alto en comparación con la de nuestro vecino y revólver y el culo en mano, escuché, cuando le exigian que tenia que salir con ellos, pero aquél hombre, nuestro vecino, muy apreciado por el vecindiario, se negaba, y que no, que no voy, que esta ves
no...

Hasta que un dia, llegaron a matarlo, lo acribillaron junto a su hijo...

http://eltorogoz.net/Album21.jpg


La letania de los poderosos

Tu tienes la culpa, tu, tu eres culpable, ya me cansastes
te metistes a redentor, tu te marcastes, voy a acabarte
quieres todo para todos y has olvidado mis intereses
y al defender a estos pobres no te has fijado cuanto me ofendes.

Los soldados me defienden porque sus sueldos los pago yo
la paz debe conservarse, seguiré siendo, lo que ahora soy.

Que harán los pobres obreros sin el trabajo que yo les doy
bayanse a mover la fábrica y no protesten por lo que soy
Y aunque es cierto que me quedo con buena parte de tu trabajo tu has de quedarte callado, porque yo mando, yo soy el amo.

Tienes un pueblo tranquilo, de que te quejas obrero pobre si el salario no te alcanza todo es muy fácil, trabaja doble.

La policia está en mis manos, si alguien me cansa puedo golpearlo hasta inventando motivos, haciendo cargos, encarcelarlo estudiantes a sus estudios, que los rectores, caros me salen
les pago para que aplaquen todos sus gritos de libertades.

No quiero más revoltozos en esta tierra que es para mi
mi dinero compra leyes, gobernadores, pues es de aqui

Sacerdotes, hacer sus misas, prediquen todo por la pobreza
mientras yo siga ganando, tendrán limosnas de recompenza
la prensa también es mia, yo la manejo, la patrocino
y puedo con esta fuerza tener al pueblo siempre dormido.

Viva el amor y la paz, vivan las instituciones
reynaré con mi dinero en este pueblo sin pantalones.

Viva el amor y la paz, vivan las instituciones
reynaré con mi dinero en este pueblo sin pantalones.



1979, fue un año de mucha convulsión politica y laboral. Organizaciones guerrilleras tenian en su poder a muchos oligarcas, entre las exigencias para su liberación, incorporaban la solución a demandas de trabajadores en huelga, enfrentamientos armados en las principales ciudades del pais,tomas de sedes diplomáticas, fábricas,etc. con sus respectivos desalojos violentos por parte de los cuerpos policiales.

Por aquellos dias me encontraba trabajando en una fábrica de productos plásticos del area de la Terminal de Occidente.

Dicha fábrica estaba dividida en tres secciones; - metal, que consistia en la fabricación de moldes y troqueles, - Plástico, era donde operaban las maquinas de inyección de plástico para la fabricación de toda clase de productos plásticos,guacales, vasos, sandalias, juguetes,etc... y la sección de mujeres, que eran quienes se encargaban del acabado y empacado, de los productos.

Al igual que la mayoria de los trabajadores del pais, también nosotros necesitabamos mejoras salariales y de las condiciones de trabajo.

En la sección de metal, se trabajaba de lunes a sabado, contrario a las otras secciones donde las máquinas no paraban de producir y para lo cual incluso habian otros turnos incluido el nocturno.

Un dia lunes, nos sorprendió la acción de "toma" por parte de los trabajadores de la sección de plástico, quienes desde la noche del Domingo habian colocado mantas con leyendas reivindicativas y bloqueado todas las vias de acceso hacia esta sección.

En la sección que yo trabajaba estaban ubicadas las oficinas administrativas y su personal habia llegado más temprano que de costumbre dada la situación.
Era evidente el nerviosismo de estos que con pistola al cinto y mirada amenazante se paseaban desesperados y "cuchicheaban" entre ellos como conspirando.

Como a las nueve de la mañana, el Gerente General, llamó a una reunión del personal que nos encontrabamos tratando de inyectarle una "normalidad" a nuestra actividad.

Probablemente, estos no aguantaron, nuestro silencio y nuestras miradas condenatorias hacia su actitud.
Estos plantearon en la reunión que eligieramos una comisión negociadora y amenazaban con un desalojo por parte de la policia.

Nosotros sabiamos muy bien que al hablar de desalojo estaban diciendo, muertos,capturados, heridos, etc.
En realidad nosotros eramos ajenos a aquella acción de nuestros hermanos trabajadores ya que estos no coordinaron con las otras dos secciones, pero desde luego,esto no lo podian creer nuestros patrones.

Se nos dijo que trataramos de contactar a los dirigentes de la toma y que una vez formada la comisión subieramos a la oficina. Cuando el gerente terminó su exposición nadie hizo comentario alguno y esto lo sacó de quicio, empezando a gritar de forma histérica, que los dirigentes eran unos cobardes, que el resto de trabajadores eramos unos "tontos útiles ", toda la alharaca que se escuchaba y leia en los medios de prensa de la derecha pro-patronal.

Yo pedi la palabra, solicitando en primer lugar mantener la cordura, que no era necesario que de parte de ellos andubieran blandiendo sus armas, que nosotros no estabamos armados.
Les reclamé, que porque hasta ahora estaban ellos prometiendo mejoras salariales y condiciones laborales cuando muy bien sabian que esas eran reivindicaciones justas y necesarias.

En realidad, nosotros en ese lugar no estabamos sindicalizados,aunque muchos estabamos afiliados a organizaciones populares y guerrilleras y de ahi nuestra solidaridad con los trabajadores de la sección tomada. Los organizadores de la toma se negaron en primer momento a cualquier contacto y los trabajadores de mi sección unánimemente me señalaron como su representante, creo que fue por la forma en que hice mi planteamiento ante la gerencia y porque era muy popular en la planta.

Desde luego, esto provocó la ira de la patronal, quienes ya tenian sus candidatos para conformar la comisión negociadora (estos eran unos "sobaleba" de aquellos que nunca faltan en todas partes).
Ante la negativa de la patronal a aceptar mi representatividad las pocisiones se radicalizaron y los compañeros de nuestra sección optaron por, tambien bloquear las entradas de las instalaciones y planear la defenza y vias de escape en caso de incursión policial.

Fue algo expontáneo, pero como muchos eramos experimentados luchadores callejeros, actuamos en ese momento, como si se tratara de una acción bien planificada.

Los trabajadores de la fábrica contigua, también estaban en huelga combativa ya hacia varias semanas y eso ayudaba a que nosotros dieramos una respuesta contundente ya que en la zona se respiraba un ambiente subversivo-laboral.

Al final, el conflicto aunque empezó violento, se resolvió de la mejor manera, pero como ya se los habia anunciado a mis compañeros, la patronal trataria de descabezar aquel movimiento.
Algunos dias más tarde se me acercó el dueño de la fábrica, como supervisando mi trabajo y me hizo unos señalamientos de falta de calidad, yo siempre me he jactado de estar entre los mejores donde quiera que he trabajado y ante aquellas acusaciones infundadas le respondi que el único que podia señalarme faltas o deficiencia, era el jefe del taller ya que era él quien estaba al tanto de la calidad del trabajo en la planta y de la capacidad o no de cada trabajador.

Como esta fue una discusión pública y bochornoza para él me citó a la oficina, anunciandome mi liquidación.
El resto del personal no podia hacer nada en contra de mi injusto despido,el cual era parte de una cadena de despidos que se vinieron dando despues de el incidente de la toma de las instalaciones.

La patronal no nos perdonaria el haberle arrancado mejoras en beneficio de los trabajadores y ante las amenazas y despidos injustificados el Ministerio de Trabajo era un ente inoperante...





30 de marzo de 1980

Al igual que miles de miles de personas movidos por la indignación y rabia por el sacrilego crimen que la dictadura militar y los grupos de poder habian cometido en la humanidad de Monseñor Romero, me encontraba en la esquina de lo que antes era el Banco Hipotecario.

Toda la Plaza Gerardo Barrios (hoy Plaza Civica), se encontraba topada de bote a bote, no cabia una aguja...
Empezaron a sonar los estruendos de bombas colocadas en los edificios que rodeaban la plaza y se escucharon disparos simultaneamente procedentes del Palacio Nacional, donde desde tempranas horas se habian visto guardias y policias.





Como reacción lógica, la gente empezó a correr despavorida, me paré en el medio de la calle para tratar de orientar a la multitud en desvandada...

-- No corran,no corran, peguense a la pared.

Les gritaba, pero los bombasos seguian sonando...
De repente, un tipo se saca la pistola del cinto y me apuntó, por unos segundos los dos nos miramos fijamente, él me seguia apuntando pero sin disparar y yo que no salia de mi sorpresa, ya que no sabia de quien se trababa.

De repente de una camioneta se bajaron unos compas, que desembolsando armas largas, se dirigieron hacia mi y uno de ellos pasandome un arma me pidió que le siguiera. El tipo que me apuntaba reaccionó, se guardó el arma y se unió a la desvandada...



De la calle que del "Parque Libertad", conduce a esta Plaza, venian desplazandose unidades de la Policia Nacional, decidimos entonces bloquear el acceso y esperarlos dando protección a la gente para que evacuara aquél escenario caótico...




Mambrú se fué a la guerra...

Cuando muchos jóvenes le dijeron a sus padres que habian tomado la decisión de irse a la montaña, hasta los hombres más concientes vacilaron en aprobar o desaprobar aquella decisión.

Aunque éstos (los jóvenes) sabian que era la decisión correcta; "prefiero morir peliando con un fusil en la mano a que me vengan a sacar de mi casa como a un garrobo" solian escuchar los padres sin tener un argumento convincente que anulara o retardara aquella decisión.

Los viejos, sabian que sus hijos se habian hecho hombres y mujeres maduro/as, era la historia la que les llamaba.

Los ricos de El Salvador, sus cuerpos policiales represivos y su Fuerza Armada se estaban ensañando con el pueblo, la muerte, la tortura y el desaparecimiento forzado estaban a la orden del dia.

Las masacres en su mayoria de jóvenes era cosa de todos los dias, algúnos habian aprendido técnicas de inteligencia y contrainteligencia,de chequeo y contrachequeo, maestros del combate callejero, de la emboscada urbana y de esta manera evadian la muerte, pero eso no era suficiente el pueblo estaba en desventaja.

Pero,en el ambiente se podia adivinar que algo más serio se acercaba.

Los sectores de poder estaban desesperados, ni los Escuadrones de la Muerte con su baño de sangre lograban contener el descontento popular y decisión de lucha.
El pueblo hacia su "gran escuela de lucha" a travéz de tomas de iglesias,fábricas,escuelas,edificios públicos,radio emisoras,etc.

Y en la campiña ya habia gérminado la semilla de un ejército del pueblo que se aprestaba a recibir a todo aquel que estubiera dispuesto a combatir y derrotar a la dictadura incorporandose a la lucha armada.

Su "bautismo de fuego" lo tubo el 10 de Enero de 1981 con el lanzamiento de la primera gran ofensiva guerrillera que conociera El Salvador.

En 1932, se dió la más grande insurrección armada de America Latina pero que fué aplastada por la supremasia militar del ejército de la dictadura de Máximiliano Hernandes Martines, quien pasado el levantamiento mandó a asesinar a más de 30 mil salvadoreños acusandolos de ser comunistas.


Pero para los años ochentas las cosas habian cambiado mucho...

En 1982, ya se hablaba de acciones de gran embergadura, ataques y aniquilación de guarniciones enemigas, maniobras militares que realizaban grandes contingentes de combatientes guerrilleros.
Ya se hablaba de retaguardia estratégica, de brigadas y batallones, de columnas y milicias, de zonas liberadas, de poder popular, se hablaba de hombre nuevo.

Y asi fué, en el norte del pais una nueva forma de vida se habia creado,el embrión de una sociedad diferente,regida por hombres y mujeres diferentes.
Los obreros se habian convertido en campesinos y los campesinos en obreros y ambos en intelectuales, una nueva forma de pensar era la que dominaba, aquello era una escuela de filosofia, cada uno era un filósofo, no se dormia pariendo nuevas ideas con las cuales derrotar las del enemigo.

En las ciudades, el resto del pueblo esperaba el momento de volver a tomarse las calles con su protesta y el momento en que los muchachos regresaran convertidos en experimentados guerreros y que vinieran a darle su "merecido" al ejército de la oligarquia.


Foto: Si la montaña no viene a mi...  Me habia quedado descoordinado y el tiempo pasaba y pasaba...Bueno, me dije voy a ir a buscar a los compas.  Temprano en la mañana estaba abordando el bus en la Terminal de Oriente, con rumbo desconocido. Sabia que a menudo se instalaban retenes en el desvio al Cantón San Felipe de San Vicente.  En ruta, se subieron un par de cipotas, las que al pagar el pasaje pidieron al motorista que iban para el desvio a San Felipe.  --Estas son mis guias, me dije  Más adelante se subieron cuatro jóvenes a los que su aspecto los delataba como soldados y se fueron a parar exactamente a la par del asiento que ocupaban las chicas y que estaba ubicado delante de donde yo me habia sentado.  Estos empezaron a bromearlas y tirarles piropos y con sus risas me querian hacer participe. Yo bien serio y ellos que continuaban en su jodarria... No, dije si me ven que no celebro sus payasadas pueden sospechar de mi y empecé a reirme junto a ellos. Llegamos al Puente de Oro. Todos a bajarse:  --Cédula en mano...hombres de este lado y mujeres del otro... Me meto la mano en la bolsa del pantalón para sacar mi cartera.  --No vos no!!, me dijo uno de los jovenes  --Venite, vamos donde el Teniente...  Le segui y me presentó con el que comandaba aquél retén, nos dimos un apretón de mano.  --De quién es esta mochila?, gritó un soldado desde adentro del bus a través de una de las ventanas.  --Es mia, le contesté.  Hizo un gesto y la volvió a colocar en el asiento.  --Todos para arriba, gritón un soldado y una estampida abordó el bus sin mayores incidentes.  Era la hora del relevo y al iniciar su marcha el bus iba en el medio de un comboy militar, camión adelante y camión atrás...  San Felipe!!!, vaya desvios. Gritó el cobrador.  No aqui no me bajo, dije siguiendo mi ruta hacia San Miguel, sin haber encontrado nadie con quien contactarme...  En otra ves será....

Si la montaña no viene a mi...

Me habia quedado descoordinado y el tiempo pasaba y pasaba...Bueno, me dije voy a ir a buscar a los compas.

Temprano en la mañana estaba abordando el bus en la Terminal de Oriente, con rumbo desconocido.

Sabia que a menudo se instalaban retenes en el desvio al Cantón San Felipe de San Vicente.

En ruta, se subieron un par de cipotas, las que al pagar el pasaje pidieron al motorista que iban para el desvio a San Felipe.

--Estas son mis guias, me dije

Más adelante se subieron cuatro jóvenes a los que su aspecto los delataba como soldados y se fueron a parar exactamente a la par del asiento que ocupaban las chicas y que estaba ubicado delante de donde yo me habia sentado.

Estos empezaron a bromearlas y tirarles piropos y con sus risas me querian hacer participe. Yo bien serio y ellos que continuaban en su jodarria...
No, dije si me ven que no celebro sus payasadas pueden sospechar de mi y empecé a reirme junto a ellos.
Llegamos al Puente de Oro. Todos a bajarse:

--Cédula en mano...hombres de este lado y mujeres del otro...
Me meto la mano en la bolsa del pantalón para sacar mi cartera.

--No vos no!!, me dijo uno de los jovenes

--Venite, vamos donde el Teniente...

Le segui y me presentó con el que comandaba aquél retén, nos dimos un apretón de mano.

--De quién es esta mochila?, gritó un soldado desde adentro del bus a través de una de las ventanas.

--Es mia, le contesté.

Hizo un gesto y la volvió a colocar en el asiento.

--Todos para arriba, gritón un soldado y una estampida abordó el bus sin mayores incidentes.

Era la hora del relevo y al iniciar su marcha el bus iba en el medio de un comboy militar, camión adelante y camión atrás...

San Felipe!!!, vaya desvios. Gritó el cobrador.

No aqui no me bajo, dije siguiendo mi ruta hacia San Miguel, sin haber encontrado nadie con quien contactarme...

En otra vez será....


Rumbo al frente...

Aquel 20 de agosto de 1982, a las seis de la mañana me encontraba en las cercanias de la Terminal de Oriente, tal y como unos dias antes me lo habian indicado.
La Terminal de Oriente, cuantos guerrilleros no partieron de esta terminal hacia el norte y oriente del pais rumbo a los frentes de guerra?!!!

A los pocos minutos se detubo un taxi y el compañero desde dentro de éste como pasajero, me hacia señas para que también lo abordara y asi lo hice, el taxi continuó su marcha.

En el radio del taxi, sonaba " Feelin' Blue" de los Creedence:

"Hey, look over yonder out in the rain,
Soakin' wet fever in my brain.
Now, I ain't certain which way to go,
But I got to move, sure.

Feelin' Blue, blue, blue, blue, blue.
Feelin' Blue, blue, blue, blue, blue.
Feelin' Blue, blue, blue, blue, blue.
I'm Feelin' Blue. I'm Feelin' Blue.

Hey, look over yonder behind the wall,
They're closin' in I'm about to fall.
Now I'm no coward, but I ain't no cool
Feel it in my bones, my book is due.

Hey, look over yonder, up in the tree,
There's a rope hangin' just for me.
Without a warnin', without a warnin',
Things are pilin' up to break me down.

Hey, look over yonder, out in the street,
People laughin' by, walkin' easy.
Now, I'm no sinner, but I ain't no saint.
If it's happy, you can say I ain't..."


Escuchando esa canción y moviendo mi cabeza ritmicamente, observaba a través de la ventana del taxi, la gente que indiferente pasaba, los otros vehiculos, los edificios, etcétera.
Adiós mi San Salvador!!, decia yo, despidiendome de la ciudad que me vió nacer, crecer y luchar. Quizá nunca más te volveré a ver.
Al entrar al túnel oscuro del boulebar del ejército me percaté que, practicamente me habia dormido en el pensamiento.
El taxi hizo un giro hacia la derecha y entró al Aeropuerto Militar de Ilopango, un posta nos detubo y nos pidió que si podiamos mostrarle las maletas, era un chequeo rutinario.

-- Traen armas? nos preguntó.

A lo cual desde luego respondimos negativamente... luego abrió el portón dandole paso al vehiculo, el cual nos llevó hasta las oficinas de los taxis aereos, donde hicimos los arreglos para que uno de los cesnas nos llevara hacia el oriente.
En una hora u hora y media estabamos decendiendo en la pista de la Hacienda el "Martillo" de Usulután. De alli nos dirigimos hacia "El Transito".

-- Vamos a desayunar aqui en el mercado, me dijo el compa.

Teniamos que hacer tiempo, para que llegara el contacto que me seria presentado y que me conduciria hacia donde "el carbón de las papas quema".
Después de un rato y de haber saciado nuestra hambre nos dirigimos a una esquina de la ciudad, zona comercial, tipica de todas las ciudades del interior del pais, a los minutos vi pasar un compa que habia conocido en el exterior manejando un vehiculo y discretamente empecé a buscar con la vista en los alrededores.

Allá estaba en una esquina opuesta, un amigo de la infancia que desde hacia mucho tiempo no veia, me moria de las ganas de dirigirme hacia él y abrazarlo y preguntarle las miles de cosas que no sabia y de los compañeros del barrio que nunca más habia vuelto a ver, pero la compartimentación no me lo permitia.

El contacto me fué presentado, era el motorista de un camión, él me indicó que me mantubiera en las cercanias y que cuando él arrancara el motor del camión que me subiera junto a la demás gente (compradores).

Cuando el motor del vehiculo encendió, abordé el camión y entre toda la gente que se subia alli iba Rolando mi amigo de la infancia, nos saludamos con una mirada y media sonrisa.
Como adivinando, acariciaba con la mirada las alturas azules que a la distancia se alzaban imponentes mientras el camión se desplazaba por la calle polvorienta que conducen al Espino al sur de Usulután.

-- Allá estaremos en unas horas, me decia a mi mismo.

Y asi fué, en unas horas estabamos llegando a una hacienda rodeada de algodonales, en las riberas del rio "Grande" de San Miguel.

-- Se pueden vajar, nos dijo el compañero motorista, cosa que hizo todo mundo en rápida estampida.

Todos los viajeros con sus respectivas cargas de comprados se dirigieron a sus ranchos despidiendose de nosotros con una amigable sonrisa y movimientos de adiós con las manos.

Un hombre de baja estatura y aspecto campesino se presentó al motorista del camión se apartaron hacia un costado y "cuchichearon" no se qué y luego nos pidió seguirlo a una vista (significaba que pretenderiamos que no lo seguiamos a él e iriamos a una distancia prudencial).
Cruzamos el rio en una balsa, seguimos de largo a traves de un vallecito de ranchitos de paja, la gente con canastos y cántaros de agua en la cabeza se movia indiferente, despues supe que aquella era una indiferencia cómplice de la población hacia la guerrilla.

Despues de kilometros y kilometros de caminata llegamos a un establo abandonado y nuestro guia, nos ordenó descansar un rato.
Al rato venia despuntando una columna guerrillera, hombres mugrientos y demacrados, fue mi primera impresión, sin imaginarme que en unos dias yo andaria en las mismas condiciones.

-- Hey, Rolando, que cuentas de la "Capirucha"?, que nos trajistes?, le decian a mi acompañante quien regresaba al frente despues de una corta estadia.

Eran las preguntas que se entrelazaban con los saludos y sonrisas de bienvenida, que nos estaba dando un decena de combatientes.

Foto

Solamente el jefe de la columna me conocia y sin mucha conversa ni preguntas de parte de éste empezó a girar instrucciones a tres compañeros que de alli nos conducirian hacia el campamento del "Jicaro"
en Jucuarán. Era un poco más del medio dia e iniciamos la marcha nuevamente escoltados por aquellos aguerridos cipotes que parecian más pequeños y flacuchos con sus grandes fusiles FAL.

A las siete u ocho de la noche, ibamos llegando al campamento, donde en algunas champas se asomaban lenguetazos de luz y las cabezas de unos curiosos que querian en la oscuridad adivinar quienes eran los recién llegados.

Al dia siguiente, a las cinco de la mañana todo mundo se preparaba para las actividades del dia, después del desayuno [una tortilla con frijoles y un vaso de café ] el comandante de la unidad me preguntó que como me sentia, que si habia descansado. Ante mi respuesta positiva, me ordenó que me alistara para salir en una misión hacia el volcán de San Miguel.

Me asignaron mi fusil, municiones, mi mochila y al camino...



Allá iba rumbo a mi primera misión combativa en un frente de guerra, con una escuadra de tigres, hombres probados en mil misiones, -¡-¡quien podria creer!!, pensaba, -¡-¡que aqui voy en medio de esta columna guerrillera en busca de hacer de la utopia una realidad...!!!

Emboscando al amor

El "Jicaro" era un cantoncito del sur de Usulután que cuando yo lo conoci era un campamento guerrillero, rodeado eso si; por otros cantones aún poblados, el pueblo más cercano era "Samuria" esto cerca de las playas del Espino, unas de las más bellas del Salvador.

En "El Espino" habian fuerzas acantonadas del enemigo, asi como en "Samuria". Cuando yo llegué a ese campamento a mediados de 1982, habian cerca de dos pelotones guerrilleros, uno de ellos el más fogueado en el combate, cipotes-hombres que fusil al hombro desarrollaban una actividad militar constante.

Un dia, y por exigencias de la guerra todo este contingente de guerrilleros tenian que partir hacia San Vicente, ya que de nuestra parte, se avecinaba una campaña militar de gran embergadura.
Por errores circunstanciales, sali herido levemente en una emboscada que habiamos montado a un comboy enemigo que se trasladaba de Samuria hacia el Espino.

Seis meses más tarde un apróximado de treinta nuevos jóvenes se habian incorporado y fue a mi a quien le asignaron la tarea de entrenamiento, jóvenes cuyas edades ocilaban de los 9 a 20 años, prácticamente niños, los cuales se incorporaban al ver las injusticias cometidas por la tropa enemiga en sus incursiones militares y sus ataques aereos.

Uno de tantos dias, el Comandante me ordenó ir a explorar el terreno y buscar un lugar adecuado para montar una emboscada, pero que en esta ocasión se trataria nada más que de ejercicios militares ya que cuando la guerrilla entraba en campaña militar los soldados enemigos reducian su actividad y por tanto su movilización.

Esto permitia que nosotros aprovecharamos la relativa calma para desarrollar actividades militares de campo.

Cuando todo estaba preparado, el terreno explorado, la pocisión escogida para la emboscada, se echaria a andar a la práctica el ejercicio.

Una escuadra haria de tropa enemiga, la cual simularia andar en patrullaje por nuestra zona, mientras dos escuadras se encargarian de montar la emboscada.

El lugar escogido, fué un paraje, tipico de la jungla viétnamita, en medio de una arboleda, un camino que atraviesa un rio de mediana anchura lo que como obstáculo natural permitiria una marcha lenta a la tropa enemiga. Permitiendonos agarrarlos en desventaja de movilización y desplazamiento y grandes posibilidades nuestras de aniquilarlos.

Por caprichos de la naturaleza, en el lugar escogido para la emboscada, habia una gran poza de agua cristalina y al rrededor de esta muchas rocas y una de ellas la mayor, esta roca incluso, parecia una cama, tenia esa forma.

Siguiendo las instrucciones del Comandante, los emboscadores se habian camuflado de acuerdo a las caracteristicas del terreno y poniendo en práctica las técnicas de lucha de guerrillas permanecian inmóviles y confundiendose con el terreno esperando el paso de la supuesta tropa enemiga.

Después de muchos minutos de paciente espera y como siempre existen las variantes, en ves de la tropa enemiga por aquél camino aparecieron una pareja de jóvenes quienes como todos los enamorados venian envueltos en jugueteos, risas y manoseos.

Estos desde luego sin saber del ejercicio militar llegaron a la poza y de forma natural empezaron a desvestirse y él que era quién tomaba la iniciativa, la besaba, y los combatientes pegados al terreno y silenciosos, y él la desvestia y la besaba, y los combatientes pegados al terreno y silenciosos, y ella respondia a sus caricias y besos y se tiraba risotadas y le ayudaba a él a desvestirse, y los combatientes pegados al terreno y silenciosos, y ambos desnudos sobre la piedra-cama, y ella gritaba, y él gemia, y ambos hacian un movimiento erótico sexual, completamente desnudos.

Aquellos niños, aquellas niñas combatientes, talvés en la obscuridad de sus ranchitos de paja solamente habian escuchado cuando una pareja se exitaba y se movia y gritaba por el placer del amor, pero jamás habian visto al "rojo vivo" una escena de amor tan cruda, tan real, tan viva.

Para la pareja de enamorados, lo que tenia que pasar pasó, y cuando ya estaban relajados platicando y los combatientes a pocos pasos de ellos, pegados al terreno y silenciosos.

El comandante apareció, venia con rumbo a nosotros, me habia responsabilizado para que vigilara el que cada uno de los combatientes siguiera cuidadosamente las técnicas de la emboscada.

Desde luego, que a los primeros que encontró fue a la pareja:

Cangrejiando? les preguntó con una sonrisa picara, como si hubiera presenciado toda la escena erótica que una veintena de adolescentes en prácticas militares habia presenciado.

Diciendoles esto y nos gritó, "todo mundo arriba", acto que simultaneamente ejecutó la selva que rodeaba parte de aquella poza.

Los supuestos enemigos, se habian perdido, por lo tanto no pasarian por el lugar de la emboscada, toda la tropa, pasó marcial junto a la pareja, él, que no paraba de reirse a carcajadas y ella tapandose la cara la metia entre sus piernas, aún semidesnuda.

El resto del dia, toda conversación giró en torno a aquél episodio.



Mi primera guinda

Las riberas del "Rio Grande" de San Miguel, servian de frontera entre el territorio controlado por la guerrilla hacia el sur hasta las playas del Espino y la Bahia de Jiquilisco, hacia el oriente se podria decir que se extendia hasta las playas del "Cuco", en el sur de San Miguel.

Hacia el oeste llegaba hasta las próximidades de Concepción Batres y Villa El Tránsito, cerca de la ciudad de Usulután.
Para dificultar la movilidad del enemigo meses antes fuerzas de zapadores del ERP, habian realizado la voladura del puente Moropala,lo que hacia del Rio Grande una frontera natural.

En el primer trimestre de 1983, el grueso de las fuerzas operativas se habian desplazado desde el sur de Usulután hacia San Vicente,y esta operatividad guerrillera concentraba lógicamente la operatividad defensiva del ejército titere.

Lo que nos obligaba a las bases de las riberas del rio, especificamente en la Hacienda San Felipe, impulsar patrullajes e incursiones hacia el norte,buscando el choque con el enemigo, para lo cual nos desplazabamos hasta la carretera del litoral, a la altura del desvio al Espino y el Brazo.

Para realizar este tipo de control de trámos de carreteras, habia que tomar pocisiones a primeras horas del dia,ya que se trataba de disputa del terreno, el primero que llegaba y tomaba pocisiones era el que dominaba aquél dia,la geográfia de aquella zona del pais desde las alturas de la costa,todo era planicie hasta las faldas del Volcán de San Miguel.
Esto le dificultaba el desplazamiento al enemigo,debido a que era divisado a distancia y le imposibilitaba su acercamiento a nuestras pocisiones.

Este tipo de actividades perseguia principalmente, demostrar la capacidad de control del territorio por parte de nuestras fuerzas,ya que estas carreteras por ser de las principales y que conectaban ciudades importantes, servian de vias de comunicación de grandes contingentes de población, a la cual le llegaba de esta manera nuestra propaganda, al arengarles en bloques con mitines relámpagos,se dificultaba el comercio al retardar el transporte del gran comercio e industria, una modalidad de sabotaje.

Por la tarde, al final de la jornada cuando ibamos llegando a las próximidades de la zona bajo control, escuchamos unos disparos en dirección a la Hacienda Nueva, ante lo cual, asumimos que se trataba de un ataque a nuestro campamento, le sugerimos a nuestro responsable, que podiamos hacerles un ataque sorpresa de un costado, pero éste decidió que lo más indicado era ir a reunirnos con nuestro compañeros y jefatura...

Al llegar a nuestro campamento, comprobamos que en efecto,este habia sido atacado desde primeras horas de la mañana, en una incursión enemiga desde Puerto Parada,pero desde el momento en que nosotros escuchamos el vergueo hasta que llegamos a la zona los combates habian desminuido, el resto de aquél dia fué de tensión y alerta...

A primeras horas del siguiente dia, vimos que el enemigo andaba explorando como pasarse el rio, hacia nuestras pocisiones, el Capitán me ordena, que junto a dos hombres más nos cruzaramos el rio y realizaramos una acción de hostigamiento.

Asi lo hicimos, cruzamos el rio y nos fuimos con cautela por todos aquellos caserios,al llegar a una pequeña altura que le llamaban "La Pancha", ahi nos parapetamos a esperar, a los pocos minutos, un compa empezó a gritar -¡allá vienen!,-¡allá vienen!, al principio se me dificultaba divisarlos, pero si, allá venia la columnita en medio de una algodonera,aproximadamente un pelotón con un "chaneque" a la vanguardia...


-- Dejénlos que se acerquen, les ordené a los compas, cuando abra fuego, ustedes disparen tiro a tiro y yo lo haré en ráfaga. Mi fusil era un FAL, de fabricación belga, mientras que ellos llevaban M -16.

-¡Fuego! grité, al tiempo que rociaba de balas toda aquella planada de algodón y aquellos soldados que se revolcaban buscando desesperados donde refugiarse,como solamente se trataba de un hostigamiento, nos retiramos, para esperarlos al otro lado del rio.

Nuestro jefe, al tiempo que nos ordernara a nosotros aquél hostigamiento en las próximidad de las pocisiones enemigas, habia ordenado postas en puntos claves de las riveras del rio, y una de estas postas habia quedado exactamente a un costado de al loma desde donde nosotros habiamos realizado el hostigamiento.
Después nos contaron que ante el rugir de mi fusil en aquellas lomas, el compa en la posta gritaba...-¡La Tostona!,-¡La Tostona!, y salió a buscar refugio en las cercanias de nuestras pocisiones.

No hubo más contacto sino hasta después del mediodia, y lógicamente el enemigo ocupó la loma desde la cual se le habia atacado por la mañana y ahi emplazó los morteros con los cuales nos atacaria en las siguientes horas, pero al regresar a nuestro campamento habia habido un desparpajo,a tal grado que nuestras pertenencias habian sido guardadas en los charrales,ante lo cual,solicité permiso para ir al campamento a recuperar mi mochila.
Me fui con los mismos compas, al regresar y reunirnos con nuestra gente,esta se encontraba parapetada en una algodonera y como a cién metros se encontraba el enemigo tomando pocisiones ya a este lado del rio.


-- Siga avanzando, me ordenó el capitán.

Al acercarnos a una cerca,empezamos a recibir fuego graneado y nosotros automáticamente respondimos el fuego y se armó el jelengue.
Fusileria,morterazos y putiadas se mesclaban en aquella contienda, nuestro fuego aculeró a la tropa enemiga y permitió que todos nuestros compañeros (medio centenar) atravezaran la callecita polvosa, ilesos pero agotados, nos retiramos al caer la tarde, cayendo exhaustos en un profundo descanso, para de esa manera estar listos a la jornada del siguiente dia
.





El Vado Marin

La mayoria de jóvenes que se incorporaron al movimiento guerrillero, cuando ya estaban establecidos los primeros campamentos en el interior del pais, lo hizo producto de la admiración a la audacia y valentia que irradiaban los combatientes guerrilleros.

Era común, ver jovencitos que se acercaban a la columna guerrillera en sus desplazamientos por los poblados del interior del pais, no solo a expresar su simpatia y cariño, sino, su deseo de incorporarse inmediatamente a las fuerzas rebeldes.

Cuando en mi relato de Mi primera guinda, después de la escaramuza que efectuaramos tres combatientes contra un pelotón del enemigo,uno de los detalles que quedó grabado en mi mente, fué; el como la gente nos saludaba y los jóvenes nos miraban con admiración.

Y asi me lo manifestó dias más tarde Mauricio,un jóven que por aquellos dias, habia llegado a visitar a su tio desde San Miguel hasta las riberas del "Rio Grande":

-- Cuando yo los vi, que bien tranquilos iban metiendo más cartuchos, a los "magazines" de sus fusiles, también me dije a mi mismo, yo tengo que andar con ellos...

Mauricio era un tipo bien fornido de buen porte y aspecto, alto y ennegrecido, como la gente de aquella zona del pais, llegamos a tener tanta simpatia el uno por el otro, que le expresé mi deseo de que al finalizar su entrenamiento y estubiera listo para combatir, le asignaria mi fusil de equipo, un FAL, de fabricación belga.

-- A ti, te va a lucir este fusil y además es "pulsudo".

Le dije en tono de broma, a mi, aquél fusil, me gustaba por lo alineado de sus organos de punteria que lo tenia,pero me resultaba grande y pesado, con su dotación de munición, era canzón.
Pero aquél muchacho, entusiasmado combatiente,quien junto a una treintena de otros nuevos guerrilleros,después de varios meses de rigido entrenamiento, estaban listos para probarse en el terreno y la práctica real, la jefatura de aquella unidad, asi lo habia considerado.

Su primera misión significativa seria el asedio y posible aniquilamiento de una guarnición que custodiaba un puente sobre el rio grande, llamado "Vado Marin", en las cercanias de la carretera que conducia a las playas de "El Espino".
Para lo cual se inició con misiones de exploración del terreno y un estudio pormenorizado de las condiciones del terreno, asi como las poblaciones aledañas.

La misión principal, se conjugó con el montaje de dos emboscadas, una a la salida del pueblo "Samuria" y otra en la vifurcación de la "Carretera del Litoral" y la calle que conducia a las "Playas del Espino".
Desde la medianoche de aquél dia se mantubo asediado el puesto enemigo, se tomaron las "cazamatas" de la periferia, más no fué posible aniquilar a la unidad completa, el resto de tropa enemiga se dió a la fuga, dejándo abandonada la pocisión y algunos pertrechos...

Pero a las primeras horas del siguiente dia y después de varias horas de combate aquél pelotón guerrillero habian logrado algo para ellos más importante, su mayoria de edad en la guerra de guerrillas,le habian gritado, habian también logrado que la tropa enemiga supiera que eran los jóvenes de los cantones vecinos los que les habian "aculerado el alma"y los que habian logrado que "se les aguadara la caca", semanas más tarde estabamos asediando el puesto de la Guardia Nacional de la ciudad de Jucuapa,que en una operació sorpresa y a plena luz del dia habiamos incursionado en buses del transporte y vehiculos comerciales...

Pero como no todas las historias son de triunfos y alegrias...meses más tarde, Mauricio, caia herido en una misión de exploración y disputa de terreno enemigo en el cantón Piedra Azul, de las faldas del volcán de San Miguel.

Fué torturado por un grupo de bandidos de los Escuadrones de la Muerte jefeados por un sanguinario incondicional del ejército enemigo de nombre Domingo.

A tal grado llegó la brutalidad, que estando moribundo, los esbirros le ordenaban a los carreteros, que pasaran sus carretas de bueyes sobre el cuerpo de nuestro compañero, para de esta manera, probarse o comprobar que de parte de la población civil, no habia lástima o piedad y mucho menos simpatia hacia nuestras fuerzas.


Soldados amigos...




--Prepare la escuadra, me ordenó el Capitán jefe de la unidad.

Ibamos con rumbo a un campamento del Ejército Revolucionario del Pueblo(ERP).

--Tome precaución en el desvio al Cantón La Cruz, que ultimamente el enemigo ha estado montando emboscada en ese lugar.

Está bién...en ese caso me voy a ir a la exploración, ustedes dos, vienes conmigo le ordené a dos combatientes Elias y Mauricio.

Efectivamente, allá estaban dos soldados en la bifurcación, estos al verme se cubrieron en un muro de piedra.

Le hice alto a la columna, y también en pocisión combativa segui avanzando...

--Quienes son ustedes?, les grité...

--Somos del ERP, respondieron

--Acerquense, grité nuevamente al tiempo que hacia un ademán con la mano para que me entendieran.

Buxos...les grité a mis compañeros sin quitarle la vista a los dos que en nuestra dirección avanzaban.

Llegaron, nos dimos la mano...

--Que hacen aqui?, les pregunté.

--Vamos de licencia, dijo uno, nos habiamos apostado aqui porque sabemos que los chuchos, ponen emboscadas...

La tensión bajó, nuevamente nos saludamos y cada quien agarró de nuevo su camino.

Foto: Temprano en la mañana, saliamos en una misión de exploración, partiendo de nuestro campamento -El Jicaro- en las cercanias de Jucuarán, ibamos con rumbo a las faldas del Volcán de San Miguel (El Cimarrón), especificamente zona del desvio El Brazo,el Borbollón, Cantón Piedra Azul, entonces, territorio mayormente controlado por grupos paramilitares y Escuadrones de la Muerte...  Dos hombres iban conmigo, uno a la exploración, yo al centro y otro a la retaguardia... El de la exploración se detubo y me grita:  --Trovador, aqui hay dos compas dormidos!!!  En un agujero tipo trinchera se habian quedado postrados, seguramente por el cansancio dos compas del ERP. Asustado por los gritos, uno de ellos respondió un tanto irritado.  --Y tu, como sabes que somos compas?  Al apróximarme fui yo quien le contesté.  --Sabemos que son compas, porque el enemigo nunca duerme y seguimos la marcha...


Camarón que se duerme...

Temprano en la mañana, saliamos en una misión de exploración, partiendo de nuestro campamento -El Jicaro- en las cercanias de Jucuarán, ibamos con rumbo a las faldas del Volcán de San Miguel (El Cimarrón), especificamente zona del desvio El Brazo,el Borbollón, Cantón Piedra Azul, entonces, territorio mayormente controlado por grupos paramilitares y Escuadrones de la Muerte...

Dos hombres iban conmigo, uno a la exploración, yo al centro y otro a la retaguardia...
El de la exploración se detubo y me grita:

--Trovador, aqui hay dos compas dormidos!!!

En un agujero tipo trinchera se habian quedado postrados, seguramente por el cansancio dos compas del ERP.
Asustado por los gritos, uno de ellos respondió un tanto irritado.

--Y tu, como sabes que somos compas?

Al apróximarme fui yo quien le contesté.

--Sabemos que son compas, porque el enemigo nunca duerme y seguimos la marcha...


2 -------*------------

Habiamos pernoctado aquella noche en las cercanias de un cantoncito que era de nuestra base de apoyo y en horas de la madrugada, me tocó despertar al siguiente posta.

Estanislao(Tanito), era un hombronazo delgado pero macizo, de campo, se decia que era de aquellos machetudos de aquellos lares, incluso la vox populi, le adjudicaban varias muertes de esas de las chiviaderas y rencias personales, pero allá estaba junto a nosotros, incorporado a la guerrilla.

Sin idea de porqué, a la mañana siguiente me manda a llamar el Capitán Walter, responsable de la unidad...

--Mire compañero, hay quejas de usted de parte de Tanito, dice que usted fue muy brusco y agresivo al despertarlo para la posta, usted sabe que el campesino es muy sensible y resentido, por lo tanto le recomiendo que se disculpe con él.

Sorprendido por aquella situación de reclamo, pero comprendia que esta gente que estaba con nosotros aún no habia recibido el entrenamiento militar correspondiente, accedi a darle las disculpas, las cuales sin más fueron aceptadas por el agraviado.

Años más tarde, y en espera de ser desmovilizados como parte de los Acuerdos de Paz, y por causas que aún desconosco, el mismo Tanito, le rociaba a balazo las patas al mismo Capitán, ahora con grado de Comandante, en un arrebato de cólera, perturbando la quietud de aquél punto de concentración (Ciudadela Ungo)...


Fusil contra fusil,fusil contra fusil...




file:///F:/377345_274577779317335_1295206932_n.jpg




Comandante Simón "El Doctor"

A mediados de 1983, teniamos como dos semanas de andar en una campaña militar, el Belloso y otros batallones locales del enemigo, lanzaban un operativo militar en el norte de Usulután,Cerro el Tigre (zona cafetalera),San Jorge, Santa Elena,Jucuapa y Chinameca.

Estabamos exhaustos por tanta actividad, escaramuzas,emboscadas, retenes,etc.
En uno de esos dias, llegó el teniente que comandaba nuestro pelotón a decirnos en secreto que por ahi andaba el Comandante en Jefe de la organización, para nosotros la tropa, eso nos reforzó la moral ya que si habiamos mantenido al enemigo ocupado, a partir de aquél momento habia que acularlo.

Una tarde, llegó un capitán y me ordenó que me preparara para una misión especial y de larga duración, al rato llegaron al campamento compañeros que venian de otras zonas y con ellos aquél hombronazo,montado en un caballo.
"El Doctor", se decia cuando la tropa preguntaba de quien se trataba, nos formamos los que iriamos en aquella misión y se nos indicó que un pelotón del ERP,se encargaria de la seguridad de aquella comitiva guerrillera que se dirigia al norte de Morazán, con Simón (Schafik)también venian otros importantes mandos del FMLN.

Ya habiamos avanzado unos kilómetros cuando antes de llegar a la Panamericana, nos vino a encontrar un comandante zonal, advirtiendo que en el cruce de la carretera negra se encontraba un pelotón del enemigo y que lo iban a desalojar para asegurar el paso.
No tardó mucho cuando se oyeron los rafagónes y las cargas, pum,pum,pum, ratatatatá,después un lapso de quietud y luego de nuevo venian los mensajeros, la carretera está limpia pueden avanzar y cruzarla.

A mediados de noviembre de aquél año ibamos llegando a Morazán, territorio en combate, contra la opresión y el imperialismo...



Con la gente del ERP, en el "frente Suroriental Francisco Sanchez" habiamos tenido una muy mala experiencia en cuanto a relaciones,incluso nos habian matado un compañero en una dudosa emboscada .
Los Comandantes zonales, incluso habian tenido que recurrir a convivios,para distensionar los ánimos, principalmente de nuestra tropa que veia en la tropa del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP),una amenaza e inseguridad.

Tenian hacia los comunistas de las Fuerzas Armadas de Liberación (FAL) una actitud de mala fé, hasta el punto que le manifestaban a la población que eramos del enemigo (motivo por el cual ésta desconfiaba) y eso nos dificultaba nuestro trabajo de expansión y movimiento en aquellas zonas.
Y en aquella misión, junto a nuestro Comandante en Jefe desde Sesori (norte de San Miguel) hasta la frontera con Honduras, ibas a relacionarte solo con gente de aquella organización.

Pero, la travesia y convivencia se hizo hasta placentera,estrechamos nuestra hermandad con cuanto combatiente de aquella organización encontrabamos en el camino, la figura imponente del "Doctor" montado en su caballo , arrebataba la mirada de aquellos misticos guerreros que con cara de "quienes son estos?", se quedaban anonadados.

Aquella sorpresa, pude comprobarla posteriormente, cuando habiendonos basificado decidimos salir a dar una vuelta, nos fuimos a conocer San Fernando.Caminándo en aquellas calles polvosas, nos topamos con una escuadra guerrillera del ERP, entre guerrillero y guerrillero era imposible no reconocer quienes eran de una y quienes de otra organización, cada organización le imprimia un sello a su tropa, vestimenta, conducta, y armamento,etc.
El jefe de la escuadra del ERP, nos llamó el alto:

-- Quienes son ustedes?

Preguntó conminándonos a identificarnos...

-- Somos de las FAL, le contesté, dejándolo asombrado y sin más argumento, lo que aproveché para explicarle que el FMLN, estaba conformado por cinco organizaciones y nosotros eramos de una de las cuatro que él talvés desconocia.

A nuestra llegada a Morazán recién se habia realizado, lo que se conoce como la Batalla del Moscarrón (maniobra militar exitosa que culminaria con el aniquilamiento de un Batallón del ejército ).
La Comandancia General, se encampamentó próxima a donde se encontraba la "Radio Venceremos",zona de pinares entre Torola y San Fernando.
A la comitiva que conformabamos, los acompañantes del Comandante "Simón", nos recibieron con mucha cordialidad e incluso nos dieron una especie de "Tour" por aquellos territorios liberados.

Fue precisamente el Comandante Claudio "Chico" Armijo, quien cual guia turistico nos llevó donde se habian desarrollado aquellas heróicas hazañas.
Aunque él comentó que el aniquilamiento parcial y desbandada de aquél Batallón, --sin restarle importancia al heroismo y audacia de la tropa y todos sus mandos--, habia sido producto de un "Chiripazo", ya que el mando de aquél batallón, según dijo, se encontraba en una casita que estaba rodeada por unas parras de bambú y el mando guerrillero ordenó atacarlo con lanzacohetes, pero los tiros de estos, no dieron en el blanco sino en las parras de bambú, que era donde en realidad se encontraba el mando enemigo el que al ser impactado fue totalmente aniquilado y de esta manera aquél batallón descabezado de su mando...




Nuestra estancia en Morazán fue de meses, compartimos, las trinchera en el combate, guindas, fiestas, ejercicios militares y otras muchas actividades propias de un frente de guerra.

El Partido Comunista de El Salvador (PCS), incluso celebró en aquellos dias su "Cuarto Pleno", habiendo congregado para ello todas las estructuras de dirección de la organización. A mediados del siguiente año (1984), partiamos con rumbo a San Miguel, atravesando el norte de San Vicente,pasando por Cuscatlán y luego de nuevo hacia el norte, siendo nuestro objetivo final otra retaguardia profunda, esta ves dominada por las Fuerzas Populares de Liberación (FPL), Chalatenango nos esperaba...





Schafik, el Partido y la Moral revolucionaria

Schafik, era de los hombres integros, pero su ejemplo y acción no alcansaba a corregir algunas conductas de miembros del Partido que arrastraban y fomentaban vicios del sistema capitalista...

Siempre fué asi, incluso en los frentes de guerra, campamento que visitaba ponia en orden las cosas, pero una ves, se retiraba, todo volvia a lo mismo...
Se habia impuesto el militarismo, el abuso de autoridad,los privilegios hacia los mandos superiores.

Se mostró frustrado, en aquella ocasión en que un compañero de supuesta confianza le estaba sustrayendo dinero de su mochila personal, en aquellos dias en que incluso habia tensión en todo el FMLN, porque se decia que desde Honduras, se habia infiltrado un comando con la misión de asestar un golpe ya fuera para la Radio Venceremos o a la Comandancia General...

Rechazaba, seguir teniendo "Asistencia Personal" (un copañero que permanentemente andaria junto a él y cuidar de su seguridad personal).
Tubimos una reunión extraordinaria de la célula del Partido, para tratar el tema y resolver aquella situación.
Como era de esperar, en aquella reunión, dió toda una cátedra de honestidad, honradés,formación politica e ideológica,principios,morales y éticos, todo para justificar el porqué de su decisión y rechazo.

Ya antes, yo habia fungido como su seguridad personal y en aquella ocasión nuevamente se propuso que seria yo, quien asumiria aquella responsabilidad y asi se acordó y hasta se le impuso como un acuerdo de célula...

A regañadientes, aceptó, terminamos la reunión y se alejó a su champa...anonadado y reflexivo...

Le segui y le llamé...Comandante me permite:

Se voltió, sin contestar y me miró pensativo.

--Solo quiero decirle, que voy a tratar de cumplir con la misión que nuevamente el partido me encomienda, de la mejor manera posible y no espero defraudarles.Pero también espero que usted corresponda, ya me conoce, por lo tanto sabe que puede confiar en mi, asintió con un gesto y se marchó...

La misión se cumplió en una relación cordial y camaredil...




Entre el pasado y el presente

Supongo que a la mayoria de salvadoreños hijos de la guerra (que somos todos, ya que siempre hemos estado en guerra) se nos vienen a través del subconciente memorias del pasado y estas se entrelazan con las del presente, sufrimos traumas del pasado y del presente y a la inversa.

Estas memorias lógicamente, están relacionadas o ligadas al efemerides de nuestra historia nacional.
El golpe de Estado de 1972, dejó muy marcada en mi niñez las maniobras de la aviación contra las tropas rebeldes de los destacamentos militares que se habian alzado contra el gobierno del coronel Fidel Sánchez Hernadez, famoso levantamiento ya que como principal caracteristica este golpe traia indicios bien claros de un descontento en las filas castrences de sectores que realmente pugnaban por un cambio o al menos una corrección del rumbo de la institución armada, como instrumento de la oligarquia.

Como viviamos a pocos minutos de los cuarteles generales de los principales cuerpos policiales, un grupo de cipotes fuimos cuando aún se escuchaban los disparos del enfrentamiento entre las diferentes guarniciones leales e insurrectas, y pudimos precenciar los cadaveres destrozados por las balas de los fusiles G-3 de algunos soldaditos.



Nuevamente en 1983, en una tarde nos encontrabamos en una balsa móvil que servia de medio de transporte que la población utilizaba para cruzar el Rio Grande.
Un apróximado de una compañia de las tropas del ERP, habian llegado a aquella base nuestra y como era el acuerdo y dispocisión basado en las relaciones entre organizaciones revolucionarias que conformaban el FMLN, nosotros habiamos pasado ocupados desde primeras horas del dia,junto a la población del lugar colectando y preparando alimentos y condiciones para que aquél contingente de combatientes saciaran su hambre y descansaran para continuar su marcha...

Nos encontrabamos, decia, sobre la balsa tratando de hacer cruzar un pick-up, cargado con cereales, cuando vimos aparecer los A 37, que sorpresivamente se lanzaron sobre el valle con su vómito de muerte, nosotros inmediatamente nos ocupamos de evacuar del lugar al comandante de nuestra unidad que como cuadro valioso del Partido era nuestra prioridad, darle protección y preservar su vida.

Después del ataque,entre nubes de polvora y la polvasón que habian levantado las bombas,aunado a los gritos de dolor y llantos despavoridos por el terror, nos dedicamos a rescatar a los muertos y heridos que en su mayoria habian sido mujeres, niños y ancianos de la población.
El grueso de combatientes se encontraban descansando sobre la cancha de futbol del cantón y estos al unisono habian hecho sonar un concierto de disparos de fusiles repeliendo el ataque aereo.


!Hey nos equivocamos!!


A finales del año 1983, una columna guerrillera nos encontrabamos en las faldas del "Volcán Torola" donde habiamos pernoctado la noche anterior, a las 6 de la mañana nos despertó el ruido ensordecedor de dos aviones (Fouga - Magister) que haciendo una maniobra de picada dejaban caer sendas bombas de 250 libras cada una sobre el pueblito del mismo nombre "Torola".

Medio adormitados y al mismo tiempo impresionados con la imágen que algúnos de nosotros solo habiamos visto en las peliculas de Hollywood, dos imponentes "hongos de fuego" se alzaban al mismo tiempo que se veian las diminutas figuras de pobladores corriendo despaboridos buscando refugio.

Uno de los aviones, para poder agarrar altura, incluso pasó exponiendonos su panza, sin que de nuestra parte nadie reaccionara con fuego antiáereo. Mas tarde se supo a travéz de una intercepción de las comunicaciones que uno de los pilotos le llamaba al otro para informale que "se habian equivocado" el objetivo no era Torola sino Perquin; pueblo que se encontraba más al oriente de la ruta que estos traian.
Pero el objetivo especifico era atacar la escuela de Perquin, donde el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo) tenia como prisioneros cerca de un centenar de soldados.




Entre los vivos y los muertos

Ciertamente, muchos de aquellos combatientes eran niños o jovencitos que vivian en la campiña salvadoreña,pero a diferencia de los que viviamos o veniamos de la ciudad,ellos desde temprana edad conocieron del duro trabajo,de brutal represión y de guerra abierta...

La Guardia Nacional (GN)y La Policia de Hacienda(PH), cumplian en aquél entonces lo que supuestamente debe hacer ahora la recién creada "Policia Rural".Cuerpos policiales que por su naturaleza se caracterizaron por la
brutalidad,recordemos o sepamos, que estamos hablando de un pais que aún en los años sesenta y setentas, gran parte de su economia estaba basada en la agricultura, relaciones de producción mayormente feudales,con medios de producción artezanales y con un desarrollo en cuanto a ideas basado en el oscurantismo politico-religioso.

Cuando la guerrilla se basificó,principalmente en la franja norte de El Salvador, y consolidó extensas zonas como territorio controlado, fué en base a una heróica batalla politica,ideologica y militar, también, impulsada o forzada por la politica de "tierra arrazada", que la Fuerza Armada ya practicaba dentro del concepto de la "Seguridad Nacional" dictada e instruida desde Washington.

Muchas familias, habiendo sido desmembradas y obligadas a emigrar unos y a luchar otros, se basificaron en campamentos de refugiados tanto de Honduras como de Nicaragua, ahi se originó la "Diáspora salvadoreña", otro tanto, la mayoria se refugió en Mexico,Costa Rica,Panamá, y los Estados Unidos...
La guerra se desarrolló,el FMLN logró reconocimiento internacional, cada uno de los salvadoreños residiendo en el exterior se convirtió en embajador de aquél pueblo explotado y oprimido y captador de la admiración y simpatia de todos los pueblos del mundo.

A mediados del 84, estube trabajando como Instructor Politico Militar, en una escuelita(Capitana Iliana),que nuestra organización fundó en las cercanias de Las Vueltas, en Chalatenango. Alli,llegaban muchos niños-jovenes, procedentes de los campamentos de refugiados tanto de afuera como de adentro del pais.
La mayoria de estos niños no sabian leer ni escribir, habia que empezar desde cero, manejaban una concepción mito-religiosa de su corta vida.

Sabian que habia guerra,y de todos sus componentes, un enemigo al que habia que combatir y derrotar, sus temores no eran hacia los vivos, sino, hacia los muertos y otros espantos.
Casi siempre, los combatientes optaban y asi lo solicitaban, por los turnos primero y último de hacer "posta" o vigilia.
Porque eran estos turnos, los que te permitian descansar más, pero en el caso de estos niños su razón era y asi lo manifestaban, a los espantos de la medianoche o la madrugada.

Aducian, que escuchaban ruidos, en medio de los cafetales que rodeaban nuestro cuartel,una casona de adobe del tipo de vivienda de la campiña latinoamericana.
Mi única explicación era, que estabamos siendo explorados por el enemigo, y revisando "los partes", que consistian en los reportes de cada pareja sobre las novedades durante su turno de vigilancia, la constante era que entre la una y dos de la madrugada, era cuando más se escuchaban los ruidos o movimientos sospechosos.

Aquél dia, junto a un compañero de los mayorcitos y más despiertos de aquella unidad(un cipote de quince años que habia llegado procedente de Nicaragua)decidi que hariamos doble turno para, descubrir las causas de todos aquellos rumores, que estaban perturbando la tranquilidad de los estudiantes y su preparación politico-militar.
De hecho, por aquellos dias en todo el frente de Chalate se vivia un ambiente de tensión y alerta, se habia informado de incursiones de unidades pequeñas de las Patrullas de Reconocimiento de Alcance Largo(PRAL).

Los compas de las FPL, incluso, habian realizado capturas de algunas de estas patrullas...

En la posta estabamos, cuando escuchamos los ruidos, venian en nuestra dirección, un movimiento pausado de avance cauteloso, pero los delataban la quebradura de hojas secas que llacian cual colchón en medio de los cafetales.
Por ratos, aquél ruido se confundia con las ráfagas de viento que azotaban aquella zona, ya que nuestro campamento, practicamente estaba a las faldas de "La Montañona".

Camilo, se habia ido a cubrir otro flanco,al tiempo que alertaba a los otros bichos, mientras yo, supuestamente enfrentaria a los exploradores...
Preparé mi fusil en ráfaga,usando como "mamposta"un muro de piedra, mientras que en la mano izquierda sostenia la linterna con la que enfocaria el objetivo al tiempo de disparar.
A pocos metros de distancia, cuando consideré prudente enfocar y abrir fuego, senti una ráfaga de viento que se me vino encima, como dirigida por un ventilador, al tiempo que vi la silueta que esta ráfaga de viento acompañaba, pasó sumbada a mi derecha, como rodeando la casa que se encontraba como a diez metros a mi espalda, sali corriendo, detrás de él, sin disparar, ya que no estaba seguro de que se trataba y no podia hacer una falsa alarma, pero en aquella noche iluminada por la luna, si lo veia claramente desplazarse, por los charrales que habian al norte de la la casa, apresuré mi paso, cuando vi que se aventó por un camino que conducia hacia un rio donde era que nos ibamos a bañar, ahi, me percaté que me habia alejado bastante del campamento, y que no era prudente seguir aquella sombra.

Nunca más se volvió a saber de aquellos movimientos...aquél incidente pasó con los dias, se desvaneció con la actividad de la escuelita, muchos más jovenes seguian llegando y el ambiente se volvió de más coraje y mucha actividad militar.

Cierto dia,(este es otro incidente que aún hoy dia es confuso para mi):
Periódicamente, los instructores bajabamos a reuniones con el mando de la escuela, para realizar valances del funcionamiento y desarrollo de los alumnos, asi como la efectividad o nulidad del entrenamiento.
Como se trata de una zona escabroza, el puesto de mando quedaba en la parte baja de aquél cantón, me dirigia hacia la escuela, cuando al llegar a un rio --el mismo que corria desde la escuela buscando hacia el sur-- me topo con tres individuos que lamparas en mano venian acompañados de un par de perros...les llamé el alto,al enfocarlos con mi lámpara,pude ver la cara de sorpresa.

-- Quienes son ustedes?, que andan haciendo? les grité...

-- Andamos buscando "cusucos", contestó el que primero salió de la sorpresa, mientras los perros no dejaban de ladrar, en realidad el más sorprendido fui yo, no sabia que hacer, entre los tres, facilmente me reducian al intentar indagar sobre el contenido de sus pertenencias, la única ventaja era, que ellos no sabian que andaba solo, y yo los dominaba desde una altura, solo les pedi, que se levantaran las camisas para comprobar que andaban desarmados ya que aparentemente, solo unas cebaderas y unos machetes portaban.

Y asi, se fueron, sin más ni más, a partir de aquél incidente empezamos a implementar los patrullajes nocturnos en la periferia de nuestros campamentos.



Ingenieria militar e ingenio popular

Dicen, que a raiz de la captura y crucificción de Jesús de Nazareth "Cristo" en la Roma antigua, se desató una persecusión desalmada contra sus seguidores, quienes desde entonces fueron llamados "Cristianos" y por ello condenados, torturados y ejecutados...

Muchos de estos huyeron y encontraron como refugio seguro "Las Catacumbas", enormes tuneles que conformaban el sistema de drenaje de la ciudad imperial.
Pero, este sistema de tuneles,no solo les dió refugio a los "Cristianos", sino que les dió también cobertura para desde alli, poder desarrollar una actividad semi-clandestina y continuar con su labor de concientización de nuevas generaciones y desde su perspectiva mantener vivo no solo el legado de aquél hombre sino, desarrollar aquél esfuerzo.

Miles de años más tarde, en otra lucha y contra otro imperio, un pueblo heroico y tenáz, también desarrolló una técnica de trabajo ingeniero subterráneo donde 'vivieron' miles de guerrilleros y pobladores vietnamitas del distrito Cu Chí y que está ubicada en la margen oeste del río Saigón, a unos 75 kilómetros de la localidad de igual nombre hasta el 30 de abril de 1975, cuando adoptó el de Ciudad Ho Chi Minh.

Según la información esta ciudad:

"Fue una región suburbana jamás controlada por el ejército sudvietnamita ni por las tropas de ocupación, según reconoció el propio Pentágono.

Las primera vía, de 48 kilómetros de extensión, se construyó bajo el caserío de Than Phu Trung, a principios de la década del 60, pero en abril de 1975 llegó a contar con tres niveles de túneles a seis, ocho y 10 metros de profundidad, y un total de 220 kilómetros en las más diversas direcciones, una de cuyas vertientes pasa aún bajo el lecho del río.
A ello se sumaron más de 150 kilómetros de zanjas (trincheras) en la superficie, desafíos igualmente a la imaginación y la voluntad, toda vez que fueron abiertos en pleno fragor de los enfrentamientos."


En el caso salvadoreño, lo que fueron zonas bajo control guerrillero, se practicaron muchas de estas obras de ingenieria,grandes extensiones de trabajo subterráneo y superficial.

En la altura del Cerro Guazapa que se conoce como "El Caballito" y que casi, en todo lo que fue el periodo de la guerra, ocupó tropa enemiga, se construyeron obras de gran extensión, algunas de las cuales eran, prácticamente apartamentos de hasta cuatro o cinco cuartos, obras que en algunos casos servian de hospitales, obras que en gran cantidad se podian encontrar en la que comprende la franja norte del pais.

En una ocasión, nos encontrabamos cabando junto a otro compañero una de estas obras de ingenieria, que serviria para almacenar documentos,pertrechos y vitualla de la Comandancia General.

La entrada consistia en un agujero de 14 pulgadas al cuadrado por uno a uno y medio metros de profundidad y que luego se continuaba hacia un extremo, lo que significa, que para ingresar a estos, habia que practicamente pararse dentro del agujero de entrada, para luego agacharse(acurrucado)y solo de esta manera te permitia entrar a lo que era el cuerpo de toda la estructura.

El que se encotraba al interior iba cabando y labrando la tierra, con altas temperaturas y odores a gaces subterráneos,depositaba la tierra en un costal y halando la cuerda le hacias saber al de afuera, que la carga estaba lista para ser alzada, este luego, en otra cuidadosa maniobra, acarreaba aquella tierra hacia un rio cercano para no dejar ni trillo ni señas de que hubo trabajo de ingenieria en el lugar.

A mediados del 84, en Chalate, se hablaba mucho de posible invasión de tropas yanquis, situación que creaba un ambiente de tensión.
Nosotros, en aquella delicada misión, saliamos temprano en la mañana del campamento, llevabamos nuestro "rancho" y agua para el dia y no regresabamos sino al olcultarse el sol.

Me encontraba como a tres metros de profundidad,cuando le indicaba al compa, que la carga estaba lista para ser retirada y nada, a los tres intentos le empecé a gritar por su nombre, que qué pasaba? y no tube más remedio que saltar a la superficie y cual fué mi sorpresa?, veo al compañero que corria despavorido y gritando "Ahi vienen los YANKIS,ahi vienen los Yankis!!!"...
En los cerros aledaños, efectivamente se oian ráfagas de fusileria y gritolera asi como mucho movimiento de tropa, en el aire de aquella zona, se veian nubarrones de polvora y algunas luces de vengala que pendularmente hacian su caida en sus paracaidas.

Al final de la jornada, todo resultó ser una graciosa confusión, se trataba de una práctica militar de nuestras tropas, que en simulacro de maniobra atacaban un objetivo enemigo.
Dias más tarde, aquella operación se ejecutaba con resultados exitosos, la presa del Cerrón Grande, habia sido atacada y tomada.



Juego de niños...

-- Esta noche me voy de aqui. Le dije a mi compañera...

-- Si quieres venir conmigo? veamonos por la tarde y te digo donde nos quedaremos a dormir...


Habia decidido irme de aquél campamento, "salvar el pellejo", ya que cada dia las cosas se volvian más tensas en aquél lugar y mi polémica con el mando, me convertian en potencial enemigo y en un factor de impotencia y descontrol para aquella "pequeña camaria militar" en que se habia convertido el mando local.

En aquél clima tenso y caótico, hacia unos dias, mi compañera, como una forma de castigo habia sido relegada de sus tareas de "comunicaciónes" a las de cocina, las que desde luego no eran denigrantes, sino por el contrario constituian una tan importante como cualquier otra en aquella guerra de liberación, pero la descompocisión a que habia llegado aquella jefatura, les hacia creer que algunas tareas no eran realizadas con abnegación y sacrificio, y por lo tanto, el ser enviado a la cocina constituia un factor de ablandamiento de la moral de algunos combatientes y cuadros del Partido.

Mientras ellos (un sargento, un teniente y un capitán), se enfrascaban en conflictos personales inútiles y otras actividades vanales en un contexto de guerra, nos designaban a otros las tareas que desde los inicios de aquella lucha revolucionaria se realizaban con todo honor.

Aquella nuestra forzada y temeraria decisión, con la cual incluso corriamos el riesgo de ser señalados, no solo, como desertores, sino, como traidores, ya que, aún y cuando lo desconociamos, la comandancia general de la organización si era conocedora de aquél grave problema, más no estaba en condiciones de ventilarlo publicamente frente a las otras organizaciones.
Por lo tanto, cualquier caso, o compañero que no solo denunciara sino se revelara contra aquél estado de cosas, era no solo ignorado, sino, además de burlado, condenado o marginado.

Para mantenerme alejado de aquella problemática de manera mal intencionada, se me asignaban misiones de recepción de nuevo personal y captación de material para el abastecimiento del campamento.
Misiones que eran realizadas en lapsos de varios dias desde nuestra ubicación (Cantón el Cicahuite, Las Vueltas, Chalatenango) hacia el norte, zonas fronterizas con Honduras y hacia el sur, la zona baja,Radiola,y toda la zona periférica de la Presa del "Cerrón Grande" y el cerro de Guazapa.

No iba a ser el cansancio el que me doblegaria y acceder al sometimiento o al silencio de aquella situación que contradecia y ponia en peligro la naturaleza y los principios del Partido y el proceso revolucionario.
Aún y cuando habian diferencias entre nosotros, por disciplina militar y politico-partidaria, mantenia la cordura en la relación de subordinado hacia los jefes.

-- Permiso de hablar, Capitán?.

Me dirigia a él desde la pocisión de firme, él, con actitud marcial, también respondia:

-- Permiso, concedido.

-- Solicito, permiso para dormir en la cocina por esta noche, para de esta manera compartir con mi compañera?

Recién habia llegado de uno de los bolzones fronterizos y me disponia a ir al rio y tomar un baño junto a la escuadra que por varios dias habiamos andado por aquellos lugares, sudados y canzados del mal dormir y el mucho caminar, asi como la alimentación racionada...

Permiso, concedido!!, me respondió con una sonrisa cinico-diabólica, que siempre le caracterizó...

En horas de la madrugada, salimos junto a mi compañera y quien también peligraba su vida y a quién no pensaba abandonar a la suerte de aquellos malos hijos de la revolución, abandono que vendria a sumarse a las estadisticas anónimas de aquella vorágine de violencia y locura a que algunos elementos de aquella gloriosa gesta habian llegado.
Nuestra meta era llegar a Guazapa, para lo cual, habia que cruzar, practicamente, todo Chalate, territorio de kilómetros y kilómetros controlado por la guerrilla.

Tipo ocho o nueve de la mañana, estabamos en el desvio de Guarjila, esperando a que apareciera una columna amiga o enemiga, ya que por alli se cruzaban patrullas enemigas que venian de Chalate-ciudad.
Mi compañera, por razones "lógicas", habia sido despojada de su arma de equipo y por lo tanto, aquella pareja solo contabamos con un M-16, como única arma de defensa.

En la misma ruta que nosotros traimos, a media mañana vimos aparecer una columna guerrillera,por lo que desde la pocisión de combate, les hice el alto, ante lo que la exploración de aquella columna, por razones obvias, y el eminente choque con el enemigo en aquella bifurcación(Guarjila-Chalatenango), respondieron con una reacción nervioso-defensiva.

Al notar que estabamos en desventaja numérica, la adrenalina bajó, y estos, empezaron a hablarnos de manera amigable:

-- Que hacen aqui?,hacia donde se dirigen, cuantos más andan con ustedes?...

Al aclarar la situación y saber que llevabamos la misma ruta y destino, nos permitieron incorporarnos a la columna (un pelotón de la Resistencia Nacional, que custodiaba a un comandante de la misma organización), tras varias horas de marcha guerrillera, llegamos a un campamento de las FPL, en el cual, descansamos un rato.
Serian, como las cuatro de la tarde, durante todo este tiempo, en "nuestro campamento" al descubrirse nuestra ausencia, toda la gente habia sido convocada a "formación general" y ahi si, con toda solemnidad, el "Mando" con marcial actitud y citándo la retórica que la ocasión requeria, nos habian, no solo degradado, sino descalificado y hasta condenado a pena de muerte, y a ser regresados al campamento, donde se aplicaria el escarmiento.
Junto a esta columna, habiamos llegado a un campamento en las riveras del lago suchitlán y en este fuimos alcanzados por una escuadra que habia sido enviada con el motivo de darnos caceria.

Al mando de esta venia un teniente, el cual se dirigió al mando responsable del campamento y que pertenecian a las FPL, le vimos platicando y posteriormente el responsable de aquél campamento, se dirigió a mi, informándome que el teniente queria hablar conmigo y al tiempo que me aconsejaba que era lo mejor pero que no me preocupara.
Accedi hablar con el teniente, el cual en tono suplicante, me pedia que nos entregaramos y que regresaramos con ellos, que considerara "el mal que le estaba causando al Partido" con aquella actitud, mi respuesta fué tajante y firme, no regresariamos y no discutiriamos con ninguno de ellos conceptos politico-partidarios que diferian grandemente desde cada una de las pocisiones.

Ante su falta de autoridad, sobretodo moral, me solicitó entonces que le regresara mi fusil de equipo, a lo que inicialmente también me negué, pero al volverse esta exigencia el obstóculo para que continuaramos nuestra marcha junto a la columna que se dirigia a Guazapa, finalmente accedi entregar el arma.

En realidad, ellos temian que todas las vajesas y atrocidades que estaban cometiendo como producto de abuso de poder se conocieran por otras instancia de mayor rango del partido y estas actuaran en contra de ellos.
Finalmente, llegamos al lago Suchitlán,donde nos esperaba una unidad de lancheros que eran los encargados del paso de aquél obstáculo natural en que se convertia el lago.

-- Nos informaron de unos desertados de Chalate, quienes son?...

-- Preguntó uno de aquellos lancheros. El Capitán, ya habia reportado por radio sobre nuestra huida, con la intención de que no se nos permitiera cruzar el lago y dificultarnos mucho más la vida.
Llegamos a San Antonio, y después de algunos dias llegamos a Guazapa, con la intención de reportar detalladamente y con apego a la verdad sobre todo lo que acontecia en aquél campamento.

Años más tarde, supe que aquella problemática habia llegado a convertirse en uno de los mayores dolores de cabeza de la organización, una problemática que habia hechado raices muy profundas, producto de muchos factores, que al ser desatendidos o tolerados por conveniencia de algunos, llegan a constituir, la historia negra de una organización de la que otros muchos cuadros y militantes se habian consagrado desde su fundación al sacrificio y entrega total.





Los niños y la guerra...

No estube presente cuando mis hijos nacieron...

Cuando mi primer hijo, mi compañera quedaba preñada allá en chalate(1984) y yo tube que venir a San Salvador a una misión muy importante, hubieron complicaciónes en el parto (placenta previa), no nació la criatura fué un 19 de julio de 1984...

Lloré como un niño aquella perdida y por mi compañera, que ilusionada con su primer hijo, habia padecido en
medio de la guerra.

A mi segundo hijo, lo conoci cuando todaVia venia en la pansa de su madre(1985), nos encontrabamos nosotros en uno de los cantones de la periferia de San Salvador, en una actividad de recepción, cuando en la madrugada repuntó la columna que venia del Cerro Guazapa y allá venia aquella gran pansa en medio de la columna guerrillera...pero cuando la hora del parto, yo me encontraba como prisionero de guerra allá en "Mariona"...


Tres años más tarde(1988), nuevamente mi compañera se encontraba hospitalizada en Maternidad, y yo haciendo cola a la hora de visitas...se me acerca un hombre de aspecto obrero y me dice:

--No voltee a ver, pero creo que es a usted a quien vigilan desde un auto celeste cuatro puertas.
La curiosidad pudo más y de reojo los vi, escalé el portón metálico de la entrada del hospital y ante los vigilantes que trataban de atajarme salté y en huida abierta fui a salir al otro lado del edificio...

Dias más tarde, desde el mismo auto, nos apuntaban a mi y otro compañero al tiempo que nos apuntaban con sus armas conminandonos a que abordaramos el automovil...

15, dias después tube en mis brazos a la recién nacida, quien me visitaba en mi segunda captura en "Mariona"...




Las Fuerzas Especiales (FES)

En el caso de las FAL-PCS, las Fuerzas Especiales, como categoria de tropas, nacieron con un reducido grupo, que inicialmente se denominó como U-24, desde luego que se trataba de los hombres más experimentados y preparados en la lucha de guerra de guerrillas, varias generaciones se sucedieron por su agresividad y el caracter de operaciones que les eran asignadas, dedico esta postal, especialmente a los "Heroes de Nejapa" entre ellos, Inti,Juancito y otros dos comandos guerrilleros que calleron heróicamente en el ataque a la subestación eléctrica de Nejapa.

Las Fuerzas Especiales, fueron una unidad que constantemente habia que estar reforzando con nuevos combatientes, los que surgian de los hombres de vanguardia de las columnas guerrilleras y tropas locales.

A mediados del año 85, y perteneciendo a la Columna Jacobo Campos Valle (Comandante Guerrillero caido en Zaragoza) y teniendo como comandante zonal en ese entonces al Comandante Ramón Zuares, me solicita que me dirija a la tropa, en especial a un grupo de combatientes de esta columna que habian sido promovidos por su arrojo y valentia a pasar a formar parte de las Fuerzas Especiale, pero de parte de los combatientes, existia cierta subestimación a sus propias capacidades combativas, dado el mito que se manejaba en torno a la audacia y tenacidad, asi como el espiritu de sacrificio y entrega por parte de los comandos especiales...

Producto de aquél trabajo combativo en una de las mejores y más tenaces escuelas prácticas llamada "Guazapa", surge una nueva promoción de nuevos comandos, osados y aguerridos, dentro del cual se destaca el comando caido en el segundo ataque y liberación de prisioneros politicos del penal de "Mariona", el compañero Neftali, jóven originario del Cantón Santa Barbara, de las propias faldas del Cerro de Guazapa...




Los "chuchos" nos asechan

Estabamos a mediados del 85, en uno de los campamentos del cerro Guazapa, departiendo a tempranas horas de la mañana en la cocina,inmediatamente después del matutino, unos se dirigian a continuar con una media dormidita,otros al baño por su respectivo duchazo y los que ya habiamos pasado por eso a la cocina, por el cafesazo.

Aquello parecia un mercado,la gran alharaca, se abordaban de diferentes temas, desde serios hasta los más efimeros...
De repente, toda conversación fue interrumpida por unos disparos que se escucharon cerca del lugar.

Fuerzas del enemigo habian realizado una incursión nocturna en la profundidad de nuestras zonas, y "Licho" un compita de las FES, antes de ir a bañarse se le ocurrió ir por unos mangos, llevándose la sorpresa de que la tropa enemiga ya se lo habian madrugado, según nos contó cuando llegó apresurado al campamento.

-- Cuando los voy viendo, me paralizo yó y se paralizan ellos quiene estaban sacudiendo los ponchos y que les aviento el rafagazo y me pego la debanada, creo que vienen para acá...

Inmediatamente, a tomar las medidas, las estructuras de apoyo a encharralar las cosas y las unidades combativas a montar un perimetro de seguridad,lineas de fuego y postas en las entradas principales.
Allá estabamos apostados a las orillas de una gran barranca cuando al otro lado les divisamos...

-- Hey pero esos, son los chuchos o los compas?, le pregunté a mi compañero.

-- De verdad que no se, me contestó.

Después supimos que eran una unidad del Atlacatl combinada con tropas regulares y a estos los confundiamos ya que venian vistiendo pantalones Jeans y camisa color cakis, exactamente como a inicios de la guerra, constituia el uniforme principalmente del ERP o PRTC.
Pero les adivinamos la ruta, venian de las alturas del cerro buscando rumbo hacia Santa Inés, como cruzar el rio, y allá nos fuimos a esperar, y a minar las vias de acceso.

Todabia les vimos cuando venian cruzando el rio y cuando empezaron a subir hacia nuestras pocisiones, al sonar el primer minazo los agarramos a pura ráfaga de fusileria.
Aquella escaramuza,detubo el avance y les estubimos vigilando de cerca y siguiendoles el paso durante casi todo el dia, no fué sino hasta como a las 2 o 3 de la tarde que volvimos a topar con ellos, pero no sin antes sufrir una de nuestras pasadas.

Por el aburrimiento de la espera de desplazamiento del enemigo hasta que toparan con nuestras lineas de fuego, llegan una escuadra de zapadores y nos indican que van a minar la loma arriba de nuestra pocisión y que por lo tanto no nos fueramos a olvidar que ellos andaban allá...

Un par de compas, se dirige a la cocina abandonada a buscar residuos de comida o algo digerible que calmara la chillazón de tripas, pero al regresar venian todos entilados de la cara, ya que al no encotrar nada se habian puesto a jugar al soldado enemigo y entilarse la cara y asi regresaban a donde nos encontrabamos apostados nosotros.

Casualmente al mismo tiempo venian bajando los zapadores y estos al verlos, con la cara entilada los desconocieron y empezaron a disparar y aquellos que se revolcaban y haciendo gestos y gritando para que no siguieran disparando...

-- Hey compas, somos nosotros, la están cagando...

Y nosotros que no hallabamos que hacer ya que si apareciamos a campo abierto también seriamos blanco del fuego equivocado pero amigo.
Pero al mismo tiempo, también dudabamos que fueran los compas, se nos habia olvidado que estos andaban arriba, y nos dimos la retirada hacia otra pocisión.

En realidad, hicimos un movimiento en medialuna, y alcanzamos las pocisiones donde estaba el Teniente Renato, jefe de nuestra unidad y quienes quedaban exactamente a unos pasos en la retaguardia desde donde estaban disparando los zapadores.

-- Para que abandonaron sus pocisiones? regresen a tomarlas nos ordenó...

Nos fuimos por el caminito que conducia hasta donde estaban los zapadores y les indicamos que no eran los chuchos,sino nuestros compas quienes andaban entilados de la cara.

Fué ya callendo la tarde que escuchamos una orquesta de minazos, tratando de incursionar hasta donde estaban nuestras pocisiones habian ido a caer a la "Loma de Dimas", campo minado y nosotros desde nuestra pocisión ventajosa por la altura solo nos echabamos el rollo, cuando dando alaridos,salian volando y gritandole a sus compañeros por ayuda y ser rescatados.

Se nos ordenó entonces avanzar hasta sus pocisiones e ir a atacarlos, pero antes de que nuestra unidad llegaramos hasta las faldas que era donde estos se encontraban se dió un combate, con otra de nuestras unidades, cuando nosotros llegamos escuchamos los alaridos de lobo que la tropa enemiga daba, nos apróximamos y estos iban, en carrera abierta,no sin antes despojar de sus vestimentas a uno de los nuestros que habia caido en combate,ahi cayó el compa "Montes"..





Abriendo Caminos...

Aquél dia, senti la misma sensación de hacia algunos años atrás, cuando dejé mi ciudad San Salvador, ahora la tenia de frente y atrás quedaba el Cerro Guazapa (una espina clavada en el corazón del enemigo).

Especulabamos pero no sabiamos con certeza lo que venia, nuestra misión en aquél momento, nuestra audáz misión, era romper, abrir los caminos o corredores que años más tarde las tropas guerrilleras utilizarian para incursionar desde los tradicionales y consolidados frentes de guerra, hacia nuevos teatros de operaciones, los centros neurálgicos del enemigo...

Volver a patiar, mis dominios, las quebradas, las veredas, los cantones,barrios y colonias donde vivi mi infancia...y allá ibamos.



En la osadia y la audacia está el riesgo

En una de las calles polvosas de los cantones de la periferia de San Salvador, nos dirigiamos hacia un punto donde llegaria una columna guerrillera que venia del Cerro Guazapa, ibamos nosotros con sendas cargas de abastecimientos...

Estabamos por entrar en uno de los callejones, cuando vimos un grupo de hombres que conversaban junto a un portón de madera. Espérame aqui le dije a mi compañero, baj
é la carga y desenfundando mi arma me dirigi hacia ellos, en los bordes del callejón, sin yo saberlo ya habian soldados apostados, los que sigilosamente observaban nuestros movimientos.

Cuando saludé a grupo, les identifiqué eran unos jóvenes de alli mismo, regresé donde mi compañero y le invité a que siguieramos la marcha, estabamos contra el tiempo para la entrega de los suministros.

Cuando nos metimos al callejón oscuro, se escuchaban voces de gente que venia de abajo hacia arriba, la vista se empezó a acondicionar de la claridad a la oscuridad, de repente un soldado gritó:

--Compas...como están?

Me sorprendió ya que no estabamos ni siquiera a mitad del camino para alcanzar el punto de recepción, se avalanzó hacia mi como dandome la mano para saludar, cuando directamente me arrebató la pistola del cinto.

Nos tiraron contra el muro y empezaron a golpearnos, nos vendaron los ojos e iniciamos la marcha, dos columnas de soldados (seguramente un pelotón), nos colocaron en medio para que la gente no nos reconociera y denunciara nuestra captura.



De esta manera, nos llevaron hasta el cementerio donde estubierno profiriendo amenazas y preguntas. Pasamos asi toda la noche, temprano en la mañana del siguiente dia llegó un camión militar a recogernos y conducirnos al cuartel general, comenzaba una nueva etapa de vida y lucha politica en el marco de aquella guerra...



Rumbo a "Miami" ...



En la reunión de la Comandancia General(CG)realizada en Morazán a inicios del 84, se habia acordado una "Readecuación Estratégica" lo que esencialmente consistia en la desconcentración de las grandes unidades guerrilleras y en su lugar la conformación de unidades pequeñas, las cuales pasarian a disputarle el poder politico y militar asi como el control territorial al enemigo en los principales centros neuralgicos...

Un año más tarde,realizabamos desplazamientos desde los campamentos de Guazapa, hacia los cantones de la periferia de Ciudad Delgado y Apopa.
Nuestra presencia,a pocos kilómetros de los principales cuarteles generales del enemigo, lógicamente eran un campanazo de alerta, lo que motivó que éste realizara patrullajes y hasta desembarcos helitransportados,alli a escasos minutos de San Salvador...

Además de las comunicaciones radiales, nos valiamos de la información que la red de colaboradores --que para entonces ya se habia expandido hasta varias colonias del centro de Ciudad Delgado-- nuestras guindas en estos casos ya no las haciamos hacia nuestra retaguardia(El Cerro de Guazapa), sino por su facilidad y comodidad, esta la realizabamos hacia la retaguadia profunda del enemigo, donde al tiempo que conviviamos con la población y reavivamos viejos contactos,iniciabamos una nueva experiencia, la que le daria paso a operaciones estratégicas de gran embergadura.
Uno de tantos dias, junto a Damián, un joven radista, que hacia pocos años era solo un niño y al que habia conocido en Nicaragua,ahora era un joven combatiente, patiando por primera vez las calles de San Salvador, nos dirigiamos a hacer un contacto con unos viejos conocidos, de allá por la "Yolanda Desirré" en Mejicanos...

-- Hey, y aquél que no es Licho?,Me preguntó Damián golpeándome en el hombro.
-- No hombre, como va andar aquél por estos lados, y sobretodo en bicicleta, le contesté tratando de distraerlo y confundirlo, aunque seguro de que aquél otro joven que paseaba en bicicleta por aquellos lares, era efectivamente uno de los zorros de la U-24 - FES.

Aquél inesperado y fugáz encuentro con Licho, aumentaron mis sospechas cuando en una de nuestras retiradas al cerro(retiradas que duraban un par de dias)estando en nuestro campamento, de la parte más alta del cerro venian bajando un docena de combatientes, que por el aspecto y sus pertrechos, parecia una unidad de los chuchos.
Fué el dia 11 de aquél julio de 1985, que esta unidad habiendo pernoctado en las próximidades de apopa en plena horas del siguiente dia se dirigia por la calle de Villa Mariona e incluso, habian comunicado a la seguridad del Centro Penal, para que no se fueran a alebrestar, que simplemente se trataba de un patrullaje rutinario.

El factor sorpresa fué determinante,la coordinación de la unidad que desde el interior respondió cual lo establecido, colocán la carga que habriria el boquete y por el cual seria liberada una unidad precisamente de las fuerzas especiales y otros cuadros del Partido...
Acción relampago que en pocos minutos definia la situación,las postas de los garitones reducida y aniquilada y el resto de la vigilancia en desbandada, aquella puerta hacia el cerro duró abierta por más de hora y media y junto a aquella unidad más de un centenar de reos se fueron siguiendo a los guerrinches, amaneciendo el dia siguiente en la espina clavada en el corazón del enemigo.



"Mariona" la Universidad Popular

Toda esta cadena de acontecimientos, aunado al arrinconamiento politico-militar del régimen dictatorial en su terreno inmediato, hacia inminente y real la captura o muerte por enfrentamiento de cada uno de nosotros...
Unos meses más tarde ibamos llegando junto a otro compañero a engrosar las filas de presos politicos, a dar la lucha en el 5to Frente.

El Comité de Presos Politicos de El Salvador(COPPES), era el organizmo que aglutinaba al grueso de presos politicos hacinados en el Sector 2 de Mariona.

Aunque también habia un pequeño grupo de presos que pertenecian o se identificaban con el Movimiento Obrero Revolucionario(MOR),ala disidente de las FPL, la cual se habia formado a raiz de la muerte de la Comandante Ana Maria, pero que se identificaban con la linea politica de Cayetano Carpio "Marcial".

Esta gente, mantenia su distancia con respecto a la linea general del FMLN, y realizaban al interior del penal,actividad divisionista y mostraban compatibilidad con la Dirección y la seguridad del penal, razón por la cual gozaban de algunos privilegios.

Algunos compañeros entonces nos comentaron en detalle, como habia sido desarrollada la operación de rescate del comando guerrillero que hacia unos pocos meses se habia llevado a cabo.

A los "Comandos", les fué girada la orientación de que se desligaran organicamente del COPPES,para de esta manera no perjudicar su "personeria juridica", que de hecho y con la presión de la lucha, no solo se habian ganado el respeto sino la solidaridad nacional e internacional.

Razón por la cual, esta media docena de combatientes, aceptaron la insistente invitación de los "Morocos", que era como se les llamaba a los del MOR,estos, inmediatamente fueron trasladados a las celdas que dominaban en el sector y alojados cual "niños mimados", aduciendo los morocos que habian logrado desmembrar al COPPES de un buen número.
También se les indicó que empezaran a crear condiciones al interior del penal para que, llegado el momento, no despertaran sospechas algunos movimientos.

Establecieron un horario que se volvió rutina, salir a "trotar" en grupo,al tiempo que memorizaban la actividad de postas en los garitones y la movilización o agrupación de presos comunes en la zona donde se daria la fuga.

Coordinación externa e interna en todos los aspectos, desde la introducción del explosivo para la elavoración de la carga que abriria el boquete por donde apoyados por fuego de fusileria, saldrian en columnita hacia Guazapa heróico.

La acción, fué todo un éxito politico-militar, que mantuvo en psicósis por mucho tiempo al enemigo, psicósis, que incluso aprovechaban los presos comunes, para vajarle la moral a la tropa enemiga que posterior a aquella acción fué incrementada en número.

-¡Ahi vienen los guerrinches!!!, se convirtió en el grito de guerra que los presos comunes gritaban, tanto para aguadarle las patas a los guardias,como para darse valor y romper algunas reglas arbitrarias.
Por nuestra parte, disiplinadamente esperabamos que tarde o temprano la vanguardia armada, realizaria otra acción que le arrancara de las garras a algunos compañeros a la dictadura criminal.
Mientras tanto, continuabamos con nuestra educación y organización, asi como con la coordinación con el exterior.



FRASES



Visitas

Páginas vistas